Alerta: Soluciones creativas, no inventos chinos

El ingenio e idiosincrasia del cubano se imponen siempre en tiempos de crisis, pero “soluciones creativas” sería el eufemismo para nombrar los inventos de algunos ciudadanos inescrupulosos que tratan de dar gato por liebre ofreciendo productos bajo la falsa marca de “originales”.

Desodorantes caseros, soluciones creativas, Holguín
Desodorantes producidos de forma casera que se comercializan en el mercado informal de Holguín. Foto: Carlos Rodríguez Rubio

Y así muchos han sido estafados con todo tipo de artículos, incluso medicamentos, que con la promesa de ser auténticos o adquiridos “afuera”, no son más que puros inventos chinos como se dice en la jerga popular.

Lea también: Comportamiento cívico en tiempos adversos

Actualmente ante la escasez de productos de aseo circulan en el mercado informal artículos como jabones, desodorantes, champú, queratinas y otros que bajo marcas comerciales tradicionales u otras desconocidas no son más que inventos cubanos manufacturados clandestinamente.

Y por supuesto, al contrario de solucionar un problema ocasionan otro porque las materias primas y procedimientos empleados en su fabricación no están certificados, por tanto no es confiable su valor de uso y en no pocas ocasiones han provocado reacciones alérgicas o simplemente no son efectivos constituyendo una estafa ya que tampoco son baratos.

Ante estos casos no hay ninguna protección, primero porque circulan en la red informal de compra-venta y segundo porque operan bajo falsas marcas comerciales.

Aunque en otra situación se encuentran los productos de aseo que producen algunas Mipymes, todavía el Ministerio de Industrias no ha creado el departamento que certifique que sean seguros para la salud, y si bien la proyección existe, según afirmó el viceministro del ramo Ernesto Cedeño en su última visita a Holguín, está llegando tarde ante el alza de estas iniciativas.

Ciertamente ante la crisis actual y la drástica disminución de las ofertas el llamado de la presidencia del país y de los gobiernos locales es buscar soluciones creativas, pero ello no implica procesos clandestinos ni producciones que afecten la salud de las personas.

Muchos han encontrado en Internet o en otras fuentes fórmulas para crear, con una alquimia parecida y sin las condiciones adecuadas, estos tipos de productos ausentes en el comercio estatal y formal, una brecha para enriquecerse a costa de las carencias y necesidades del pueblo.

Ante esta alerta solo queda tener mucho cuidado, si las marcas son extranjeras casi todas están registradas y su información disponible en Internet, si el producto resulta sospechoso, como reenvasado con etiquetas desconocidas, es mejor abstenerse de la compra, o de lo contrario asumir las consecuencias del timo.

Como la tendencia es seguir creando producciones nacionales que sustituyan importaciones es fundamental que las instituciones involucradas tomen cartas sobre el asunto para que la salud de los holguineros y su economía no se vean afectadas.

Carlos Rodríguez Rubio
Últimas entradas de Carlos Rodríguez Rubio (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

doce − siete =