rehabilitadora, Yoandra Pérez
Yoandra Pérez Pardo, fisiatra destacada de la provincia de Holguín Foto: Maylín Betancourt Verdecia

Rehabilitadora de corazón

Cuando un 22 de mayo, hace justo dos décadas, surgió en Cuba el Programa de Rehabilitación Integral, la médico fisiatra Yoandra Pérez Pardo fue una de las fundadoras de este programa en la provincia de Holguín. Su desempeño en diversos servicios de rehabilitación contribuyó a formar la profesional dedicada, con dominio de su especialidad y sobre todo humana que proyecta hoy.

Liderar el colectivo de trabajo de la Sala de Rehabilitación del Policlínico Pedro Díaz Coello y convertirlo en uno de los servicios  más destacados de su tipo en el territorio, es una tarea asumida desde el amor que siente por su profesión.

¿Por qué elige la Medicina física y la rehabilitación entre tantas otras especialidades?

-“Desde que me gradué como médico tuve afinidad por esta especialidad. Me gusta de ella que trabaja con secuelas de algunas enfermedades, es decir, que exige conocer cómo es que funciona normalmente nuestro organismo para poder identificar cuando estamos en presencia de una secuela para poder actuar en la rehabilitación.

“En estos momentos tenemos gran número de pacientes con discapacidades y minusvalías que nosotros podemos reinsertar a la vida y a la sociedad de una forma útil. Eso me llena de placer, poder trabajar tanto con niños, como con adultos o con personas de la tercera edad”.

Yoandra Pérez, rehabilitadora
Yoandra Pérez Pardo con paciente. Foto: Cortesía de la entrevistada
Cuéntame sobre tu formación y las diferentes experiencias profesionales adquiridas durante estas dos décadas

-“Ciertamente todos los lugares por los que he transitado me han enseñado no solo a crecerme profesionalmente, sino también a crecer como persona. Esto ha hecho posible nutrirme de muchos valores que he aprendido en todo este camino recorrido.

“Me gradúo como médico en el año 1996, en la Facultad de Ciencias Médicas de Holguín y ya como fisiatra en el año 2002, en el Instituto Nacional de Rehabilitación Julio Díaz, ubicado en la capital del país. Me incorporo a trabajar como especialista en esta provincia en el propio año 2002. Como en ese momento existía tanta carencia de esta especialidad en el territorio, presté servicios en diferentes áreas de salud como Pedro del Toro, Pedro Díaz Coello, Alex Urquiola, Máximo Gómez, Julio Grave de Peralta y Mario Gutiérrez.

“Unido a esto todo ese tiempo estuve trabajando en el Laboratorio Provincial de Ortopedia donde atendía a las amputadas de mama y de miembros superiores e inferiores de toda la provincia. Presté servicio también en el municipio de Cacocum.

“De manera que siempre estuve activa en la formación de nuestros estudiantes en la docencia porque actualmente me desempeño como profesora asistente. Además trabajé con la preparación de los licenciados en Ortoprótesis en el Laboratorio de Ortopedia Provincial, en la formación de los técnicos medio y licenciados de nuestra especialidad, de los médicos residentes en Medicina física y rehabilitación y también en nuestra área de salud con los estudiantes de medicina y con los Médicos Generales Integrales que tenían asociado en su programa la asignatura de la Medicina física y rehabilitación”.

rehabilitadora, Yoandra Pérez Pardo
Yoandra y su colectivo de trabajo. Foto: Cortesía de la entrevistada
¿Cuál considera sea el principal reto del Programa Cubano de Rehabilitación Integral al cumplir 20 años de creado?

-“El mayor reto es como seres humanos identificarnos con las necesidades de nuestros pacientes y trabajar en función de poder devolverles la salud y la necesidad que tienen de poder vincularse otra vez con su familia y con su entorno. Es poder hacer que nuestro servicio funcione todo el tiempo, atento a las necesidades de nuestros pacientes que son el principal objetivo de nuestro trabajo.

“Nosotros a pesar de las carencias y necesidades tenemos el reto de aún en medio de circunstancias difíciles poder restaurar nuestro centro de trabajo, reparar el equipamiento, buscar soluciones a las roturas que van surgiendo, todo en beneficio de nuestros pacientes”.

¿Cómo asumes la experiencia de liderar este colectivo de la Sala de Rehabilitación del Policlínico Pedro Díaz Coello?

-“Desde que comencé a dirigir este colectivo ha existido mucho respeto, organización y disciplina. He considerado mi centro de trabajo como una familia, cuando convocamos a una actividad aunque no sea propia de determinada especialidad, todos nos ponemos en función de los pacientes.

“En la sala contamos con dos especialistas en Medicina física y rehabilitación, una doctora y una enfermera en el área de la Medicina Natural y Tradicional (MNT), dos podólogas, una logopeda, un especialista en nutrición, una terapista ocupacional y un licenciado en cultura física. Contamos también con 16 fisioterapeutas en el servicio, de ellos una se encuentra de misión internacionalista en Venezuela.

“En cuanto a equipamiento tenemos el equipo de electroterapia, la cama magnética, un Magneto mil, el equipo de láser, un oscilador profundo, entre otros. Contamos en el gimnasio con diferentes equipos de mecanoterapia como el pronador de antebrazo, las escaleras digitales, las poleas colgantes, ruedas de hombro paralelas con sus respectivos espejos para corregir la marcha. En la parte de rehabilitación infantil tenemos el adaptador, una mesa de vaivén, los andadores y ciertos recursos que han traído los trabajadores para hacer la rehabilitación con juegos en los niños como pelotas.

“Nos llevamos como una familia, el problema de uno es el problema de todos y siempre le he dado mucha prioridad al trabajador y a su familia, independientemente de que nuestro objetivo es el paciente. Algo muy importante es el cariño y la consideración que podamos tener”.

¿Hay alguna experiencia profesional que la haya marcado de manera particular?

-“Anécdotas tengo muchas, pero recuerdo una en particular y fue cuando me llegó un niño al Laboratorio Provincial de Ortopedia sin una pierna, con una amputación por encima de la rodilla porque fue algo genético, nació así.

“Quiere decir que él no sabía, no conocía lo que significaba caminar con las dos piernas porque desde su nacimiento tenía solo una pierna. Se trataba de un niño de nueve años y pudimos ponerle su prótesis y logramos que él caminara. Eso fue algo inolvidable para el niño y para nosotros porque significó devolverlo otra vez a la sociedad y que pudiera desplazarse con su prótesis sin ningún tipo de prejuicio siendo un niño como los demás. Sin lugar a dudas, reinsertarlo a la sociedad fue algo muy impresionante que viví en mi profesión”.

¿Está garantizado el futuro de la especialidad con las nuevas generaciones de estudiantes en Medicina física y rehabilitación?

-“Considero que sí porque tenemos un claustro de profesores muy bien preparado que está enfocado en los objetivos de trabajo que deben formarse en estos estudiantes. Además cuando se reinsertan los estudiantes en nuestro servicio llegan con muy buena preparación, tienen elevada calidad humana, están centrados en realidad en el proceso de rehabilitación. Por eso considero que sí está garantizado este servicio porque ellos tienen inculcados los principios de cómo debe ser un especialista en Medicina física y rehabilitación”.

rehabilitación
Servicio de rehabilitación del Policlínico Pedro Díaz Coello. Foto: Cortesía de la entrevistada
¿Cómo buscan alternativas desde el propio servicio para suplir las carencias materiales?

-“Tenemos escasez de algunos recursos, de algunos equipos que ya por el tiempo de uso se nos han roto pero estamos en contacto directo con los electromédicos que están muy enfocados en su reparación en todo momento y ellos se encargan del mantenimiento. Así recuperamos todos los equipos que podemos, en el caso del gimnasio ciertamente hay algunos equipos de mecanoterapia que se han roto pero hasta los pacientes colaboran y los trabajadores con medios propios colaboramos y reparamos lo que tenemos”.

¿Qué actividades tienen previstas realizar en saludo a las dos décadas del Programa Cubano de Rehabilitación Integral?

-“Tenemos planeado para este día celebrar una gran fiesta como merecen nuestros trabajadores y también concebimos actividades para trabajar con pacientes en los consultorios con el programa HEART, hemos realizado actividades programadas para los pacientes postrados, con cáncer, trabajar con los centenarios en la comunidad, en las enfermedades crónicas no transmisibles e intensificar la labor que realizamos en la sala, es decir, hacer todo lo que hacemos diariamente pero con mucho amor y cariño dedicado a esa jornada.

“También tenemos trabajos investigativos que presentar para la jornada científica por ejemplo un programa de ejercicios del hatha yoga para la rehabilitación de los pacientes con secuelas por Covid-19, otro trabajo relacionado con una psicoprofilaxis de ejercicio para pacientes con EPOC y trabajos sobre MNT”.

¿Volviera a elegir la profesión de la Medicina física y la rehabilitación?

-“Yo sin ninguna duda volviera a escoger la rehabilitación porque siempre soñé con esta especialidad y si tuviera la oportunidad de volver a elegir otra especialidad volvería a coger la misma y volvería a recorrer el mismo camino que hasta hoy he recorrido”.

Yoandra Pérez Pardo ama su profesión, por eso no dudaría en volver a apostar por la rehabilitación y recorrer el camino andado. Sirva la historia de esta fundadora del Programa Cubano de Rehabilitación Integral  para reconocer a los trabajadores que forman parte de los 60 servicios con que cuenta esta especialidad en la provincia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 5 =