Holguín antiguo
La antigua cárcel de Holguín (señalada con flecha), hoy en su espacio está el combinado deportivo "Henry García". Foto tomada de aldeacotidiana.blogspot.com

La ciudad de Holguín y la calle de los condenados

En la ciudad de Holguín en el oriente de Cuba hay una calle que fue bautizada como: Mártires. Pocos se han preguntado el motivo de ese nombre. Esta vía urbana atraviesa dos lugares de importante significado histórico. La antigua cárcel que estaba situada en un edificio, demolido hace muchos años y del cual tan solo queda una pared; en el solar que ocupaba se construyó el combinado deportivo “Henry García”.

El referido sendero urbano une esta instalación con el llamado Llano. En el período colonial era un descampado y actualmente hay un reparto que tiene ese nombre.

Para el holguinero moderno ambos lugares no guardan relación alguna, pero durante las guerras de independencia tenían un vínculo tenebroso. En la cárcel permanecían encerrados los mambises capturados y condenados a muerte en espera de que se cumpliera la sentencia. Desde allí eran conducidos por la referida calle, llamada entonces de la Cárcel, hasta el Llano donde los ejecutaban. Muchos patriotas recorrieron aquella vía. Carlos Manuel de Céspedes, el 20 de diciembre de 1868, se refería a: “… los fusilamientos hechos en Manzanillo y Holguín, no sólo en prisioneros de guerra sino en ciudadanos inermes por el solo hecho de hacerse sospechosos…” (1) (Se ha respetado la ortografía y redacción original de las citas).

Pena de muerte

La pena de muerte se cumplía por norma por medio del fusilamiento. La ejecución utilizando el garrote vil era más compleja, pues se necesitaba de aquella máquina de matar que por medio de un torniquete asfixiaba a las víctimas y además un verdugo. Eran tantas las ejecuciones que, en plena guerra, era bastante engorroso trasladar el referido equipo a los diferentes escenarios de la muerte legal. Además muchas de esas ejecuciones se hacían en las unidades en operaciones en los bosques. Por lo que se recurrió al fusilamiento, método mucho más rápido. Todo insurrecto capturado con un arma sería sometido a un consejo de guerra verbal y ejecutado.

La justificación del arma era un tema peliagudo. Los campesinos cubanos poseían un machete que llevaban en una funda unida al cinto. Era un instrumento de trabajo fundamental. No era imaginable un “güajiro” sin su machete. Pero estos eran considerados como armas de guerra por los hispanos. Realmente lo eran pues se utilizaban en las famosas cargas de caballería insurrecta. Por lo que toda persona detenida en los lugares donde operaban las fuerzas hispanas con un machete podía ser considerado un insurrecto y ejecutado.

En un telegrama enviado el 31 de julio de 1870, del mando superior al comandante general de Puerto Príncipe, hoy Camagüey, le informaba lo que debía hacerse con  los mambises capturados: “Los prisioneros si no prestasen servicio importantes procederá á fusilarlos si V.E no dispone otra cosa y las personas presentadas serán conducidas á esa Ciudad…”(2).

Aplicación inflexible

Esta medida se había establecido desde los primeros días del alzamiento. Lo peor es que se aplicaba inflexiblemente. La situación del capturado era desgarradora. Se le daba escoger entre traicionar a sus compañeros y guiar a las fuerzas coloniales hasta los campamentos insurrectos; si se negaban, eran ejecutados.

Así por ejemplo, el 24 de marzo de 1871, el destacamento de Samá, en la jurisdicción de Holguín, capturó a tres colaboradores de los insurrectos. Estos individuos habían brindado valiosa información a los mambises y los ayudaron en sus incursiones contra el caserío de Samá. Además se negaron a colaborar con sus captores y por lo menos uno de ellos era pariente de un líder independentista local por lo que “…fueron pasados por las armas en cumplimiento de las superiores disposiciones” (3).

No pocos fueron fieles a sus ideas y se negaron a traicionar como Valentín Acosta Medina, Jose María Arteaga Vega y Pedro Aguilar Sánchez, mambises capturados en Las Villas por una columna española. Se comprometieron a indicar dónde estaban sus compañeros pero según el informe del jefe español del martes 25 de enero de 1870: “… comprendiendo mala fe en los tres prisioneros que lo hicieron dar muchas vueltas sin resultado buscando una ocasión para evadirse dispuso fuesen pasados por las armas y considerándolos comprendidos en el Artlº 1º de la Circular del E.S Comte Gral fecha 18 Julio anterior” (4).

Fusilamiento del prisionero

Las informaciones sobre ejecuciones ponen en evidencia la participación en las fuerzas libertadoras de hombres nacidos en otras tierras. El 21 de enero de 1870 en Camagüey, una fuerza española captura a “… un cabecilla Mejicano llamado Ramon Medina Teniente Coronel de la insurrección,” (5). Horas después “se fusiló el prisionero” (6). El 20 de enero de 1870 el jefe de una columna que operaba en el centro de la isla informaba sobre dos mambises chinos capturados. Su suerte fue sellada en una línea:  “… los dos citados prisioneros asiáticos que han sido pasados por las armas” (7).

A la hora de combatir y morir por Cuba Libre no había distinción del color de la piel. Hay numerosos informes sobre la ejecución de negros y mulatos. Una tropa colonialista que operaba en Las Villas informaba que: “Enteramente probado el delito de infidencia el mulato Juan Valdes y el negro Manuel Consuegra fueron en el dia de hoy pasados por las armas, en las ruinas del Ingenio Angulo” (8).

No solo los mambises eran ejecutados, si no los que desde el territorio controlado por los hispanos colaboraban con ellos. El 30 de noviembre de 1869 un destacamento en Las Villas informaba que: “Resultando por la sumaria instruida contra el paisano Mateo Palmero que auxiliaba á la insurrección se procedió á juzgarlo en Consejo de Guerra verbal y fue pasado por las armas”(9).

Ejecución de militares desertores

Militares españoles que se unieron a los insurrectos eran ejecutados si caían prisioneros.  En Nuevitas, el jefe de la plaza informaba, el cuatro de febrero de 1870 que: “Tan pronto me trajeron al cabecilla Don Domingo Barreto mandé formar consejo verbal y á pocas horas fue fusilado. Igual suerte corrió ayer un artillero desertado aprendido campo insurrecto” (10).

En la ciudad de Holguín fue tal el número de ejecutados que en la República se hizo una placa con sus nombres como homenaje a aquellos héroes. Dos calles llevan el nombre de fusilados por los colonialistas:  José Aurrecoechea Irigoyen y Facundo Cables. Los verdugos han sido olvidados.

NOTAS

1–Fernando Portuondo y Hortensia Pichardo, Carlos Manuel de Céspedes Escritos. Editorial de Ciencias Sociales, La Habana, 1974, Tomo I, p. 141.

2– Servicio Histórico Militar, Madrid, España, Ponencia 83, Doc 1491 Brigada de Vista Hermosa Campamento el Oriente 31 de julio 1870= El teniente coronel comandante jefe de estado mayor Jose de Nicolau al Ecsmo Sor Jaime O Daly=Ecsmo Sor Comandante General de Puerto Príncipe.

3– Archivo Provincial de Holguín, Fondo Tenencia de Gobierno, Legajo 162, Expediente 7031.

4– Servicio Histórico Militar, Madrid, España, Ponencia 7, Legajo 3, armario 2, tabla I, Doc 2251. Columna de Operaciones de Seivavo, Destacamento de Caunaito, Diario de Operaciones de la 3ª Semana de enero 1870.

5– Servicio Histórico Militar, Madrid, España, Ponencia 6, Legajo 2, armario 2, tabla 1, Doc 1377, Diario de operaciones Del mes de enero de 1870.

6– Idem.

7–12– Servicio Histórico Militar, Madrid, España, Ponencia 7, Legajo 3, armario 2, tabla I, Doc 2233, Infantería de Marina, 3er Regimiento, 2º Batallón, Columna de Operaciones, Diario Enero de 1870.

8– Servicio Histórico Militar, Madrid, España, Ponencia 33, Legajo 10, Armario 3, tabla 3, Doc del 136 al 144, Playa de los Perros, 10 agosto 1870. El capitán jefe Francisco de Zulueta.

9- Servicio Histórico Militar, Madrid, España, Ponencia 5, Legajo 1, Armario 2, Tabla 1, Doc 1223, Batallón Cazadores de Baza Número 12, Columna Volante.

10– Servicio Histórico Militar, Madrid, España, Ponencia 8, Leg 4, Armario 2, Tabla 1.

José Miguel Abreu Cardet
Últimas entradas de José Miguel Abreu Cardet (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + 15 =