Los accidentes no intencionales en niños constituyen una de las primeras causas de morbilidad y mortalidad. Foto: Archivo.

Accidentes en niños, ¿tan inevitables?

En las etapas iniciales de la vida, los accidentes no intencionales constituyen una de las primeras causas de morbilidad y mortalidad, un lamentable flagelo que cada año cobra vidas en la provincia de Holguín y en el resto del país.

Radio Angulo Digital dialogó con Maité Blanco Lao, especialista de Primer Grado en Pediatría y Medicina General Integral y miembro de la Sección Materno-Infantil de la Dirección General de Salud, sobre las lesiones no intencionales en edades pediátricas, con especial énfasis en los menores de cinco años.

Accidentes en niños, ¿tan inevitables? 0
En los hogares donde residen niños, deben taparse los tomacorrientes con cinta adhesiva o colocar muebles delante de estos. Foto: Archivo.
¿Cuándo se está en presencia de un accidente no intencional?

Los accidentes o lesiones no intencionadas constituyen un tema de especial atención para los padres de niños pequeños, el resto de la familia y la población en general. Este se define como el daño físico que se produce cuando el cuerpo humano se somete bruscamente a algún tipo de energía, sea mecánica, térmica, química o radiada.

La prevención de las lesiones no intencionales en estos momentos está considerada como una emergencia en salud pública y a nivel social, debido a las consecuencias que ella genera, la alta mortalidad, morbilidad y discapacidad que ocasionan, así como el elevado costo económico que directa o indirectamente representan estos accidentes.

La familia es la principal responsable de mantener la integridad del niño y proporcionar un ambiente saludable y seguro. Debemos hacer énfasis, también, en que el Equipo Básico de Salud (médicos y enfermeras de la familia) tiene la misión de asesorar a la familia sobre la prevención del accidente o lesión no intencional, por ser el profesional de la salud más próximo al hogar, quien conoce la etapa del desarrollo de cada niño y las posibilidades que tiene este de realizar cualquier tipo de actividad prevenible.

Accidentes en niños, ¿tan inevitables? 1
La cocina, un sitio altamente peligroso para los infantes. Foto: Archivo.
¿Según la edad, cuáles son los accidentes más frecuentes en la infancia?

Las causas de accidentes más frecuentes en el menor de un año son la broncoaspiración alimentaria, la sofocación mecánica, los cuerpos extraños, la caída y el transporte. Y en el niño de uno a cuatro años, las principales causas de accidentes están relacionadas con los accidentes de tránsito, las quemaduras y el ahogamiento por inmersión.

Es necesario enfatizar en la primera causa, atendiendo a una clasificación de las lesiones no intencionales en el hogar, que son aquellas que ocurren en la vivienda propiamente. Por ejemplo, en los espacios donde tenemos patio, jardines, garajes, accesos a los pisos y vestíbulos de las escaleras.

El doctor en Ciencias José Jordán Rodríguez, miembro del Panel de Expertos en Prevención de Accidentes de la Organización Mundial de la Salud y la Asociación Internacional de Pediatría, sostiene que el incremento de los accidentes en niños se debe al desequilibrio que existe en los avances técnicos, el estilo de vida moderno y las insuficientes medidas de prevención encaminadas a evitarlos.

Jordán Rodríguez enumera lugares de riesgo potencial a partir de la letra C, entre ellos, la cuna, la cual debe tener barandas altas. Es importante no poner dentro objetos pequeños, ni collares que puedan desprender perlas o semillas, ni bolsas plásticas o almohadas. El niño no puede estar tapado o cubierto con sábanas porque lo puede llevar a una asfixia.

La siguiente área importante es la cama. No se debe acostar al niño con adultos, lo cual puede producir aplastamiento, una de las causas más frecuentes de mortalidad en menores de un año y en la que muchos padres incurren, a veces, por el agotamiento de la vida diaria.

Por lo anterior, es evidente que una zona muy vulnerable es el cuarto. Allí no debemos dejar al alcance de los niños las tijeras ni objetos pequeños como alfileres, aretes, semillas o medicinas, los cuales pueden causar asfixia o envenenamiento.

Similar atención requiere el cuarto de baño, donde es importante no poner artículos de limpieza a su alcance. Muchas familias tienen en el baño tinas con agua y el niño, en 10 centímetros, puede ahogarse por inmersión.

Accidentes en niños, ¿tan inevitables? 2
Los objetos punzocortantes representan una amenaza para la integridad física de los niños. Foto: Archivo.

Otro sitio peligroso es la cocina, lugar donde no debe permitirse el acceso de niños menores de siete años. No obstante, hay una medida esencial y fácil de aplicar que consiste en colocar el mango de las cazuelas, ollas o sartenes hacia el interior. El niño pasa corriendo y puede caerse, derribar esa cazuela, en la cual a veces se tienen sustancias calientes que pueden ocasionar quemaduras.

En la casa suelen tenerse otras sustancias como combustibles, insecticidas y sustancias de limpieza, las cuales nunca deben colocarse al alcance de los niños y mucho menos en frascos llamativos, como latas de refresco.

No se deben tomar bebidas calientes con un niño cargado. Las cajas de fósforo y cables eléctricos también deben estar cubiertos o resguardados. En el resto de la casa también se deben cumplir otras medidas, como la protección de los depósitos de almacenamiento de agua, como tanques, cisternas o pozos; las ventanas y balcones sin rejas también implican un gran peligro y en los casos donde existan garajes con autos, siempre deben cerciorarse a la hora de dar marcha atrás.

Lea también:

Salvan en Holguín a niño de 17 meses que tragó un muelle

En la calle es importante llevar al niño siempre de la mano y por la parte interior de la acera. Se debe cruzar por las esquinas y atender al semáforo. Si vamos a una playa o zona de campo, se debe prevenir el peligro de ahogamiento. Debemos tener cuidado con las tormentas eléctricas, puesto que la electrocución constituye otra frecuente causa de accidente.

Por último, es necesario recordar que, con medidas eficaces, los accidentes no son ni tan inevitables ni tan accidentales. Prevenir es siempre mejor que curar. Un hogar seguro equivale a una familia feliz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − ocho =