Ferrocarriles, Cuba
La Mambisita, una leyenda del ferrocarril cubano, con más de un siglo sobre las líneas férreas del municipio de Rafael Freyre. Foto: Archivo.

Secretos de una Mambisita

Que a ciento cuarenta y dos años de su primer viaje, esta “Mambisita” se mantenga vigorosa sobre los rieles estrechos del antiguo ingenio Santa Lucía (en el actual municipio de Rafael Freyre), es signo del apego y cuidado de sus tripulaciones, del colectivo de la UEB Transferraz de la Unión de Ferrocarriles de Oriente, al que hoy pertenece, y del pueblo freyrense que la tiene como uno de sus más preciados tesoros.

En la más reciente entrega de los Premios Nacionales de Conservación y Restauración de Monumentos del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, esta locomotora E-1180 –que posee la condición de Récord Nacional–, obtuvo sendos reconocimientos, por su puesta en valor turístico de una manera respetuosa con el patrimonio.

Así, La Mambisita se alzó con los premios especiales de Conservación que otorgan el Grupo Azcuba y el Comité Internacional para la Conservación del Patrimonio Industrial del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios.

Lea también:

Conservación del patrimonio, prioridad de Holguín

Uno de sus más grandes defensores, el Máster en Ciencias Juan Carlos Vega Fuentes, técnico de Monumentos del Museo Municipal “Rafael Freyre”, refiere que es una locomotora pequeña en comparación con el resto del parque ferroviario, “pero fuerte y simbólica desde su nombre: Mambisa, lo cual la relaciona con nuestros primeros luchadores, con lo patriótico, con lo cubano”.

La Mambisita, al decir de Vega Fuentes, es generosa desde el punto de vista técnico, pues no se rompe con facilidad. “Se fabricó en 1882, por la Baldwin Locomotive Works de Filadelfia, en Estados Unidos. Desde su llegada a estas tierras se convirtió en leyenda, aportando decisivamente al desarrollo de la industria azucarera, pues siempre ha halado trenes con la misma lozanía”, explica el especialista.

Con orgullo asegura que La Mambisita “es una locomotora única, incluso, desde su forma de pitar. Tanto ella como la Número 2 o ‘Guabajaney’, que se conserva en el Museo Nacional del Ferrocarril, es una locomotora que tiene toda una relación con el pueblo y los trabajadores del otrora central. Es muy querida, sobre todo, por los niños que tienen en el patio del ingenio un área de juego y contacto directo con la historia”.

En Santa Lucía, todos viven enamorados de La Mambisita, pero nadie supera a Antonio Lorenzo, su maquinista y mecánico, de quien la locomotora recibe cuidado, innovación y creatividad. A este “médico” le acompaña el colectivo de la UEB Transferraz y su director, el Ingeniero José Pérez, quien ha puesto en no pocas ocasiones su patrimonio familiar y personal en función de asegurar la disponibilidad técnica de estos medios ferroviarios.

Secretos de una Mambisita 0
La vida útil de esta añeja locomotora se ha alargado gracias al trabajo de la UEB Transferraz, un colectivo comprometido con la preservación del patrimonio. Foto: Archivo.
Huellas del Batey

La Mambisita está directamente vinculada al Complejo Cultural “Huellas del Batey”, que fundó y lidera actualmente el Máster en Ciencias Juan Carlos Vega Fuentes y en el cual conviven de forma armónica la cultura, el patrimonio y el turismo.

“El proyecto tiene como objetivo fundamental la salvaguarda y conservación del patrimonio ferroviario del otrora ingenio Santa Lucía, para su puesta en valor turístico, el principal renglón económico del municipio que lo convierte en el tercer polo turístico del país”, subraya el especialista, quien defiende, con la misma intensidad, la incorporación de la ciencia a todos los procesos, de ahí que su maestría y su tesis en opción al título de Doctor en Ciencias estén ligadas a “Huellas del Batey”.

La iniciativa ha contado desde sus inicios con apoyo gubernamental, de ahí que destaque entre los 18 proyectos para la colaboración extranjera del Departamento de Comercio Exterior del Gobierno Provincial de Holguín, con aprobación del Ministerio de Comercio Exterior de la República de Cuba.

Lea también:

Ferrocarriles en Holguín restaura coche motor para transporte de pasajeros

La experiencia de varios años le permite afirmar a este apasionado promotor cultural que este mercado: el patrimonio ferroviario y azucarero, resulta de mucho interés para el turismo nacional e internacional.

“Además de La Mambisita, en Santa Lucía contamos con el Cochemotor 50 –el más antiguo de su tipo que funciona en el país–, pero también estamos nominados con los puentes ferroviarios del ramal a Iberia, que aún se usa para el transporte de población”, resalta. “Aprovechar esas potencialidades se revertirá en desarrollo local, obtención de finanzas y nuevos empleos”.

Varios son los lauros que ha merecido “Huellas del Batey”: Premio Memoria Nuestra de Romerías de Mayo y de Cultura Comunitaria, además de los reconocimientos alcanzados en el Congreso Iberoamericano de Pensamiento de la Fiesta de la Cultura Iberoamericana, la Fiesta del Caribe en Santiago de Cuba y la Jornada Cucalambeana de Las Tunas.

Pero ningún premio detiene a Juan Carlos, sino que se mantiene trabajando incansablemente para conseguir, con celeridad, un mayor alcance del proyecto.

“Queremos ofrecer no solo la popular canchánchara, el café carretero y el guarapo, sino también la experiencia de un trapiche moliendo caña, al estilo colonial. Ahora son solo sueños –aclara Vega Fuentes–, pero en un futuro no muy lejano los alcanzaremos”.

Aniel Santiesteban García
Últimas entradas de Aniel Santiesteban García (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × dos =