Servicios neonatología, Holguín
Atención a neonato en Holguín. Foto: Heidi Calderón

Cirugía neonatal en Holguín con altos estándares de calidad

A Yanet Hidalgo Marrero, Doctora en Ciencias, cirujana pediatra, especialista de segundo grado y jefa del Servicio de Cirugía pediátrica del Hospital de Holguín Octavio de la Concepción de la Pedraja, se le ve siempre afable, desenfadada, como quien sale victoriosa de una embestida contra la muerte, siempre pendiente de sus responsabilidades y profesión, en fin, portadora de luz.

En todo momento está al tanto de los casos quirúrgicos más críticos, de los rayos X evolutivos, de la salud de quienes son para ella como una gran familia porque desde que llegan a este mundo, de conjunto con su equipo multidisciplinario los acogen y velan minuto a minuto porque continúen con vida.

Y en verdad hay mucho trabajo, sacrificio, noches sin dormir en los resultados que exhibe el Centro Regional de Cirugía Neonatal (CRCN) en Holguín. El ciento por ciento de supervivencia en los 22 casos operados con malformaciones congénitas de toda la región Oriental y Camagüey durante el pasado año no es fruto de la casualidad, sino de una dinámica de trabajo bien protocolizada y defendida contra viento y marea.

Si bien esta historia la cuenta una de sus protagonistas, puede ser la de cualquier otro de los tantos héroes anónimos que encontramos allí, aportando sus conocimientos en función de la vida de los más pequeños.

Doctora Yanet Hidalgo Marrero, Holguín
Doctora Yanet Hidalgo Marrero, Jefa del Centro Regional de Cirugía Neonatal. Foto: Periódico ¡ahora!
¿Cuánto trabajo hay detrás de los resultados obtenidos por el Centro Regional de Cirugía Neonatal durante el año 2023?

“Durante el año 2023 en el CRCN continuamos trabajando con la cirugía neonatal de todos los pacientes de la región Oriental, es decir, atendimos igualmente todas las malformaciones congénitas de índole quirúrgica que requerían algún procedimiento para su reparación, con la particularidad de que a partir del 2023 se nos sumó la provincia de Camagüey. Hemos asumido por la situación actual y ante la necesidad de mejorar la supervivencia de estos pacientes, malformaciones tanto complejas como menos complejas, con la idea de que regionalizando esa atención pues se regionalicen también los recursos, los insumos.

“Contamos con un personal de vasta experiencia, tanto desde el punto de vista neonatológico, como del personal quirúrgico y de enfermería. De esta manera resulta más fácil, práctico y eficiente regionalizar la atención y ofrecer altos estándares en la calidad de la atención quirúrgica.

“No ha sido fácil porque al igual que falta en salud pública insumos de todo tipo en todas las regiones del país, a nosotros nos faltan recursos, pero se trata de una atención que es muy personalizada y el número de pacientes no es tan amplio. Si bien incluye a seis provincias, el año pasado solamente tuvimos 22 pacientes quirúrgicos y se logró garantizar todos los recursos, desde el punto de vista de material quirúrgico, suturas, sondas, soluciones parenterales.

¿Con cuáles fortalezas cuentan para asumir tan delicada asistencia médica?

“Igualmente, lo logramos gracias a la existencia de un equipo multidisciplinario. Somos un gran equipo en el CRCN con atención especializada de enfermería, de Doctores en Ciencias, profesores de vasta experiencia en la parte del intensivismo neonatal, que es la base prácticamente de la atención quirúrgica. El centro radica en nuestro servicio de Cirugía pediátrica de Holguín, el cual cuenta con 40 años de experiencia en la cirugía pediátrica y neonatal, con un alto índice de supervivencia a lo largo de los años.

“Esto se traduce en que contamos con profesores de mucha experiencia y con la ayuda de jóvenes cirujanos que a lo largo de los años se han ido familiarizando y aprendiendo de los profesores, a mantener estos resultados. El Centro Regional es también un centro docente e investigativo. Y algo que hemos logrado y ha permitido este resultado es la protocolización de las normas y procedimientos que allí se realizan. O sea, al trabajar de esta forma tan estandarizada y organizada, permite una atención más especializada.

“Esto incluye desde el nacimiento del paciente en su provincia, teniendo en cuenta el traslado sanitario muy bien medicalizado, con especialistas también de alto estándar, hasta el recibimiento, la estabilización preparatoria del paciente, el acto quirúrgico en sí, el cual incluye también al servicio de Anestesiología de nuestro hospital y del Centro Regional, un servicio de mucha experiencia y que siempre apoya el acto quirúrgico.

“En la actualidad somos un servicio integrado también por jóvenes, donde todos estos jóvenes cirujanos están en constante formación, incluso recibimos residentes y especialistas de Santiago de Cuba, Guantánamo, Las Tunas y Grama, que hacen su formación de cirugía neonatal aquí”.
Los especialistas de este centro poseen gran habilidad en la atención a pacientes con atresia esofágica ¿Cómo lo logran?
Cirugía neonatal, Holguín
Cirugía neonatal en Hospital Pediátrico de Holguín. Foto: ahora.cu (Archivo)

“La atresia esofágica es una de las malformaciones congénitas más frecuentes dentro de nuestra región, en la que tenemos una vasta experiencia y un excelente índice de supervivencia en la última década porque está muy bien protocolizada, tenemos incluso publicado en una revista internacional este protocolo que ha sido bien aceptado.

“Los resultados hablan de la experiencia del equipo porque logramos hacer en un porcentaje muy alto la reparación primaria del esófago, porque la atresia esofágica es cuando el bebé no tiene continuidad de la luz de su esófago, o sea, no puede alimentarse por la vía normal, que es la boquita. Y en ese caso nosotros tenemos un alto índice de reconstrucción, de reparación del esófago mediante la anastomosis primaria y tenemos nuestros protocolos diseñados para salvar el esófago primario, aún en el caso de que las condiciones del bebé no permitan una reparación inicial”.

¿Cuando los pacientes dejan de ser neonatos, cómo se les da seguimiento?

“Todas las afecciones que se tratan acá tienen en su protocolo un acápite de seguimiento. Nosotros no abandonamos a los pacientes, ni siquiera cuando son de provincias lejanas como Santiago de Cuba o Guantánamo. Mantenemos un seguimiento estricto de ese recién nacido que ha sobrevivido a su malformación congénita, que ha sido operado durante el primer año de vida en nuestro Centro Regional. Y mediante consultas muy especializadas que incluyen hasta el traslado sanitario a nuestro centro, garantizado por parte del Ministerio de Salud, con su especialista y sus enfermeras.

“Estos niños no quedan a su suerte, no viajan por sí solos, a través de transporte público. Su familia se mantiene en constante interrelación con los especialistas que hicieron la cirugía y vienen mensualmente durante el primer año de vida. En ese año el recién nacido operado tiene que ser muchas veces reintervenido para la operación definitiva o necesita procedimientos muy específicos como contrastes, tomografías, otros estudios para ver el funcionamiento de su tubo digestivo, de su parte neurológica, de su neurodesarrollo, cierres de algunas ostomías que quedan pendientes, el desarrollo nutricional que es muy importante en el caso de los neonatos quirúrgicos.

“Por tanto, funciona un equipo multidisciplinario para el seguimiento de estos pacientes en estrecha interrelación con los cirujanos de las provincias porque en el caso de la cirugía pediátrica somos una gran familia en todo el país, centro de formación docente para la cirugía neonatal”.

“El niño está en constante comunicación con nosotros, va y viene de sus provincias cuando ya puede viajar y generalmente después del primer año de vida ya se puede incorporar a su actividad física normal. Y en eso hemos ganado mucho con la protocolización, también el seguimiento incluye la calidad de vida que ofrecemos a ese paciente, porque el paciente quirúrgico no es solo operarlo, restablecerle la continuidad anatómica, es lograr que el funcionamiento de ese órgano a largo plazo sea el adecuado.

“Buscamos que el niño no llegue a la edad escolar con una colostomía, pues es muy complejo, trae mucho trauma psicológico. Pretendemos reincorporarlo a su vida de forma normal, sin secuelas anatómicas, funcionales o psicológicas, que implica una cirugía a una edad tan temprana de la vida”.

Mejores condiciones en sala de Neonatología del Lenin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − ocho =