Graciela Morales tocando el piano, Holguín
Graciela como pianista acompañante. Foto: Archivo

Graciela Morales: notas de piano en la historia musical de Holguín

Con más de 80 años, y después de haberse jubilado como pianista-repertorista del Teatro Lírico Rodrigo Prats, al que se entregó en cuerpo y alma desde 1962 hasta 1988, Graciela Morales Fuentes confesó que su mayor ambición era ser concertista.

“Soñaba con interpretar a Chopin, Beethoven, Liszt… pero tuve varios obstáculos. Primero la muerte de mi papá me obligó a tomar la dirección del Conservatorio y posteriormente la pérdida de la salud mental de dos de mis hermanos fue otro freno para realizar ese y otros planes. Sin embargo, me siento contenta de haber dado mi pequeña contribución a la cultura”, dijo en ese entonces.

Pianista acompañante y pedagoga destacada no solo desempeñó un papel importante en la docencia musical de Holguín, también contribuyó a enaltecer la calidad del arte holguinero con la virtud de sacarle las mejores notas al piano.

Graciela Morales, pianista, holguinera
Graciela Morales, apasionada de la música y la docencia. Foto: Archivo
Nacida el 27 de octubre de 1913, se dedicó desde la infancia al estudio del piano y con apenas quince años de edad comenzó su trabajo como profesora musical en el Conservatorio Provincial de Holguín.

En 1929 el libro Cuba Musical elogió su interpretación al piano en obras de difícil ejecución y resaltó su trabajo docente.

Al fundarse la emisora CMKO en 1936 colaboró con Manuel Angulo Farrán en diferentes programas musicales. En 1937 se convirtió, tras la muerte de Agustín Eulogio Morales Velázquez, su padre, en la directora del Conservatorio de Música de la provincia hasta el año 1968 en que cierra este centro.

Entre sus honores está el haber tocado en presentaciones del Ballet Nacional y para la “prima ballerina absoluta”:

“Vino Alicia Alonso y yo fui su pianista. Ella y su representante quedaron encantados con mi trabajo. Todos querían que yo me fuera para La Habana, pero no quise. Cuando volvió el Ballet Nacional, Alicia dijo que me buscaran a mí. Podrás suponer el honor que esa recomendación significó”.

Graciela, también trabajó en el Consejo Nacional de Cultura Municipal, fue pianista y profesora de las escuelas de Arte y de Ballet, y de la Orquesta Sinfónica, bajo la dirección de Carlos Avilés, además directora y pianista del Conjunto de Cámara, en 1970.

Dedicó gran parte de su vida al magisterio y supo compartir el tiempo entre el arte musical y la enseñanza primaria.

Fundadora del Teatro Lírico de Holguín junto a Raúl Camayd, donde laboró de 1962 a 1988. En su casa de la calle Maceo se desarrollaron las primeras reuniones de organización de las obras que se montarían en los posteriores espectáculos, entre ellas la zarzuela española “Los Gavilanes”, de Jacinto Guerrero.

Esta obra tuvo gran repercusión en la sociedad holguinera de la época, ganando prestigio en el país, además de abrir las puertas de la enseñanza del canto lírico en Holguín.

Por su alto nivel técnico, que muchos músicos y críticos evaluaban como “virtuosismo”, fue pianista de varias orquestas sinfónicas que trabajaron con el Teatro Lírico “Rodrigo Prats”, entre las cuales se cuentan las Orquestas Sinfónicas de Santiago de Cuba y de Santa Clara.

Graciela hasta la avanzadísima edad de los noventa y seis años se dedicó a la docencia. Entre sus alumnos de repertorio más destacados basta mencionar a María Luisa Clark, María Dolores Rodríguez y Concepción “Conchita” Casals.

Como muestra de su trabajo y trayectoria musical y pedagógica, Graciela recibió en vida disímiles condecoraciones entre ellas la Distinción Por la Educación Cubana y Medalla de Reconocimiento del Consejo de Estado.

A la edad de 103 años, el 18 de mayo de 2017 fallece en la ciudad de Holguín. Con ella desapareció la última representante de una estirpe de músicos y pedagogos de gran prestigio en la provincia, pero continúa como baluarte de la historia cultural regional.

Carlos Rodríguez Rubio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno + uno =