Franja de Gaza. Gaza. niños, agresión, Israelí
La población de la Franja de Gaza ha sufrido por los intensos bombardeos. Foto: AP

Franja de Gaza, una infancia en peligro de genocidio

Un padre con la cabeza baja, los ojos hundidos, y el dolor en el rostro camina entre las ruinas de una calle, entre escombros tras los cientos de misiles y bombas lanzadas desde Israel.

Gaza llora, y el padre sostiene el cuerpo de su hijo, en una bolsa blanca, con la angustia que sólo el que ha perdido un hijo puede sentir. En ese infierno de la muerte de un hijo, antes que el padre, en contra de la ley de la vida.

Leer más: Plantea Cuba acciones para solución del conflicto israelí-palestino

Y es que la Franja de Gaza, con más de dos millones de habitantes, está siendo masacrada y en fase de exterminio, por el Gobierno de Israel tras el ataque del grupo militante islamista Hamás, sobre su suelo. Sin embargo, tampoco  hay justificación, para la barbarie atroz de Hamás, contra civiles inocentes.

El conflicto con bases religiosas tiene en la génesis más de cuatro mil años. Con unos 70 años en lo más reciente de esa guerra. Con antecedentes religiosos de siglos.

En una larga historia que incluye la terminación de la Primera Guerra Mundial, con acuerdos internacionales incumplidos tras recibir el apoyo árabe para vencer al imperio Otomano.

En ellos Francia, se quedaría con Siria y Líbano y Gran Bretaña, con Transjordania (hoy Jordania), Iraq y Palestina. En cambio la declaración de Balfour de 1917, prometía construir “un hogar nacional judío en Palestina”.

En 1917 los británicos asumen el poder de Palestina, provocando protestas, crisis y migraciones. En los años 1946 y 1947, seden el problema a las Naciones Unidas.

En 1947, la reciente creada organización mundial, emitió la Resolución 181, que dividía el territorio en dos Estados: judío y árabe.

Más de la mitad de los palestinos que fueron expulsados de sus tierras nunca regresaron. Sus aldeas y pueblos fueron destruidos y rehablitados con los colonos que llegaban.

El 14 de mayo de 1948, David Ben-Gurrion, proclama la independencia de Israel, aún con una población Palestina, que por siglos la habitaba.

Han  sido largos y terribles años de conflictos y violaciones de los Derechos Humanos agudizado desde el 2007, cuando Hamás gana elecciones y comienza a controlar la Franja de Gaza y la Autoridad Palestina el resto.

La Franja de Gaza ha sido considerada por organismos internacionales como “la mayor cárcel a cielo abierto del mundo”, con restricciones para moverse en suelo palestino, derecho a trabajos en Israel y, con una prevalencia de jóvenes cercanos a los 19 años de edad, sin futuro alguno excluidos del mundo.

El  reciente asedio de Israel es considerado un genocidio contra los niños, adolescentes y adultos mayores, indefensos al obligarles a abandonar la estrecha Franja de Gaza e ir al otro extremo, donde no existen infraestructuras,  ni hospitales, ni recursos para el millón en desplazamiento.

¿Qué ocurrirá con el medio millón y algo más que no se podrá desplazar? No hay dudas que serán víctimas de un genocidio al ingresar por tierra el ejército israelí en la persecución de Hamas. Hasta el último que quede, según han afirmado sus autoridades políticas y militares.

No importa si más niños mueran por misiles o hambre, porque la venganza es superior a los sentimientos y a las normas internacionales en tiempo de guerra. Israel no escucha al mundo ni a líderes mundiales, ni a las Naciones Unidas ante el pedido de Antonio Gutérrez de poner fin a la hostilidad, respetar a los civiles, y permitir un corredor humanitario y  entregar la ayuda con lo esencial para sobrevivir.

No, a Israel  y a su premier Benjamin Netanyahu, no le interesa la vida de los niños de Gaza. No lo creo. La sed de venganza es superior a toda lógica. Aún siendo cierto que Hamás tiene más de 150 civiles como rehenes y que miles de israelíes fueron masacrados el siete de octubre último en una brutal respuesta de Hamás a ofensas religiosas sobre una de sus mezquitas sagradas y a conflictos históricos.

No. Israel y sus gobernantes no tienen un sentido de humanidad y sólo pretenden borrar a la Franja de Gaza, y a sus habitantes de la faz de la tierra. Y, en cambio, el dolor del padre con la bolsa de su hijo en brazos, se repita en miles más con el argumento de acabar con la estructura militar y el terrorismo, sin embargo, me impresiona y aterra como actúan en similitudes Israel y Hamás, en una estrategia de diente por diente y ojo por ojo.

Mavel Ponce de León
Últimas entradas de Mavel Ponce de León (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 − 3 =