masaje, cultura, salud, historia, Holguín
Los grandes aportes y relevancias del masaje tailandés está precisamente en el arsenal de posturas o estiramientos. Foto: Tomada de saludterapia.com

Curando con el poder de las manos

La historia del masaje es longeva y muy interesante. Los primeros en hacer terapia fueron los masajistas orientales. En Occidente el empleo de estos tratamientos se retrasaron bastante. Hasta principios del siglo XIX para ser más exactos.

Hace miles de años la Medicina distaba muchísimo de lo que conocemos hoy en día. Los métodos diagnósticos eran muy primarios, por el contrario del conocimiento y saber sobre el cuerpo humano, que estaba bastante desarrollados. Los primeros testimonios de masajes curativos se tienen en China y Egipto.

En China, si nos remontamos unos 2700 años antes de Cristo, podemos ver el primer testimonio escrito sobre masajes. Se habla de numerosas prácticas de terapias manuales y sus enormes beneficios. Se tradujo en el Siglo XX al inglés y sigue siendo una guía válida para el aprendizaje de estas técnicas. También se mencionan otras prácticas como la acupuntura, fitoterapia o acupresión.

Egitpo, masaje, historia
Desde el antiguo Egipto se practicaba el masaje. Foto: Archivo

En Egipto, se encontraron dibujos en enterramientos egipcios que nos evidencian que este pueblo ya usaba hace 2500 años antes de Crista el masaje como terapia para la salud. A los egipcios, por ejemplo, se les atribuye el origen de la reflexología. Sus amplios conocimientos en Medicina fueron traspasados a los griegos y romanos, civilizaciones destacadas por su cuidado.

En India, se ven indicios de que el masaje medicinal proceda de aquí, aunque los testimonios escritos encontrados se remontan en el periodo de tiempo de 1500 a 500 antes de Cristo. Además en su versión Ayurveda. La Medicina ayurveda se basa en terapias holísticas que emplean elementos de relajación, meditación y aromaterapia.

Historia del masaje en Occidente

Suecia se considera la cuna del masaje en Occidente, gracias al trabajo y los estudios de Per Henril Ling. Este médico y profesor desarrolló un programa de masaje que se llamaba ‘Sistema de Movimiento Sueco’. Con este tratamiento como base, el holandés Johan Georg Mezger determinaría las manipulaciones básicas del que hoy en día es considerado como masaje sueco.

Teniendo en cuenta que la historia del masajes es larguísima, el masaje de Occidente es prácticamente un recién nacido. En las últimas décadas el interés por los masajes y las terapias manuales ha ido creciendo de manera progresiva en Cuba. Lo cual no deja de favorecer al sector y a la concepción que se tiene sobre el. Hoy en día el masaje no es solo una terapia de curación médica, sino también un tratamiento de placer e incluso belleza. Su función no es solo curativa.

Las energías de las manos de Jorge Pérez en Holguín

masaje, salud, Jorge Pérez Cruz, masajista profesional, holguinero, Holguín
El masajista holguinero MsC. Jorge Pérez Cruz afirma que el masaje es también calidad de vida. Foto: José Miguel Ávila

En la ciudad de Holguín tenemos la suerte de tener “al brujo”, como le dicen sus compañeros de trabajo en el sector del turismo en el llamado Polo Turístico de la “tierra más hermosa”, donde trabaja actualmente el masajista Jorge Pérez, quien comenta:

Mis primeros estudios fueron de profesor de Educación Física, después me superé y en 1985 me gradué de Licenciado en Cultura Física y luego en 1999 obtuve el grado de Máster en Ciencias Aplicada al Deporte. Recibí varias asignaturas  como Entrenamiento Deportivo, Fisilogía, Anatomía, Metodología del Entrenamiento Deportivo  y Psicología Deportiva,  que me permitieron formarme posteriormente como masajista.

En la formación profesional en lo que es hoy la Universidad del Deporte Manuel Fajardo fue proporcionándome con ramas afines a mi profesión. La Psicología, Pedagogía, y los idiomas español e inglés me permitieron avanzar, junto a los estudios anteriores, en mi formación académica.

El masaje es el arte de curación con el empleo de las manos. ¿Qué variantes existe del masaje?

-En las diferentes manipulaciones: fricción, frotación, amasamiento y percusiones.

¿El masaje lo alivia o cura todo?

El masaje lo cura casi todo. El organismo humano tiene sus defensas ante reacciones externas que se manifiesta a través del estrés. Por ejemplo en el caso de los hombres ese nivel de tensión se puede manifestar con una sacro lumbargia y en las mujeres la cervical y la tortícolis. Cuando aplicamos el masaje adecuado en estas dolencias físicas tenemos que tener presente el origen emotivo de los problemas físico, porque en muchos casos una ruptura matrimonial provoca en el hombre una sacrolumbargia.

¿Cuáles es el límite del masaje?

-¡No tiene límites en cuanto a niveles de curación!

¿Cómo el masaje puede curarnos del estrés?

-La principal función del masaje es reducir los grandes niveles de estrés y en la medida que bajan los niveles de tensión estabilizar los diferentes sistemas del organismo: nervioso central, metabólico, inmunológico, cardiovascular y circulatorio.

¿Qué es lo que muchos llaman el masaje relajante?

-En el masaje relajante no se aprietan puntos porque es para quitar tensiones en el organismo. Las manipulaciones, en este caso, son suaves, se aplica el pase magnético, deslizamiento, y no se aprieta para reacomodar energía en la persona.

¿Existe cultura del masaje en Cuba?

-No existe cultura del masaje es Cuba, lo que si existe es la cultura de la pastilla.

¿Qué nos aconseja?

-Todas las personas deberían recibir un masaje en su vida. No solo de las áreas terapéuticas, porque muchas veces están desligados los problemas emocionales que trae el paciente. Como especialista voy a la causa que origina el dolor. Hay que descubrir los orígenes emocionales de casi todos los problemas.

El masaje también nos eleva la calidad de vida, pero ¿pudiera crear adicción?

-El hombre es adicto a sentirse bien por eso también crea una adicción sana al masaje. Cuando lo recibes encuentras bienestar emocional y físico, pero también elevas tu calidad de vida. Nadie pide un malestar cuando se levanta, cuando falta la salud el ser humano no disfruta de la vida.

¿Quién es su masajista?

-Mi propio hijo es mi masajista, aunque he recibido masaje de varios profesionales, aunque te explico que este profesional debe tener un don natural de masajista. Puede llevarlo y no saberlo, cuando una madre le pasa la mano al hijo enfermo y este se calma,  es tanto el amor maternal que alivia al hijo con sus manos.

Es muy humano su trabajo…

La labor humanitaria me reconforta porque para recoger lo primero que tienes que hacer es dar, y así lo hago con los ancianos a quienes practico masaje por varias sesiones en los centros de rehabilitación. Ocurre que en los policlínicos no asocian los problemas emocionales con las zonas de dolor.

Todo es amar a tu profesión porque no todo está en los libro, no hay un patrón para todos los masajes. Cada persona es un paciente nuevo y así lo trato para que vea que la dolencia tiene una relación casi siempre emocional.

En la conversación con el paciente se libra energía y por eso diálogo con él cuando llega a mi sesión de masaje porque ahí empieza la liberación de energía.

José Miguel Ávila Pérez
Últimas entradas de José Miguel Ávila Pérez (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − seis =