lesiones, animales, perros, gatos, rabia
Vacunación contra la rabia. Foto: Freepik/Archivo

Atentos en Holguín ante incremento de lesiones por animales

En los últimos años en la provincia de Holguín se aprecia una tendencia al incremento de lesiones por animales a los humanos, en especial por perros y gatos, agentes trasmisores de la rabia, comportamiento que preocupa a las autoridades sanitarias del territorio.

Al respecto, el jefe de los programas de Zoonosis del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología en la provincia de Holguín, el Doctor Humberto Rivera Almaguer comparte algunas consideraciones importantes acerca de esta enfermedad.

¿Qué elementos deben tomar en cuenta las familias holguineras para prevenir la rabia?

-“En los últimos cinco años, estamos haciendo un trabajo investigativo porque se han reportado más de ocho mil  lesionados en la provincia de Holguín por perros, gatos u otro tipo de animales. En esta cifra lamentablemente se incluyen cuatro fallecidos entre el año 2019 y el 2021 a causa de la rabia. Si analizamos bien las causas se determina que fueron pacientes que no acudieron oportunamente a los servicios médicos estando mordidos por gatos y perros”.

“Ante la rabia es fundamental la observación a los animales que lesionan a la persona. En el caso del perro y del gato, se observa al animal 10 días. El técnico o el licenciado de higiene perteneciente al área de salud del policlínico deben visitar al paciente que está lesionado y observar al animal para ver si presenta algún cambio de conducta, síntoma sospechoso de esta enfermedad. En caso de detectar al animal enfermo, se ingresa el paciente, se le aplica el tratamiento antirrábico humano, que son cinco vacunas, los días 0, tres, siete, 14 y 21”.

Sin embargo ocurre con reiterada frecuencia los casos de personas que fueron lesionadas por un animal, no sabe el paradero del animal y tampoco acude al médico. Esa persona está en riesgo. Porque si es un animal positivo a rabia, puede transmitirla y el paciente llega con una encefalitis progresiva a los servicios médicos y entonces no hay solución”.

“Al llegar con este diagnóstico a los servicios médicos producto de la transmisión de rabia de un animal, es muy complicado el cuidado al paciente porque ya llega en la forma grave de la enfermedad. Entonces lo fundamental es tener el perro vacunado contra la rabia, la observación de los animales los 10 días que está establecido por el Ministerio de Salud Pública, si algún paciente fue mordido por algún animal y este no es observable, se decide el ingreso del paciente, tratamiento antirrábico, en el hospital se le aplican dos o tres vacunas y las restantes en el área de salud y así queda protegido contra esta enfermedad”.

¿Qué síntomas pueden hacer sospechar a las autoridades sanitarias de la presencia de rabia?

-“La rabia es una enfermedad infecciosa viral del Sistema Nervioso Central que se encuentra en las secreciones de los animales infectados y es transmitida al hombre por una mordida o por el contacto de una herida con la saliva del animal enfermo”.

“En nuestro país los mayores transmisores de rabia son los perros, gatos, mangostas y murciélagos. Los síntomas más comunes una vez expuestos al virus son malestar general, dolores de cabeza, fiebre, miedo al agua y miedo a la luz, es por tanto, recomendable asistir lo antes posible a una institución de salud”.

“El Ministerio de Salud Pública mantiene un sistema de vigilancia sanitaria en animales domésticos para evitar la transmisión de enfermedades de origen zoonótico, en ese sentido, el Instituto Pedro Kourí (IPK), es el centro por excelencia para el diagnóstico de esta enfermedad”.

¿Considera que el incremento de lesiones por animales se encuentra relacionado con el incremento de mascotas en los hogares?

-“Creo que hay un incremento de personas con animales en las viviendas. Llega a tal punto que prácticamente todas las casas aquí en Holguín conviven con una mascota. En específico me quiero referir a los gatos. El gato y el perro para muchos pueden parecer iguales, pero no. El gato es un felino y los felinos son cazadores por excelencia. Por eso salen de noche a cazar murciélagos. Algunas veces el murciélago es positivo a rabia, nadie está consciente de esto, le transmite la rabia al gato y a su vez el gato se la puede transmitir a las personas”.

“Cuando el gato tiene los ojos brillosos, con fotofobia, se comporta agresivo, hay que informárselo a las autoridades de salud. Y si está mordida la persona, tiene que acudir urgentemente a los servicios médicos. Porque los últimos casos que hemos mandado para el IPK, para el estudio epidemiológico del cerebro del gato, han dado positivos a rabia.

No se trata de no tener mascotas en casa sino de que quienes las tengan asuman una conducta responsable en su atención, pues todo animal debe ser tratado por un médico veterinario, ser desparasitado y dársele una alimentación correcta para prevenir agresiones. Entonces hay que tener mucho cuidado con la mordedura de gatos o perros que no son observables, porque se puede desencadenar un episodio lamentable de rabia”.

Si bien se refiere con frecuencia al cuidado que se debe extremar con los perros y gatos, ¿resultan igual de peligrosas las mordidas de otros animales?

-“Hace poco tiempo atendimos un caso poco común, de mordida de un conejo, que si bien no está identificado como un portador y trasmisor de la rabia como hay tantos cambios, genes que mutan y muchas bacterias y virus mutantes siempre hay que estar atentos.   Si hay una mordedura de otro animal y este no es observable, tomamos la muestra, la mandamos para el IPK y le iniciamos el tratamiento al paciente para prever, porque el mundo está cambiando muy rápido y puede originarse una enfermedad determinada por otro tipo de animal, además de las que conocemos”.

“Entonces, para estar seguros y preservar la salud de la población, le aplicamos la vacuna a las personas que son lesionadas por otro tipo de animales que no son observables. El país cuenta con vacunas y se realizan esfuerzos inimaginables por estar nuevamente libres de rabia humana”.

“Estas son enfermedades prevenibles y si tenemos la posibilidad de comunicarnos con la población y que las personas tengan el conocimiento de que cualquier animal que los muerda tiene que ir al médico estaremos preservando la salud y mantenemos al país libre de un grupo de enfermedades infecciosas y zoonóticas que hay en el mundo y en especial en los países del trópico. Podemos preservar la salud y atender a nuestra población”.

El modo de actuación en caso de agresión o lesión por un animal incluye la necesidad de lavar cuanto antes la herida para inactivar el virus y luego acudir al centro de salud correspondiente para informar sobre el incidente. Esto resulta importante porque permite recibir cuanto antes la vacuna postexpposición encargada de activar el sistema inmune para identificar y eliminar el virus del cuerpo.

La rabia resulta mortal por tratarse de una enfermedad infecciosa aguda del sistema nervioso central, entiéndase la médula espinal y el cerebro y su periodo de incubación dependerá de la cantidad del virus inoculada en la piel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 5 =