amor, pareja, día de los enamorados, San Valentín
Científicos afirman que hacer el amor es bueno para la salud de la pareja. Foto: Archivo

Amor: “Si no te conozco, no he vivido”

Cada persona puede tener su concepto del amor, pero lo cierto es que este sentimiento es único. Solamente los seres humanos tenemos el don de poseerlo. Por el amor nacemos y por el amor morimos.

Lea también: El triángulo del amor: intimidad, pasión y compromiso

Desde que el joven y apuesto Eros, dios del amor, nació en la mitología de las civilizaciones griegas y romanas, con diferentes nombres en cada cual, sus flechas han herido a los mortales y muchas historias se han escrito.

Desde Adán y Eva hasta Elena de Troya y Menelao, pasando por famosos como  Romeo y Julieta, Felipe IV el Hermoso y Juana I de Navarra (La loca), Julio Antonio Mella y Tina Modotti, Ethel y Julius Rosenberg, Dulce María del Loynaz y Pablo Álvarez de Caña…las narraciones sobre amores hermosos, tiernos, tempestuosos, delirantes e imposibles se han plasmado en los libros, telenovelas, filmes y se ha actualizado con las redes sociales y las afamadas series de televisión.

En la antigüedad griega y en la filosofía hindú, el amor representa el principio del cosmos, como en Hesíodo, Empédocles o en los Veda. El amor a sí mismo es, según Aristóteles, requisito indispensable para poder amar a otra persona, aunque no debe confundirse con el egoísmo.

En el Cristianismo, Dios ama a los hombres compadeciéndose de ellos; sin embargo, el amor de los cristianos hacia Dios está caracterizado por el respeto y la adoración. La disposición de ayudar a los demás se denomina amor al prójimo.

En Psicología, el estudio se centra en el amor sexual y en el impulso sexual subyacente. La formación individual del libido es la base de la teoría del psicoanálisis, creado por el doctor austríaco Sigmund Freud.

José Martí y el amor

José Martí, el escritor y periodista cubano más importante del siglo XIX, dijo en una ocasión: “toda la felicidad del mundo… esta en no confundir el ansia de amor que se siente…con ese amor soberano, hondo y dominador que no florece en el alma, sino después de un largo examen; detenidísimo conocimiento, y fiel y prolongada compañía de la criatura en quien el amor ha de ponerse”.

Para José Martí es evidente que el amor es el sentimiento más hermoso, por lo tanto no debe ser fugaz ni precipitado, aunque en los tiempos de Internet la gente se digan: “yo te amo” sin verse físicamente y mediar miles de kilómetros de una computadora a la otra, a través de páginas web que ofrecen encontrar pareja.

Por otra parte los científicos han llegado, a través de las investigaciones, a confirmar que hacer el amor equivale a subir y bajar un edificio de cuatro pisos, por lo que es un excelente ejercicio. También han comprobado que los hombres casados viven más que los solteros, y en cuanto al matrimonio, aparte de ser una institución en la sociedad, aseguran que es un vínculo que fortalece la salud de la pareja humana.

Hoy por hoy cuando el tan hermoso sentimiento se ha digitalizado,  y se permitió que también fuera igualitario en Cuba, vale decir lo que expresó el gran poeta Luis Cernuda: “Tu justificas mi existencia/ Si no te conozco, no he vivido/ Si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido”.

José Miguel Ávila Pérez
Últimas entradas de José Miguel Ávila Pérez (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × tres =