sueño, hombre

Diez recomendaciones para un sueño reparador

Un buen descanso —el sueño— es fundamental para tu salud, al igual que mantener una dieta equilibrada y hacer ejercicio regularmente. El dormir bien por la noche sirve para mejorar el humor o estado de ánimo, te permite cumplir de manera eficiente con las exigencias de la vida diaria, te ayuda a controlar el estrés y a mantener el estado de alerta. Aun cuando tu rutina sea muy agitada no debes olvidar que dormir es elemental para tu cuerpo, pues recobras energía, lo que te permitirá estar en plenitud de tus facultades.

El sueño tiene múltiples funciones: homeostática, de conservación y  restauración de la energía, descanso, favorece procesos cognitivos como la atención y la consolidación de la memoria.

El no dormir lo suficiente y de manera reparadora puede afectarte de diversas formas, algunas de las más frecuentes son:
  • Somnolencia diurna.
  • Bajo rendimiento.
  • Agotamiento fácil.
  • Mal humor, irritabilidad.
  • Reducción de la atención y la concentración.
  • Dificultad en la visión.
  • Hipersensibilidad a los estímulos de luz.
  • Falta de energía.

En las últimas décadas se ha reconocido que el sueño, en particular el sueño suficiente y de calidad, es indispensable y vital para mantener la salud  y el bienestar general.Sueño, mujerEl insomnio es el trastorno del sueño más frecuente en nuestros días como consecuencia del agitado ritmo de vida, constantes preocupaciones, exigencias a uno mismo y el estrés. También algunas enfermedades, tanto físicas como mentales, pueden provocarlo.

Una definición simple de sueño suficiente o adecuado es la siguiente: “periodo de sueño seguido de un despertar espontáneo, que deja una sensación restauradora y lleva a un buen estado de vigilia diurno”. Si bien, cada organismo tiene una necesidad de sueño individual, la mayoría de las investigaciones asumen que la cantidad de sueño normal en adultos es entre 7 a 8 horas cada noche, si se quiere mantener un buen funcionamiento durante el día.

¿Qué sucede cuando el dormir se perturba o se descansa menos del tiempo recomendado?
  • Disminuye la capacidad intelectual, pues se presenta pérdida de memoria o disminución de la habilidad mental para realizar actividades cotidianas.
  • Se duplica la posibilidad de sufrir accidentes en automóvil.
  • Aumenta el riesgo de padecer problemas cardiacos y enfermedades en general, ya que baja la respuesta del sistema inmunológico.
  • Genera trastornos en el carácter, como mal humor, decaimiento y dificultad para mantener relaciones sociales.
  • Origina falta de precisión en la actividad laboral, lo que muchas veces se traduce en baja productividad y accidentes graves

Insomnio, hombre, teléfonoA pesar de esto la mayoría de las personas afectadas por insomnio se resignan a dormir mal y no solicitan la ayuda de un especialista, o a veces se automedican lo que puede acarrear otros problemas de salud como la dependencia a psicofármacos.

Lo primero que hacen los especialistas en trastornos del sueño al tratar el insomnio es educar a los pacientes sobre la importancia de dormir, al mismo tiempo que identifican los factores que deterioran el descanso y enseñan a cómo contrarrestarlos, además orientan técnicas de relajación física y psicológica, así como la administración correcta de fármacos en los casos que sea necesario.

Algunas recomendaciones para mejorar la calidad del sueño
  1. Disminuir el consumo de café, té negro y verde, alcohol y refrescos de cola, ya que son bebidas estimulantes.
  2. Distanciar la comida del horario de sueño, al menos dos horas. Comer de forma ligera. Los alimentos abundantes generan estrés por el trabajo que demandan al organismo para su digestión.
  3. No exponerte a la luz de pantallas (televisión, computadora, celular), al menos una hora antes de acostarte.
  4. No incurrir en la automedicación de somníferos, ya que su uso sin control provoca adicción y al suspenderse su consumo pueden generarse nuevas alteraciones del sueño.
  5. Suspender la práctica de ejercicio cuando menos dos horas antes de descansar, a fin de que el organismo se encuentre relajado.
  6. Eliminar las siestas, no dormir durante el día, ya que con esto se altera el ritmo de sueño y vigilia.
  7. Fijar un horario tanto para irse a la cama como para despertar, y ajustarse a él lo más posible, incluyendo los fines de semana y días de descanso.
  8. No acostarse con hambre o sed, o luego de comer o beber demasiado, a fin de evitar interrupciones en la noche.
  9. Procurar silencio, oscuridad, temperatura y ventilación adecuada en el dormitorio.
  10. Interrumpir actividades mentales de alta exigencia una o dos horas antes de descansar, de modo que las ocupaciones y preocupaciones se atiendan al día siguiente.

El hombre y la mujer de nuestros días deben revalorar el tiempo que dedican a descansar. Una persona que duerme bien y reposa adecuadamente no es perezosa ni improductiva, sino consciente de que su concentración, agilidad física, salud  y bienestar dependen, en buena medida, de tener el buen hábito de dormir con calidad.

Los sueños, una forma de procesar nuestros conflictos emocionales

Nunca olvides que un sueño reparador tiene grandes beneficios para tu salud física y mental. Dormir bien mejora la salud de tus órganos y reduce tus niveles de estrés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 5 =