Imagen antigua, ciudad de Holguín
Imagen antigua del parque Calixto García en el casco histórico de Holguín. Foto: ahora.cu

Un viejo sueño de los holguineros

El origen de Holguín tiene raíces muy humildes. No existe una fecha exacta de la construcción del pueblo. Según el historiador José Novoa Betancourt, entre los años 1717 y 1719, se produjo la mudada y construcción del poblado, mientras en 1720 se oficializó éste. El avance en su desarrollo fue lento. En 1726 el caserío contaba con una iglesia y 70 casas de guano las que podían albergar alrededor de 300 personas. (1) El gobernador del Departamento Oriental aprobó, en ese año, que se instituyera el cargo de teniente de justicia y capitán a guerra. La población fue creciendo paulatinamente. Habían reclamado separarse de Bayamo, al que pertenecieron al organizarse la colonia. En 1752 se constituye el municipio y se le otorga el título de ciudad.

Los holguineros, desde épocas muy tempranas, tuvieron pretensiones de convertirse en una provincia. Las condiciones geográficas les eran favorables, pues Holguín se encuentra situada en el norte del Oriente de Cuba. En criterio de los historiadores Mayra San Miguel y Hernel Pérez Concepción,

“…el desarrollo que alcanza el Término Municipal holguinero con su ciudad cabecera y la coherencia socioeconómica, natural e histórica que se logra en la región del norte de Oriente entre los siglos XVIII y XX, crearon una diferencia con el sur oriental que desembocó en la necesidad de independizarse para administrar sus propios asuntos”. (2)

La reina Isabel II, de España que, en 1865, pensó en estructurar la capitanía general de Cuba en varias provincias. Una de ellas tendría como capital a Holguín. Esta era una forma de mantener un mayor dominio sobre su rica colonia. La reina debió de pensar que el departamento oriental era demasiado extenso para que un gobernador, desde Santiago de Cuba, mantuviera un control y vigilancia óptima en la región. Pero el proyecto no pasó de las ideas.

Al ser ocupada Cuba por los Estados Unidos el gobernador de Oriente, Leonardo Wood, creó, por un bando militar, el 26 de octubre de1898, el distrito federal de Holguín integrado por los municipios: Mayarí, Gibara, Puerto Padre, Victoria de las Tunas y Holguín. La cabecera era la ciudad de Holguín. Pero el municipio holguinero perdía parte de su territorio. Tampoco este proyecto  prosperó.

El 25 de enero de 1899 se propuso, por el consejo de alcaldes del distrito federal, establecido por los interventores, crear una provincia que tendría como capital la ciudad de Holguín:

“…con todo el territorio comprendido entre esta Costa Norte y los Ríos Sagua y Cauto, y que desde luego nombre el gobernador que debe regirla con las mismas facultades que los Gobernadores de las demás provincias y con la autorización especial necesaria para proceder al establecimiento de todos los organismos provinciales y la reconstrucción de este territorio con el producto de nuestra Aduana”. (3) Lo que no fue aprobado y Holguín continuó siendo un municipio de Oriente, que tenía como capital provincial a Santiago de Cuba.

Si en el siglo XVIII, Holguín se había desprendido de Bayamo y constituyó su municipio, en el XX trataría de separarse de Santiago de Cuba para formar una nueva provincia.

La creación de la República, en 1902, y el inusitado desarrollo que alcanzó el norte de Oriente, por la expansión en la zona de la industria azucarera en las primeras décadas del siglo XX, despertó de nuevo el entusiasmo de los holguineros por separarse de Santiago de Cuba y formar una provincia. Pero, tendría competidores en el área. En 1901 en la Asamblea Constituyente José Antonio Fernández de Castro, propuso crear la provincia Cauto, que tendría como capital a Bayamo. No fue aceptada la solicitud.

Antonio Masferrer y Grave de Peralta, electo por Holguín representante a la cámara, en 1901 propuso en 1903 la división de Oriente en dos provincias: la Sur y la Norte. Esta última tendría por capital a Holguín. No fue aceptado. (4)

Rafael Masferrer Landa se convirtió desde la década de los años treinta del siglo XX en abanderado de la formación de una provincia que tuviera como capital a nuestra ciudad. Escribió en la publicación El Mambí, el 2 de agosto de 1941 “…los municipios del Norte de Oriente son los mas olvidados… acaban de ser defraudadas sus ansias porque se crease una audiencias en esa zona, situada a tan lejana distancia de Santiago de Cuba”. (5) Los holguineros promovieron y lograron la creación de la referida audiencia que radicaba en su ciudad.

En las décadas del cuarenta y cincuenta, con cierto auge económico y urbanización de la ciudad, se fortaleció el criterio y continuó la propaganda para lograr la anhelada provincia. Las gestiones fracasaron. No sería hasta el año 1976 que Holguín se convirtió en una provincia por la nueva división político administrativa.

Lea también: Doña Josefa: poder, riqueza, lujuria y leyendas en Holguín

Notas

1–José Novoa Betancourt, Contribución a la Historia colonial de Holguín, 1752 1823, Ediciones Holguín, 2001.

2–Mayra San Miguel y Hernel Pérez Concepción, Urbanización y Modernidad. Las políticas públicas en la Ciudad de Holguín. Ediciones Holguín, 2010,  p. 24.

3—Ídem p. 25

4–Ídem  pp. 26 -27.

5–p. 27

José Miguel Abreu Cardet
Últimas entradas de José Miguel Abreu Cardet (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 5 =