Día Mundial Alzheimer

El Alzheimer, la más común de las demencias

El Alzheimer es conocido como la nueva epidemia del siglo XXI al estimarse que para el año 2050 el número de personas que padezca esta dolencia ascienda a 131.5 millones. Si bien es una de las demencias más comunes a nivel global, aún está rodeada de falsos estigmas y desconocimiento por gran parte de la población.

De ahí que cada 21 de septiembre a nivel mundial se dediquen jornadas de actividades a promover conciencia en la población sobre este problema de salud que afecta además de los pacientes a cuidadores y familiares.

Lea también: Continúa en Cuba ensayo clínico fase III contra el Alzheimer

También es una manera de alentar a las personas a buscar más información, asesoramiento, ayuda y apoyo relacionado con esta enfermedad para la cual si bien no se ha encontrado cura, se han identificado rutinas y actividades que retrasan el deterioro causado por la misma.

En el presente año 2023 la Organización Panamericana de la Salud de conjunto con la Asociación Mundial de Alzheimer han denominado a la campaña dedicada a la fecha “Nunca es demasiado tarde. Nunca es demasiado pronto”, referido a la relevancia que adquiere identificar factores de riesgo y adoptar medidas que permitan retrasar o prevenir la aparición de la demencia y sus síntomas.

Demencia, reto sanitario y social en Holguín

Para Cuba, uno de los países más envejecidos de la región y con mayor esperanza de vida en las Américas, aumenta el riesgo de que cada vez sea mayor el número de personas con posibilidad de padecer este trastorno progresivo.

Los primeros síntomas evidencian deterioro de la memoria como olvidos de actividades o acciones recién ocurridas, seguidos por cambios en la personalidad, actitudes distintas, alucinaciones continuas y alteraciones del lenguaje; de ahí que sea recomendable que los familiares se conviertan en la principal fuente de apoyo de los enfermos.

Entre las acciones más recomendadas a seguir con los enfermos se encuentran terapias de estimulación para la memoria y ejercicios mentales. Además de ofrecer apoyos públicos y psicológico a los cuidadores ante el deterioro de un ser querido por esta causa.

De manera preventiva resulta útil promover investigaciones y trabajar en el cambio de los factores de riesgo modificables, ya que una vez que aparecen los primeros síntomas se va degenerando el paciente hasta llegar a la dependencia de cuidados permanentes.

Otras actividades que pueden retrasar su aparición consisten en desarrollar hábitos de vida saludables, tales como reducir el consumo de grasas saturadas, ingerir verduras, frutas y granos en la alimentación diaria y la realización de actividad física con frecuencia.

Este padecimiento degenerativo incide con mayor frecuencia en los adultos mayores, aunque no es exclusivo de esta etapa de la vida.

Por esta razón como sociedad debemos prestar atención a aquellas señales de alarma que pueden indicar alteraciones en el desarrollo cognitivo, porque entre más temprano se inicie el tratamiento, será mucho más favorable la evolución y calidad de vida de los pacientes.

Constituye un reto social articular estrategias comunicativas y preventivas para sensibilizar a la población sobre las principales manifestaciones clínicas e impacto social del Alzheimer que afecta a más de 50 millones de personas en todo el mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + veinte =