Suicidio

El suicidio, algo que nos puede tocar muy de cerca (+ Videos)

“Piensas que nunca te va a pasar, imposible que te suceda a ti, que eres la única persona del mundo a quien jamás sucederán esas cosas, y entonces, una por una, empiezan a pasarte todas, igual que le sucede a cualquier otro”.
(Así comienza “Diario de Invierno”, de Paul Auster)

Cada 10 de septiembre se celebra el Día Mundial para la Prevención del Suicidio, por eso hoy quiero asomarme a esa realidad compleja y dolorosa. Cada año a nivel mundial se quitan la vida más de 700 mil personas, es decir, una de cada cien muertes se debe al suicidio. Este es un problema que afecta no solo a la persona que fallece por esta causa sino que repercute en todo su entorno: su familia, amistades y comunidades en que la persona participaba. Por lo general nos deja con mucho dolor emocional, frustración, sentimientos de culpa e impotencia, y a veces el camino para superarlo se vuelve tortuoso.

“No podemos, ni debemos, dejar relegado el suicidio”, ha señalado el Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS). “Cada uno es una tragedia. Prestar atención al suicidio es incluso más importante ahora, después de muchos meses inmersos en la pandemia de la Covid-19 y cuando muchos de los factores de riesgo del suicidio (pérdida de empleo, apuros económicos y aislamiento social) siguen estando muy presentes”.

Actualmente solo alrededor de 30 naciones, entre ellas Cuba, tienen una estrategia nacional de prevención del suicidio. Es necesario impulsar considerablemente las medidas para cumplir la meta de la OMS de reducir en un tercio la tasa mundial de suicidios para 2030.

Lea también: Prevención del Suicidio: Crear esperanza a través de la acción (+Video)

¿Por qué se suicidan las personas?

No hay una explicación única de por qué se suicidan las personas. Muchos suicidios se cometen impulsivamente y en tales circunstancias el acceso fácil a medios tales como plaguicidas o armas de fuego pueden marcar la diferencia entre la vida o la muerte de una persona. Los factores biológicos, psicológicos, sociales, culturales y de otro tipo pueden interactuar para conducir a una persona a un comportamiento de este tipo, pero debido a la estigmatización de los trastornos mentales y el suicidio, muchos sienten que no pueden pedir ayuda. A pesar de que los datos científicos indican que numerosas muertes son evitables, con demasiada frecuencia esta problemática tiene escasa prioridad para los gobiernos y las instancias normativas. También hay que tener en cuenta que existen muchos mitos en relación con el suicidio, por lo cual debemos ofrecer información válida para desterrar mitos y dejar bien claras las realidades, ello puede contribuir a la ayuda oportuna y eficaz.

¿Existen señales de alarma que nos permiten predecir si una persona está en riesgo suicida?

La respuesta es afirmativa. Existen señales de alerta de riesgo, estas pueden ser indirectas o directas. El siguiente video de El Núcleo Milenio Imhay, un centro científico de investigación integrado por un equipo multidisciplinario para mejorar la salud mental de adolescentes y jóvenes, lo explica muy bien.

En Cuba, en medio de limitaciones de recursos, hay gente que trabaja con interés y con marcado compromiso. Eso pude constatarlo el pasado viernes ocho. Ese día participé en un taller organizado por la Unidad de Promoción de Salud y Prevención de Enfermedades (Prosalud), del Ministerio de Salud Pública. Fue esta una de las actividades realizadas en nuestro país con motivo del Día Mundial para la Prevención del Suicidio, y en eso estuvo focalizado el taller desde diferentes miradas.

suicidio
Taller sobre prevención del suicidio organizado por la Unidad de Promoción de Salud y Prevención de Enfermedades (Prosalud). Foto: Cortesía de los organizadores

Asistieron especialistas de Promoción de Salud de la provincia de La Habana, especialmente de seis municipios seleccionados por presentar altas tasas de mortalidad por lesiones autoinfligidas. También estuvieron presentes funcionarios del Departamento de Comunicación de Prosalud, con quienes tuve la magnífica oportunidad de dialogar y compartir.

Cuatro temas sirvieron como ejes para realizar análisis y discusiones. El primero fue presentado por el Licenciado Giovani Leal, especialista que se encarga de rectorar las estrategias de prevención de los trastornos relacionados con la salud mental. “El suicidio como problema de salud. Consideraciones generales”, fue el título de su presentación, muy bien colocada en la introducción, pues permitió a los asistentes ubicarse o contextualizarse en los objetivos del taller.

El segundo tema: “Análisis estadístico de la conducta suicida en Cuba”, estuvo a cargo del Dr. Miguel Ángel Martínez, de la Dirección Nacional de Estadísticas del Minsap. Sabemos que las estadísticas y la epidemiología son claves para conocer el comportamiento de los problemas de salud de las poblaciones, describir tendencias y, en consecuencia, son de gran valor a la hora de diseñar estrategias de intervención. Te prometo que en un próximo comentario compartiré contigo los principales datos que nos aportó el Dr. Miguel Ángel. Imagino que te estés haciendo preguntas al respecto.

Por ejemplo: ¿Cuán alta es la tasa de suicidio en Cuba? ¿Cuántos cubanos se suicidan anualmente? ¿Cómo se suicida la gente en Cuba? ¿Cuáles son las provincias con más problemas? En fin, son muchas las interrogantes y considero que tienes derecho a acceder a esa información, que por cierto se hace pública cada año en el Anuario Estadístico de Salud de nuestro Ministerio de Salud Pública.

Luego conocimos a través del Licenciado Alberto Marrero, especialista de Prosalud, las “Habilidades para la vida en la prevención del suicidio”. Son esas destrezas y artes que aprendemos muchas veces desde las experiencias y avatares de la propia existencia, en la convivencia familiar, en los entornos socioculturales en los que nos desarrollamos. Por ejemplo: la capacidad empática, las buenas relaciones interpersonales, la comunicación asertiva, la inteligencia emocional y la capacidad de control, entre otras habilidades que nos permiten una mejor adaptación y que contribuyen a que nuestra relación con el mundo que nos rodea sea más gratificante, a pesar de los problemas o situaciones conflictivas. En fin, que nos hacen menos vulnerables y más resilientes.

Para finalizar, este columnista, el psiquiatra que se encuentra contigo los sábados en este espacio virtual, presentó la conferencia “La comunicación, el arte y la cultura en la prevención del suicidio”. En mi presentación intenté evidenciar la importancia de la comunicación responsable en los medios sobre los temas relacionados con la conducta suicida. Durante mucho tiempo un buen número de especialistas y decisores del sector de la salud sostuvieron la errónea creencia de que hablar abiertamente sobre este asunto no era una postura correcta. Hoy la propia Organización Mundial de la Salud nos orienta que es necesario visibilizar esta problemática, hablar de ella, pues se ha demostrado que el daño se produce más cuando se silencia.

Los periodistas y otros especialistas de la comunicación pudieran contribuir y aportar más en este empeño, que no es un asunto solamente del sector de la salud. Siendo el suicido un problema multicausal, las posibles soluciones y estrategias deben ser pensadas y ejecutadas con participación intersectorial. La comunicación juega un papel significativo desde el Periodismo.

También expuse, desde mi experiencia práctica, cómo el empleo de las artes y la cultura en general contribuyen al crecimiento personal y al desarrollo de la espiritualidad, ambos aspectos son parte del concepto de Salud Mental. Esto también ha sido reconocido por la OMS que a partir de una revisión de más de 900 artículos científicos sobre el tema, en noviembre de 2020 publicó un informe en el que recomienda incluir el arte y la cultura en la atención sanitaria y la promoción de salud.

A través de obras audiovisuales, historias contadas, spots de promoción de salud, segmentos de películas, canciones, obras literarias y pinturas famosas hice mi recorrido didáctico convencido de que el arte conmueve, emociona, nos enriquece y por tanto, bien utilizado, contribuye al bienestar, la salud y el crecimiento personal.

suicidio
Algunos de los participantes en el taller por el Día Mundial de la Prevención del Suicidio en la sede de Prosalud. Foto: Cortesía de los organizadores

Cierro nuestro encuentro de hoy de la misma manera en que cerré la conferencia en el taller de Prosalud, con Miguel Ángel Albert, más conocido por Subze, que a sus 30 años ha conseguido hacerse un lugar en el mundo del rap poético en España y Latinoamérica. El tema se titula “Carta a mi depresión”. Subze ha admitido públicamente que tras pasar una profunda depresión el rap le despertó de nuevo la ilusión y le devolvió la sensación de emoción y pasión que había perdido.

Con Subze me despido por hoy. El próximo sábado volveremos a compartir en un nuevo encuentro entre El psiquiatra y Tú.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis + 13 =