Suicidio, Conducta Suicida, Día Mundial para la Prevención del Suicidio

Prevención del Suicidio: Crear esperanza a través de la acción (+Video)

El término suicidio procede de las raíces latinas “sui”, que significa de sí mismo, y “caedere” que significa matar. Así, el significado sería “matarse a uno mismo”. En otras palabras, es el acto autoinfligido para causarse la muerte de forma voluntaria y deliberada. Transita teóricamente por tres momentos: el deseo suicida, la idea suicida y  el acto suicida, que puede llevar a la consumación del suicidio.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) de cada cien muertes que ocurren en el mundo una es por suicidio. Es significativo que anualmente fallecen más personas por esta causa que por el VIH, la malaria, el cáncer de mama, la guerra y los homicidios. Entre los jóvenes de 15 a 29 añosesta es la cuarta causa de defunción, después de los accidentes de tráfico, la tuberculosis y la violencia interpersonal.

Cada año más de 700 mil personas se suicidan en el mundo, lo que corresponde aproximadamente a una muerte cada 40 segundos. Se estima que los intentos de quitarse la vida pueden ser más de 20 veces esa cifra. A Cuba también le afecta esta problemática, que representa la décima causa de fallecimiento en el cuadro de mortalidad general del país y la tercera en el grupo de 10 a 19 años de edad. Estas cifras nos permiten tener una idea de la magnitud del problema.

El domingo 10 de septiembre, se celebrará el Día Mundial de la Prevención del Suicidio con diversas acciones en casi todos los países. Se realizarán publicaciones, concursos, eventos científicos, marchas, transmisiones radiales y televisivas especiales, lanzamiento de libros, premier de documentales, entre otras muchas iniciativas, con el objetivo fundamental de crear conciencia acerca de la prevención de la conducta suicida.

Crear esperanza a través de la acción

Suicidio, Conducta Suicida, Día Mundial para la Prevención del SuicidioEste día es organizado por la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio (IASP) y respaldado por la OMS. El tema de 2023, “Crear esperanza a través de la acción”, refleja la necesidad de una gestión colectiva para abordar este problema urgente de salud pública. Todos nosotros, familiares, amigos, compañeros de trabajo, miembros de la comunidad, educadores, líderes religiosos, profesionales de la salud, funcionarios políticos y gobiernos, podemos tomar medidas para prevenir el suicidio, algo que se dificulta debido a los estigmas, mitos y tabúes que aún existen en torno al mismo.

Perder a un ser querido por suicidio es desgarrador. Más allá de cifras y estadísticas es importante tener en cuenta que cada suicidio o intento suicida es una tragedia que provoca el efecto dominó: afecta no solo a las personas, sino también a las familias, las comunidades y las sociedades.

Los factores de riesgo asociados a la conducta suicida como la soledad y el aislamiento, la pérdida laboral o financiera, el trauma, el abuso, los trastornos mentales y por uso de sustancias, las pérdidas de seres queridos y las barreras para acceder a la atención médica, se ampliaron aún más en los últimos tres años con la pandemia por Covid-19, ello implica una mayor vulnerabilidad.

Suicidio, Conducta Suicida, Día Mundial para la Prevención del SuicidioLa conducta suicida se puede prevenir

Prevenir los suicidios y los intentos suicidas es posible. Entre las principales medidas probadas se encuentran las siguientes:

Restringir el acceso a los medios más comúnmente empleados para suicidarse, incluidos plaguicidas, armas de fuego y ciertos medicamentos.

Los servicios de salud tienen que incorporar la prevención del suicidio como un componente central. Los trastornos mentales y el consumo nocivo de sustancias contribuyen a que se realicen muchos suicidios.

La identificación temprana y el manejo eficaz son fundamentales para conseguir que las personas reciban la atención que necesitan.

Las comunidades desempeñan una función crucial. Pueden prestar apoyo social a los individuos vulnerables, ocuparse del seguimiento, luchar contra la estigmatización y apoyar a quienes han perdido a seres queridos que se han suicidado.

Los signos de alerta o advertencia de suicidio

Se conoce bien que la mayoría de los suicidios son precedidos de signos de alerta o advertencia, que pueden ser verbales o conductuales.

·         Signos verbales.La persona con intención suicida suele hablar de la muerte, hace referencias directas o indirectas al deseo de morir, experimenta y refiere una gran culpa o vergüenza, se considera una carga para los demás. Otras expresiones: sentirse vacío, sin esperanza o sin razón para vivir, estar extremadamente triste, con gran ansiedad, angustia, ira y agitación. Además dolor insoportable, ya sea emocional o físico.

·         Signos conductuales o del comportamiento. Como hacer un plan o investigar formas de morir; alejarse de los amigos, decir adiós, regalar artículos importantes o hacer un testamento.Hacer cosas muy arriesgadas como conducir a velocidad extrema, mostrar cambios de humor intensos, comer o dormir demasiado o muy poco, consumir alcohol o drogas con más frecuencia.

Es importante que se conozca la existencia de intervenciones eficaces para prevenir el suicidio. En un plano personal, la detección y tratamiento tempranos de la depresión y de los trastornos por consumo de alcohol son fundamentales, así como el contacto de seguimiento con quienes han tratado de suicidarse y el apoyo psicosocial en las comunidades.

Si una persona detecta señales de advertencia de suicidio en sí misma o en algún conocido, debe buscar ayuda de un profesional de la salud lo más pronto posible.

En nuestro próximo encuentro, el cual haré el próximo domingo, volveremos sobre el tema. Ahora te dejo un enlace a un video corto titulado Día Mundial para la Prevención del Suicidio producido por TV -UNAM.

Israel Manuel Fagundo Pino
Últimas entradas de Israel Manuel Fagundo Pino (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho − 5 =