victoria, Miguel Díaz-Canel, presidente, República de Cuba, celebración, 26 de Julio, aniversario 70, Santiago de Cuba, Cuba
Díaz-Canel rememoró los sucesos del 26 de julio de 1953 y enfatizó el privilegio de estar hoy en el lugar del asalto con algunos de sus protagonistas. Foto: Prensa Latina

El revés puede convertirse en victoria, afirma Díaz-Canel por el 26 de Julio

El Primer Secretario del Partido Comunista y Presidente Miguel Díaz-Canel, afirmó este miércoles 26 de Julio en Santiago de Cuba que los reveses pueden convertirse en victoria, al clausurar la conmemoración por los 70 años del asalto al Cuartel Moncada.

En sus palabras, el Jefe de Estado aludió a ese rotundo vaticinio de Fidel Castro, quien encabezó al frente de jóvenes combatientes, aquel 26 de julio, la osadía del ataque a la fortaleza militar que tras su fracaso momentáneo significó el comienzo de la etapa decisiva para el triunfo revolucionario.

Se refirió el gobernante al recrudecimiento de la hostilidad del gobierno estadounidense, expresada en cinco acosos principales, desde la arbitraria inclusión de Cuba entre los países que apoyan el terrorismo, devenida obstáculo para transacciones económicas con el mundo.

La aplicación del título tres de la ley Helms-Burton, enfilada a entorpecer la inversión extranjera, fue otra de las prácticas nocivas y oportunistas mencionadas, al igual que la persecución al suministro de combustibles en una franca violación del derecho internacional que afecta la vida en la nación.

Las otras dos medidas imperiales enumeradas por el mandatario fueron el intento por desacreditar la colaboración médica cubana en el mundo y afectar los ingresos por esa vía, así como las prohibiciones para la relación del sector turístico norteamericano con su homólogo en el país.

Dijo Díaz-Canel que quienes acusan al gobierno de dictadura debían acercarse a la historia de asesinatos y torturas ocurrida tras el asalto, cuando solo cayeron en combate seis jóvenes y 55 fueron ultimados despiadadamente durante una semana que llenó de horror a la ciudad.

La lucha contra el odio, la violencia y la perversidad enemiga, junto al afán por alcanzar niveles de prosperidad y desarrollo económico fueron enunciadas por el presidente como otros Moncadas que son responsabilidad de las actuales generaciones de cubanos.

Al agradecer la participación de los activistas solidarios de varios países en el acto, consideró que ese acompañamiento es parte también de la resistencia de la Revolución, en medio de difíciles circunstancias.

Los resultados alcanzados por esta provincia y las de Cienfuegos, Sancti Spíritus, Matanzas y Ciego de Avila indican que avanzan, pero sin desconocer las insatisfacciones de la población y la necesidad del mejoramiento de la gestión en todos los órdenes, acotó Díaz-Canel.

Ninguna señal mejor para acompañar tan gloriosa jornada que el amanecer alumbrando el antiguo polígono castrense, en la medida en que avanzaba la madrugada durante la cual se inició la conmemoración, justamente a la misma hora local, las 05:15, del comienzo de aquella acción.

Con información de Prensa Latina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × tres =