ataque de pánico, salud mental

Ataque de pánico: cuando la sensación de muerte es inminente

El ataque de pánico es uno de los cuadros más dramáticos de la clínica psiquiátrica, las personas que lo sufren experimentan una serie de alteraciones que van desde opresión en el pecho, impresión de ahogo, miedo a perder el control, hasta sensación de muerte inminente. Estos síntomas son muy intensos y alcanzan su máxima expresión en pocos minutos. Resulta una experiencia pavorosa e incómoda que suele provocar que las personas adopten conductas limitativas para evitar la repetición de las crisis. Por eso hoy en nuestra columna abordamos el tema.

Los ataques de pánico se pueden producir, de igual manera, en un estado de calma que en un estado de ansiedad, son de comienzo repentino, con agudos síntomas físicos, cognitivos, afectivos y conductuales. A veces aparecen ante desencadenantes específicos o inesperadamente, por lo regular comienzan entre los 20 y los 25 años de edad, son más frecuentes en mujeres que en hombres y pueden ser precedidos por eventos vitales negativos.

Por lo general estos pacientes acuden a los servicios de urgencias de Medicina y cardiología. Todo hace pensar, por los síntomas somáticos que desarrollan, que se trata de una enfermedad orgánica, en muchas ocasiones parece que estamos en presencia de un ataque cardíaco. Después de un minucioso examen clínico, algunas pruebas de laboratorio y un electrocardiograma, se comprueba que todos esos exámenes complementarios están dentro de parámetros normales. Es entonces cuando se solicita la valoración del psiquiatra.

ataque de pánico, salud mentalPara plantear que una persona presenta un ataque de pánico deberá mostrar cuatro o más de los síntomas siguientes:

1. Palpitaciones, golpeteo del corazón o aceleración de la frecuencia cardíaca.

2. Sudoración.

3. Temblor o sacudidas.

4. Sensación de dificultad para respirar o de asfixia.

5. Sensación de ahogo.

6. Dolor o molestias en el tórax.

7. Náuseas o malestar abdominal.

8. Sensación de mareo, inestabilidad, aturdimiento o desmayo.

9. Escalofríos o sensación de calor.

10. Parestesias (sensación de entumecimiento o de hormigueo).

11. Desrealización (sensación de irrealidad) o despersonalización (separarse de uno mismo).

12. Miedo a perder el control o de “volverse loco”.

13. Miedo a morir.

Los ataques de pánico se pueden presentar en el contexto de cualquier trastorno de ansiedad así como en otros trastornos mentales (por ejemplo, trastornos depresivos, trastorno por estrés postraumático, trastornos por consumo de sustancias) y en algunas afecciones médicas (las cardíacas, respiratorias, vestibulares y gastrointestinales, son las más frecuentes).

ataque de pánico, salud mentalLos pacientes con antecedentes de ataques de pánico hacen gran uso de los servicios médicos. Las dificultades en las esferas personal, social y ocupacional son frecuentes y se vuelven cada vez más graves a medida que aumentan las conductas de evitación (por ejemplo, no salir de la casa).

Se debe asesorar al paciente sobre los síntomas de abstinencia de los medicamentos y las sustancias que emplea, tales como: alcohol, nicotina, estimulantes, benzodiacepinas y opiáceos, ya que éstas pueden inducir los síntomas de pánico. Es necesario efectuar siempre la pesquisa de otros trastornos de ansiedad, del estado de ánimo y relacionados con sustancias que pueden estar asociados.

Los síntomas de los ataques de pánico son muy variables. Entre ellos resultan claves el miedo a desvanecerse, a perder el control de sí mismo, enloquecer, e inclusive a morir, así como un impulso intenso e impreciso de escapar, que puede llevar a una conducta desorganizada. También resulta típica una “tormenta vegetativa” con palpitaciones y taquicardia, escalofríos, sacudidas musculares y xerostomía (sequedad de la boca).

El temor a la repetición del ataque y a sus posibles consecuencias, suele ser motivo de preocupación, de alteraciones del comportamiento y de una tendencia a la hipocondriasis. Cuando los ataques de pánico son repetitivos pueden conllevar al diagnóstico de Trastorno de Pánico.

Si en algún momento sufres de un episodio de esta naturaleza debes buscar ayuda especializada con el objetivo de explorar sus causas, evitar su repetición, e instaurar un tratamiento adecuado. Se recomienda evitar los estimulantes como cafeína, cocaína y el consumo de alcohol, ya que estas sustancias pueden inducir o empeorar los síntomas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × uno =