Mintur, turismo, análisis, trabajo
El primer ministro, Manuel Marrero Cruz, intervino en el balance del Ministerio de Turismo. Foto: Estudios Revolución

Marrero llama a aprovechar la inteligencia colectiva para trabajar mejor en el turismo

En el 2022, visitaron Cuba un millón 14 mil 87 extranjeros, el 37.8 por ciento de los que lo hicieron en 2019, según un informe presentado este martes en el balance anual del Ministerio del Turismo, que tuvo lugar en el Consejo de Ministros, con la presencia de Manuel Marrero Cruz, primer ministro de la República.

La meta para el sector turístico el año pasado era alcanzar los 2.5 millones de visitantes extranjeros. La cifra final informada durante el balance representa el 64.6 por ciento de lo planificado.

Sin embargo, en el documento se señala que en ese aspecto hubo un crecimiento de 4.5 veces con respecto a 2021.

Otro objetivo afectado porque no se alcanzó la cifra de visitantes extranjeros planificada fue el de lograr ingresos por exportación de servicios. Se logró el 74 por ciento del plan, que representa el 36.2 por ciento de los ingresos por ese concepto en 2019.

Canadá se mantiene como el primer mercado emisor de turistas a Cuba, cuyo mercado se logró recuperar en un 48 por ciento la cuota de mercado de 2019, antes de la pandemia.

En el caso de la comunidad cubana en el exterior, la recuperación fue del 53 por ciento.

Rusia fue el segundo mercado hasta el comienzo del conflicto  con Ucrania. Las emisiones de turistas disminuyeron a cero, aunque en noviembre se reactivaron las conexiones aéreas con muchas limitaciones.

En cuanto a calidad, el reporte informa sobre los resultados de algunos indicadores de la Encuesta Nacional de Satisfacción: satisfacción general (92.9 por ciento); posible repitencia (90.7 por ciento); recomendación del destino (92.3 por ciento) y relación calidad-precio (85.7 por ciento).

Sin embargo, se reconoce que “independientemente de estos resultados, consideramos que ha existido un grupo de afectaciones a la calidad, fundamentalmente por la falta de alimentos y bebidas e insumos, deficiente servicio, insuficientes actividades de ocio y entretenimiento en los polos turísticos, falta de mantenimiento en las instalaciones e inestable servicio de internet”.

Además, han sido reportadas “quejas de la asistencia por los receptivos nacionales” y “dificultades para el reaprovisionamiento de combustible, tanto a la aviación, como para autos de renta y garantía a los circuitos”.

Otro de los problemas señalados durante el balance es la fluctuación de capital humano. Al cierre de 2022 tenía 116 mil 966 empleados, sin embargo, la tasa de fluctuación fue de 20.1 por ciento (contra el 5.11 por ciento de 2021).

En el informe también se presentaron las metas del Ministerio de Turismo para 2023.

Este año, el plan es alcanzar 3.5 millones de visitantes extranjeros

“Estamos conscientes de nuestras insuficiencias y limitaciones que transitan por retos que van desde lo interno a lo externo, y es precisamente en los primeros donde se debe concentrar el trabajo, transformando las maneras de hacer de las estructuras comerciales, aumentando la atención y exigencia para las buenas prácticas y calidad en el hacer diario, buscando la mejora de la calidad y variedad de alimentos y bebidas, promocionando nuestras fortalezas como país”, señala el Mintur en el reporte.

Otras metas del sector turístico en 2023 son aprovechar las oportunidades que puede proveer FITCUBA y la infraestructura existente para realizar otros eventos, promocionar el ron y tabaco cubanos, y los atractivos culturales y patrimoniales.

En el debate que siguió a la presentación de los resultados y metas, participaron el primer ministro de la República, el ministro de Turismo, Juan Carlos García Granda, y directivos, empresarios y funcionarios del sector turístico. Uno de los temas centrales fue el desabastecimiento en las instalaciones hoteleras.

En su intervención al final del balance, el primer ministro, Manuel Marrero Cruz, se refirió al “bloqueo recrudecido”, la crisis económica que dejó la pandemia y la que comenzó la guerra entre Rusia y Ucrania, y la inclusión de Cuba en la lista de Estados patrocinadores del terrorismo.

Marrero, señaló que para que 2023 sea mejor, hay que trabajar y pensar de manera diferente; también es necesario identificar deficiencias, quitar trabas internas y aprovechar la inteligencia colectiva.

Asimismo, ahondó en las dificultades cubanas para ingresar divisas y acceder a financiamiento, y el alto valor de las importaciones en sectores priorizados y productos imprescindibles para la población.

Con información de cubadebate.cu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete − 3 =