base naval, Guantánamo, soberanía, Cuba

Base de Guantánamo es un robo a soberanía cubana, afirma Rusia

Rusia denunció este miércoles la existencia de la base naval estadounidense en la provincia cubana de Guantánamo, al calificar su fundación de robo directo de la soberanía de la nación antillana.

La afirmación, publicada por la Cancillería rusa en Twitter, la realizó el secretario del Consejo de Seguridad de ese país, Nikolái Pátrushev, en entrevista con el medio Rossiyskaya Gazeta.

El alto funcionario señaló que el emplazamiento militar, que ocupa 117,6 kilómetros cuadrados del territorio nacional de Cuba, es solo uno de muchos ejemplos de ataques regulares contra la independencia de los países de América Latina.

“Secretario del Consejo de Seguridad de Rusia: EE.UU. desempeña un papel destructivo. La fundación de la base de #Guantánamo es un robo directo de la soberanía cubana. Es solo uno de muchos ejemplos de ataques regulares contra la independencia de los países de América Latina”, refiere el tuit.

Pátrushev sostuvo además en la entrevista que Washington se ha convertido en un campeón de la violación de la soberanía de los Estados, en el número de guerras y conflictos desatados y en la caza brutal e ilegal de ciudadanos de otros países.

La base naval de Guantánamo, primera de su tipo que instalara el gobierno de Estados Unidos fuera de sus fronteras, comenzó sus operaciones en diciembre de 1903 y resultó, en la primera mitad del siglo XX, el escenario de entrenamiento y preparación de la flota norteamericana.

Fue resultado de un Convenio para las Estaciones Carboneras y Navales, firmado el 23 de febrero de 1903 entre los gobiernos de Estados Unidos y Cuba, en circunstancias en que este último no poseía prácticamente independencia, por la imposición de la Enmienda Platt (1901).

Luego del triunfo de la Revolución (1959) el enclave se convirtió en una plataforma de permanente agresión a Cuba, mediante el apoyo a organizaciones contrarrevolucionarias y redes de la Agencia Central de Inteligencia, que recibían de allí todo el soporte material necesario.

De acuerdo con investigadores, en esa base naval norteamericana se han cometido ocho mil 288 violaciones: casi seis mil correspondientes al espacio aéreo y más de un millar a la navegación marítima.

A partir de 2002 se estableció un centro de detención para presos acusados de terrorismo, que en 2003 ya albergaba a 700 reclusos, la mayoría detenidos en Afganistán durante la invasión estadounidense.

Expertos en derechos humanos de Naciones Unidas aseguran que ese lugar ha sido escenario de violaciones implacables y continuas de las garantías fundamentales de los detenidos.

Con información de ACN

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + 9 =