Holguín, centenario, adulto mayor, longevidad
Alcibíades Ochoa Montero, centenario abuelo holguinero. Foto: Cortesía de la familia

La dicha de cien años de vida

Poder celebrar cien años de vida con admirable capacidad cognitiva es una dicha para Alcibíades Ochoa Montero, un longevo abuelo de la provincia de Holguín que ha llegado a la vejez con sorprendente vitalidad física y mental gracias a su positiva actitud frente a la vida, los cuidados de su familia y las adecuadas políticas sociales de protección al adulto mayor en Cuba.

Lea: Holguín entre las provincias de Cuba con más adultos mayores

Nació el 17 de febrero de 1923 en un hogar campesino en San Juan, zona rural de la localidad de Tacajó en el municipio de Báguanos. En esa etapa de dominio neocolonial no tuvo la posibilidad de asistir a la escuela por su origen humilde. Creció primogénito, junto a siete hermanos, bajo los rigores del campo y quizás de ese entorno natural proviene la fortaleza de su cuerpo y espíritu laborioso.

Holguín, centenario, adulto mayor, longevidad
Alcibíades Ochoa Montero, centenario abuelo holguinero. Foto: Cortesía de la familia

El 1959 decide trasladarse a la ciudad de Holguín para facilitar a sus hijos el acceso a la educación gratuita que ofreció, y mantiene desde esa fecha, la Revolución cubana. Después de seis décadas continúa en esta ciudad satisfecho de los logros profesionales de sus numerosos descendientes —muchos de ellos formados en distintas especialidades de las Ciencias Médicas— y del bienestar de su familia, que agradece sus enseñanzas y legado de perseverancia, honestidad y convivencia en armonía.

Longeva historia de Vida

Testigo de diferentes periodos históricos y sociales de Cuba, Alcibíades agradece la obra de Fidel Castro en beneficio del pueblo. Durante su vida laboral ejerció útiles oficios para la sociedad, participó como constructor en la edificación del insigne hospital general Vladimir Ilich Lenin y trabajó en la fábrica de Conservas Turquino. Una vez jubilado se desempeñó como carretonero durante varias décadas y recoger materias primas, hasta los 98 años, constituyó una alternativa de pasatiempo sano y envejecimiento activo.

A pesar de su avanzada edad sobrevivió a la Covid-19,  mantiene hábitos de vida saludables y conserva asombrosamente su autonomía y capacidad de socialización. Está atento a los partes meteorológicos y disfruta del programa musical de la televisión cubana Palmas y Cañas y de las ocurrencias y carisma de Pánfilo Epifanio, el personaje humorístico más influyente del siglo XXI en el escenario nacional.

A Alcibíades, respetado y querido en su comunidad, lo distingue ese carácter jaranero y alegre que le acompaña desde su juventud. Se asoma a la memoria de esos años y rescata recuerdos de los guateques guajiros, del disfrute del baile a ritmo de Órgano, de su guitarra y sinfonía y tararea: “Cuba, que linda es Cuba /Quien la defiende la quiere más”.

Holguín, centenario, adulto mayor, longevidad
Alcibíades Ochoa Montero junto a Felícita Rodríguez Bermúdez (fallecida), quien fuera su esposa durante 73 años.
Holguín, centenario, adulto mayor, longevidad
Alcibíades Ochoa Montero, padre de 12 hijos, 10 frutos de su matrimonio con Felícita Rodríguez Bermúdez. Foto: Cortesía de la familia
Holguín, adulto mayor, longevidad
Centenario abuelo junto a sus descendientes más jóvenes. Foto: Cortesía de la familia

Yamila Pupo Otero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 1 =