Holguín, Cuba, Familia, Sociedad

El necesario papel social de la familia

El necesario papel social de la familia en la formación de valores humanos, cívicos, morales y éticos de sus miembros es un tema de análisis recurrente en la comunidad en Holguín con el propósito de afianzar la unidad y armonía que conduzcan al bienestar de la colectividad.

Ese debate cobra mayor trascendencia en momentos cuando la sociedad cubana vive una difícil situación económica, asume procesos internos de cambio y transformación y afronta el hostigamiento de campañas mediáticas en redes sociales y diferentes plataformas digitales que buscan generar inestabilidad y desunión.

Ahora, después de la aprobación del nuevo Código de la Familia —una ley inclusiva y respetuosa de la igualdad social y protectora de la diversidad familiar sin importar condición económica, cultural, intelectual, creencia religiosa o preferencia sexual— la sociedad está mejor preparada para encausar desde el hogar la formación de las nuevas generaciones y encontrar soluciones a los conflictos en ese ambiente.

Lea: Retos de la igualdad de género en Holguín

En Holguín existe consenso en que la familia debe supervisar conductas sin autoritarismo, presiones o castigos, crear ambiente de amparo y respeto; incrementar la integración y cooperación con la escuela y estar alerta ante problemáticas sociales reales que pueden afectar a los más jóvenes como la drogadicción, prostitución, acoso y abuso sexual o la emigración irregular e insegura.

La familia holguinera reconoce la necesidad de estar atentos ante señales de cualquier manifestación de violencia de género o del uso abusivo de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación cuando inciden negativamente en el proceso de socialización de niños y jóvenes, su autoestima, concentración y rendimiento académico, sus hábitos y costumbres asociadas al manejo del tiempo, la falta de sueño, sin descartar sus múltiples ventajas y oportunidades para el ocio y adquisición de habilidades y conocimientos.

Lea: Violencia doméstica inadvertida por la sociedad

En el diálogo familiar deben prevalecer los mensajes explícitos y positivos sin contradicciones, basados en concepciones de responsabilidad, laboriosidad, honradez y solidaridad, a partir del valor del ejemplo de los padres.

La familia es la organización básica de la comunidad, en ella se establecen los modelos de educación y actuación que caracterizan y definen a la sociedad.

Yamila Pupo Otero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + uno =