Labores hidráulicas, Cuba
Sanciones del Gobierno de Washington entorpecen inversiones hidráulicas. Foto: Tomada de Radio Bayamo

Bloqueo económico afecta sistemas de abasto de agua en Holguín

Los sistemas de abasto de agua están entre las afectaciones más notables del bloqueo económico, comercial y financiero de los Estados Unidos contra Cuba al sector de los recursos hidráulicos en la provincia de Holguín.

Juan Mario Echavarría Hernández, delegado territorial de ese frente, señaló a la ACN que la política genocida limita fundamentalmente las fuentes de financiamiento y la compra de materias primas, como tuberías y bombas hidráulicas, a la vez que multiplica costos por concepto de transporte.

Destacó que se afecta además la modernización de las tecnologías, por la imposibilidad de adquirir insumos con hasta un 10 por ciento de componentes de procedencia estadounidense en su fabricación.

Refirió que estas condiciones, recrudecidas en los últimos años por más de 200 medidas adicionales, inciden negativamente en la ejecución de nuevas inversiones y el mejoramiento de la infraestructura, lo cual permitiría elevar la calidad del servicio y reducir los ciclos en algunas localidades donde superan los 20 días.

En contraste, y a través de la aplicación de la ciencia y la innovación tecnológica se buscan alternativas para sustituir las piezas importadas por otras de fabricación nacional, manteniendo los estándares de calidad, subrayó el directivo.

Por ejemplo, en las bombas de las redes de abasto, cuya explotación sobrepasa los 40 años, se sustituyen las juntas, válvulas, entre otras partes con materiales autóctonos resultantes de trabajos de investigación de técnicos y especialistas de la rama, acotó.

Estas soluciones, permiten la incorporación de nuevos clientes a los sistemas de acueducto y alcantarillado y las garantías de abastecimiento a zonas rurales y de difícil acceso, incluidos en los programas sociales priorizados por la Revolución cubana.

El efecto negativo del bloqueo en la economía nacional, asciende a unos cinco mil millones de dólares anuales e impacta en la salud, la educación, el transporte, las comunicaciones, la agricultura, la ciencia e innovación tecnológica, entre otros sectores.

Durante más de 60 años, la política hostil limita el comercio directo de insumos, piezas de repuesto, maquinarias y demás agregados, fabricadas en Estados Unidos o con componentes hechos por empresas norteamericanas, lo cual obliga a la isla caribeña a obtener medios a través de terceros países, con pérdidas considerables por concepto de transportación.

Lea también:

Por un mejor uso racional y calidad del agua

Con información de Agencia Cubana de Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 5 =