Holguín, Medio Ambiente, Agua, Uso racional

Por un mejor uso racional y calidad del agua

Cada vez el agua es un recurso natural más demando y vulnerable. Su uso racional, calidad y manejo eficiente determinan la propia existencia de la vida.

Aun cuando en Holguín se han aumentado las capacidades para su embalse con nuevas y modernas infraestructuras, la combinación de factores climáticos y antrópicos inciden en su escasez, lo cual constituye un reto para la sostenibilidad de su desarrollo, seguridad ambiental y alimentaria.

La cantidad de agua aprovechable para el uso humano y el mantenimiento de los ecosistemas es todavía una cifra baja, a ello se suma que su distribución natural es desigual en distintas partes de la geografía local y época del año.

Las consecuencias del cambio climático como el aumento de las temperaturas y prolongadas sequías sin dudas inciden directamente en el bajo volumen de agua disponible por habitante, pero también las pérdidas por el deterioro de las redes de distribución y consumo, así como el crecimiento de asentamientos urbanos.

Se aprecia un incremento en la demanda del empleo del agua para todos los usos e insuficientes mecanismos para su gestión sostenible y control eficaz.

 ¿Qué causas inciden en la contaminación del agua en Holguín?

La acción humana sobre los recursos hídricos del territorio tiene una gran incidencia en su vulnerabilidad actual, especialmente relacionada con la contaminación y despilfarro por roturas, salideros y la utilización excesiva del agua en la producción de bienes y servicios. Por tal razón elemental es incrementar su ahorro mediante el metraje de su consumo y el establecimiento de tarifas de pago que se correspondan con el gasto real.

La carencia de acueductos y alcantarillados, unido a indisciplinas sociales, provoca la contaminación hídrica, así puede apreciarse en los ríos Jigüe y Marañón que atraviesan la ciudad de Holguín.

En estas corrientes de agua se vierte frecuentemente basura de todo tipo lo cual ha provocado la notoria desaparición de la biodiversidad y ecosistemas acuáticos y la pérdida del atractivo paisajístico y ecológico para dar paso al peligro de enfermedades y complicaciones epidemiológicas que revelan una actuación ciudadana irresponsable e incumplimientos de la legislación ambiental.

Otras fuentes contaminantes del agua en la provincia se identifican a partir de residuales de origen doméstico, agropecuario e industrial, fundamentalmente la agroindustria azucarera, alimentaria y la actividad minero-metalúrgica en Moa.

Expertos alertan que la concentración de instalaciones industriales en zonas urbanas o cercanas a cuencas hidrográficas agudiza esta problemática.

Porque la contaminación del agua no es solo superficial, se infiltra, por ejemplo, en el suelo y los acuíferos con desafortunadas consecuencias. Y para nadie es secreto que sin agua potable ninguna forma de vida puede sobrevivir.

Holguín, Agua, Recursos naturales, Medio Ambiente, Sociedad

Yamila Pupo Otero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × uno =