Elibel Durán, primer secretario de la Unión de Jóvenes Comunistas en la provincia, entrega la bandera a la brigada del municipio de Holguín. Foto: Yudit Almeida

Abanderan Brigadas Juveniles de Trabajo Productivo en Holguín

Este fin de semana cerca de 600 jóvenes de diferentes sectores de la sociedad, organizados en 34 brigadas, participaron en una gran jornada de trabajo voluntario que se extendió por toda la provincia de Holguín, como aporte a la producción de alimentos para el pueblo.

En el organopónico Villa Nueva fue abanderada la brigada del municipio de Holguín, que lleva el nombre de Luis de Feria Garayalde, en honor al General holguinero, que participó en las tres guerras por la independencia de Cuba contra el colonialismo español.

Abanderan Brigadas Juveniles de Trabajo Productivo en Holguín 0
Protagonizan jóvenes holguineros labores productivas en los organopónicos de la ciudad de Holguín, durante los fines de semana. Foto: Yudit Almeida

Con la presencia de Diosmany Cruz Morales, miembro del Buró Provincial del Partido Comunista de Cuba (PCC), Osmani Viñal García, primer secretario del PCC en el municipio de Holguín y Elisbel Durán Borroto, secretario del Comité Provincial de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), la joven Yiset González, habló en representación de los integrantes de la brigada productiva.

Las brigadas juveniles de trabajo productivo buscan fomentar la participación activa y el compromiso de los jóvenes con el desarrollo de su comunidad, a través de la producción de alimentos, una tarea de primer orden en la nación.

Es importante destacar que estas actividades se llevarán a cabo todos los fines de semana, lo que demuestra el compromiso y la dedicación de estos jóvenes con las tareas de la UJC.

Trabajo voluntario en la agricultura

Trabajo voluntario en la agricultura. Movimiento mediante el cual los trabajadores de la ciudad brindan su aporte en labores agrícolas de forma voluntaria.

Antecedentes

El ingreso real de los núcleos familiares de los trabajadores campesinos y obreros del campo se elevó considerablemente a partir del triunfo revolucionario. La aplicación de las dos leyes de Reforma Agraria y la creación del sector socialista en la producción agropecuaria, unido a otras medidas revolucionarias, pusieron fin a la trágica situación de los obreros agrícolas.

La incorporación a la producción de los grandes latifundios improductivos o poco explotados, la erradicación de los horarios y ritmos esclavistas de trabajo crearon nuevas fuentes de empleo en el campo. El pleno empleo y los salarios decorosos, la gratuidad y ampliación de la atención médica, de la educación y otros servicios, hizo que donde antes existía un ejército de desempleados, surgió pronto un déficit de brazos. A medida que el país se industrializaba y se generaban múltiples fuentes de empleo, el corte de caña sufría cada vez más de falta de obreros, y pronto esta situación comenzó a manifestarse con otros cultivos.

Yudit Almeida Pérez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − diecisiete =