Habilidades sociales: ¿Qué es la asertividad?

En nuestro encuentro anterior comenté, de manera muy general, sobre la importancia de las habilidades sociales y focalicé la atención en listar las competencias sociales básicas, las que más utilizamos. Recordemos la definición del término: “Las habilidades sociales son una serie de conductas y actitudes observables, pero también de pensamientos y emociones, que nos ayudan a  comunicarnos con los demás de forma eficaz, mantener relaciones interpersonales satisfactorias, sentirnos bien, obtener lo que queremos y evitar que otras personas nos impidan lograr nuestros objetivos”.

Estas competencias para la vida son una significativa fuente de bienestar, carecer de ellas puede convertirse en la mayor causa de estrés de nuestra existencia. Las personas con pocas habilidades de esta naturaleza son más propensas a presentar desajustes psicológicos y trastornos mentales como la ansiedad y la depresión. Ser socialmente hábil ayuda a crear buenas relaciones y a incrementar nuestra calidad de vida, lo contrario nos lleva a experimentar emociones como la frustración, la tristeza o la ira, y a sentirnos rechazados, infravalorados o desatendidos por los demás. Mantener vínculos y relaciones interpersonales satisfactorias facilita el desarrollo y el mantenimiento de una sana autoestima.

Entre las habilidades sociales que más necesitamos en nuestra vida cotidiana está la asertividad, a ella dedico el encuentro de este sábado.

¿Qué es la asertividad?

Se define asertividad como la habilidad personal que nos permite expresar sentimientos, opiniones y pensamientos, en el momento oportuno, de la forma adecuada y sin negar ni desconsiderar los derechos de los demás. Se trata de una manera de interactuar efectiva en cualquier situación que permite a la persona ser directa, honesta y expresiva. Su principio es el respeto profundo del yo, sólo al sentar tal respeto podemos respetar a los demás.

Richard S. Lazarusfue un psicólogo estadounidense, profesor del Departamento de Psicología de la Universidad de California, reconocido por la revista de psicología  ‘American Psychologist’ como uno de los psicólogos más influyentes en su campo, fue pionero en el estudio de la emoción y el estrés, especialmente de su relación con la cognición. Sobre la asertividad escribió Lazarus:

“Mucha gente necesita aprender sus derechos personales, como expresar pensamientos, emociones y creencias en formas directas, honestas y apropiadas sin violar los derechos de cualquier otra persona. La esencia de la conducta asertiva puede ser reducida a cuatro patrones específicos: la capacidad de decir “no”, la capacidad de pedir favores y hacer requerimientos, la capacidad de expresar sentimientos positivos y negativos, y la capacidad de iniciar, continuar y terminar conversaciones”.

O sea, el concepto de asertividad se refiere a los estilos de relación y comunicación. En toda comunicación es necesario tener en cuenta cómo decimos lo que queremos transmitir, pues la manera en la que lo hacemos puede afectar al otro, por ello conviene expresar claramente nuestras ideas, y siempre debemos respetar las ideas y los sentimientos de los demás.

Conducta asertiva o socialmente habilidosa, conducta agresiva y conducta pasiva

La falta de asertividad se evidencia en los seres humanos que tienen problemas en su comunicación y en las relaciones interpersonales, por tanto es necesario conocer y manejar sus elementos básicos desde el punto de vista teórico para poder comportarnos de manera asertiva. En este sentido lo primero que debemos aprender es cómo diferenciar entre conducta asertiva o socialmente hábil, y las conductas pasiva y agresiva. Veamos.

Conducta asertiva o socialmente hábil

Implica firmeza para utilizar los derechos, expresar los pensamientos, sentimientos y creencias de un modo directo, honesto y apropiado sin violar los derechos de los demás. Es la expresión directa de los propios sentimientos, deseos, derechos legítimos y opiniones sin amenazar o castigar y sin violar los derechos de los otros. La aserción implica respeto hacia uno mismo al expresar necesidades propias y defender nuestros derechos de manera respetuosa.

La conducta asertiva no tiene siempre como resultado la ausencia de conflicto entre las dos partes, pero su objetivo es la potenciación de las consecuencias favorables y la minimización de las desfavorables.

Habilidades sociales: ¿Qué es la asertividad? 0Conducta pasiva

Es la transgresión de los propios derechos al no ser capaz de expresar abiertamente sentimientos, pensamientos y opiniones o al expresarlos de una manera autoderrotista, con disculpas, falta de confianza y seguridad, de tal modo que los otros no los tomarán en cuenta. La no aserción muestra una falta de respeto hacia las propias necesidades. Su objetivo es apaciguar a los demás y evitar conflictos a toda costa. Comportarse de este modo en una situación puede dar como resultado una serie de consecuencias no deseables.

La probabilidad de que los individuos no asertivos satisfagan sus necesidades se encuentra reducida debido a la falta de comunicación o a la comunicación indirecta o incompleta. Quien actúa así se puede sentir a menudo incomprendido, no tomado en cuenta y manipulado. Además, puede sentirse molesto respecto al resultado de la situación o volverse hostil e irritable hacia las otras personas.

Conducta agresiva

Es la defensa de los derechos personales y expresión de los pensamientos, sentimientos y opiniones de una manera inapropiada e impositiva, que transgrede los derechos de los otros. La conducta agresiva puede expresarse de manera directa o indirecta. La agresión verbal directa incluye ofensas verbales, insultos, amenazas y comentarios soeces o humillantes. El componente no verbal puede incluir gestos hostiles o amenazantes. La agresión verbal indirecta incluye comentarios sarcásticos, rencorosos y murmuraciones. Las víctimas de las personas agresivas acaban, más tarde o más temprano, por sentir resentimiento y por evitarlas.

El objetivo habitual de la agresión es la dominación del otro. La victoria se asegura por medio de la humillación y la degradación. Se trata de que los demás se hagan más débiles y menos capaces de expresar y defender sus derechos y necesidades. La conducta agresiva esa menudo, reflejo de una conducta ambiciosa, que intenta conseguir los objetivos a cualquier precio, incluso si eso supone transgredir las normas éticas y vulnerar derechos ajenos, lo que puede traer como resultado consecuencias favorables a corto plazo, como una expresión emocional satisfactoria, un sentimiento de poder y la consecución de los objetivos deseados. Las consecuencias a largo plazo de este tipo de conductas son siempre negativas.

Adopta una actitud asertiva: reduce el estrés y comunícate mejor

La asertividad te puede ayudar a controlar el estrés y la ira, mejorar tu capacidad de enfrentar desafíos o situaciones, evitar que la gente se aproveche de ti, lograr que no seas intimidante frente a los demás. Reconoce la conducta y la comunicación asertivas, y aprende a ponerlas en práctica.

Para comenzar presta atención a las siguientes preguntas y respóndelas con la mayor sinceridad:

·         ¿Expresas tus opiniones o te quedas callado?

·         ¿Eres capaz de defender tus derechos?

·         ¿Expresas tus ideas de manera clara, precisa y sin temor?

·         ¿Aceptas más trabajo aunque tengas la agenda completa?

·         ¿Te cuesta trabajo decir NO?

·         ¿Juzgas o culpas a los demás con facilidad?

·         ¿La gente parece tener miedo de hablar contigo?

·         ¿Prefieres darle la razón a alguien, aún sin tenerla, pare evitar conflictos?

Después de dar respuestas a las preguntas a qué conclusiones llegas. ¿Eres una persona asertiva?

Si ciertos problemas como la ira, el estrés, la ansiedad o el miedo se interponen en tu camino, considera la posibilidad de hablar con un profesional de la salud mental. La recompensa valdrá la pena. Al ser más asertivo, podrás comenzar a expresar tus verdaderos sentimientos y necesidades con mayor facilidad. Incluso es posible que obtengas más resultados de los que esperas.1

Israel Manuel Fagundo Pino
Últimas entradas de Israel Manuel Fagundo Pino (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 × cinco =