Pedro Sánchez, gobierno, España

He decidido seguir, afirma Pedro Sánchez en España

Luego de mantener en vilo a España durante cinco días, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció este lunes que continuará en el cargo, aunque pidió una movilización ciudadana.

He decidido seguir, con más fuerza si cabe, declaró en el Palacio de la Moncloa con breves palabras, en las que subrayó que España tiene que dar un paso adelante y frenar las campañas de descrédito, bulos y lodazal que domina la política actualmente.

Sobrio y sin estridencias, Sánchez reconoció que “la campaña de descrédito no parará”, explicó que su pausa para reflexionar con la familia, especialmente con su esposa Begoña Gómez, no fue una estrategia política, y pidió una actitud ejemplar futura de la ciudadanía.

La andanada de críticas de la derecha y ultraderecha no se hizo esperar, así como de tertulianos de un espacio plenamente identificado con este color político, Espejo Público de Antena 3.

Sin embargo, del bando del progresismo se constató una reacción eufórica y vertical en el alineamiento con el socialista Sánchez y el Gobierno de coalición que encabeza, junto a aliados de izquierda y socios dentro del Congreso de Diputados.

En las últimas horas, miles de personas alrededor de la sede socialista en Madrid y en varias ciudades de España, pidieron su continuidad.

Las concentraciones fueron creciendo no sólo en la capital española, sino en todo el país.

El pasado miércoles, Sánchez se dirigió a la ciudadanía a través de sus redes sociales para admitir que le había dolido profundamente los ataques contra su familia y especialmente a su esposa, por parte de la derecha y la ultraderecha.

Apuntó que se tomaría unos días de reflexión interrumpiendo su agenda pública hasta el lunes para comunicar si seguía adelante como presidente del Gobierno.

Junto con el creciente espaldarazo que recibió de sus partidarios y figuras del progresismo, entre ellos periodistas y personalidades de la cultura, la vicepresidenta primera, María Jesús Montero, que es la segunda del PSOE dijo:

‘Querido Pedro, hemos leído tu carta y preguntabas si merece la pena seguir. Pensamos que merece la pena seguir avanzando para mejorar el empleo, subir las pensiones y el salario mínimo, por la igualdad de las mujeres, por aumentar el gasto y becas en ciencia, seguir defendiendo la cultura frente a la censura y que los españoles vivan donde vivan tenga derecho a una vivienda’.

La razón principal de lo ocurrido apunta a los ataques desmedidos a su entorno familiar, con su esposa en primer plano, señalada por corrupción y tráfico de influencias por un seudosindicato denominado Manos Limpias, que tiene un prontuario asociado desde siempre a la ultraderecha en España.

Con información de Prensa Latina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − uno =