derrota,cachorros, béisbol

Cachorros en la peor racha de la 63 temporada de béisbol

Tras un inicio brillante en la 63 Serie Nacional de Béisbol con tres victorias en las primeras cuatro presentaciones ante Villa Clara y Ciego de Ávila, los Cachorros de Holguín continúan envueltos en la peor racha negativa del torneo.

La escuadrada comandada por Lugdis Pineda inició el camino en la temporada con dos sorprendentes éxitos ante Villa Clara en predios de su cuartel general el estadio Mayor General Calixto García, con los cuales lograron sorprender a los aficionados.

Sin embargo al conseguir la tercera sonrisa, en esta oportunidad ante Ciego de Ávila, el plantel  de la ciudad de los parques continúa sin encontrar la senda de la victoria, con un nivel de juego distante al logrado durante las primeras jornadas.

Tres fracasos en el cierre del enfrentamiento ante los tigres y dos más reciente frente a los Alazanes de Granma en Bayamo llevó a los holguineros al fondo de la tabla de posiciones, igualados con Santiago de Cuba con saldo de tres sonrisas en nueve presentaciones.

Si bien es cierto que el calendario llevó a enfrentarse al plantel a conjuntos con un dominio histórico como avileños, a los cuales solo derrotaron en una oportunidad en los últimos dos años, y granmenses con quienes suman la mayor cantidad de derrotas (165), podía esperarse un mejor récord o quizás un rendimiento más destacado sobre el terreno.

Claves de la racha negativa de los Cachorros

El pobre bateo del plantel con solo 38 carreras anotadas, promedio de bateo de .267 (puesto 14 en la Serie), mientras solo suman 23 extrabases, de ellos tres cuadrangulares (puesto 16 en la Serie) reflejan una de las claves de las derrotas.

Por su parte desde el cajón de bateo a la hora de producir con hombres en circulación solo promedian .273 con un cuadrangular y en once ocasiones remolcaron el empate o la ventaja.

Números discretos a la ofensiva para un deporte donde es necesario fabricar la mayor cantidad de carreras en pos de la victoria.

Por su parte desde el montículo los lanzadores exhiben efectividad de 6.25 y WHIP de 1.83,  en ambos casos muy superior a la media del torneo, mientras otro de los puntos negativos es el descontrol con solo 42 ponches y 50 bases por bolas.

Aún el torneo cubano es joven para calificar la actuación del plantel holguinero, como dice el refrán no es tan bueno un equipo cuando gana, ni tan malo como cuando pierde, pero será necesario un despertar en los Cachorros para brindarle un mejor espectáculo a una de las mejores aficiones del país.

Con información de Lázaro Andrés Reyes Figueredo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete − cinco =