Se deciden finalistas de las Pequeñas Ligas de béisbol

La semifinal del torneo nacional cubano de las Pequeñas Ligas de béisbol se jugará durante este sábado 24 y de ser necesario el domingo  25 con los enfrentamientos Pinar del Río-Santa Clara y Bayamo-Sancti Spíritus.

En cuartos de final el elenco de Santa Clara, como visitante, derrotó 2-1 a la representación de  Matanzas, mientras 2-0 lograron el pase a esta fase Pinar del Río sobre la selección  habanera del Cerro, Sancti Spíritus ante Camagüey y Bayamo, campeón en 2020 y 2023, sobre Santiago de Cuba.

El equipo que alce el título representará a Cuba en la Serie Mundial, con sede en la ciudad estadounidense de Williamsport, Pensilvania, del 14 al 25 de agosto próximo.

La mayor de las Antillas lo hará por segunda ocasión consecutiva, tras un debut histórico en 2023 por parte del plantel de Bayamo.

Las Pequeñas Ligas de béisbol constituyen un movimiento global que rebasa los 200 mil equipos en más de 80 países.

Datos:

Béisbol en Cuba, (o la pelota como también se le denomina por sus aficionados). Es considerado el deporte nacional, sus orígenes oficialmente se remontan a 1894 en el legendario Palmar de Junco. Este deporte apasionante y masivo ha alcanzado resultados incontables que le han adjudicado una cadena de victorias que son disfrutadas por sus admiradores, que colman las gradas, animan a sus equipos, discuten y opinan en las calles.

Orígenes

En 1845 el béisbol se populariza en Estados Unidos después de que Alexander J. Cartwright fundara el equipo Knickerbocker, primero en Nueva York y del mundo. Sin embargo, el apasionante deporte de las bolas y los strikes rebasa pronto las fronteras de Norteamérica.

Se dice que Cuba es la segunda patria del Béisbol pues los marinos yanquis que visitaban el puerto de la provincia de Matanzas y los jóvenes estudiantes se convierten en principales difusores del nuevo pasatiempo que surge con pasión arrolladora. Todo comenzó en 1865, cuando un grupo de estos jóvenes norteamericanos enseñó el arte de jugar Pelota. Ya en aquella época se comenzó a jugar tanto en Matanzas como en el Vedado habanero.

Años después, cuando el pueblo cubano se encontraba estremecido por el fusilamiento de los estudiantes de medicina, el 27 de noviembre de 1871, muchas familias ricas o de clase media, enviaron a sus hijos a estudiar a escuelas y universidades de los Estados Unidos. Muchos de ellos, incluyendo a Nemesio Guillo (considerado el fundador del béisbol en Cuba), José Dolores Amieva y sus dos hermanos, se entusiasmaron con el béisbol que se practicaba en ese país y cuando regresaron a Cuba, introdujeron la técnica y ayudaron a propagar el deporte. Ellos crearon un equipo en Matanzas y comenzaron a jugar en terrenos yermos, los que al no tener cercas, parecían potreros. Pronto se construyó en Pueblo Nuevo, Matanzas, el histórico estadio del Palmar del Junco, reconocido como el primero de su clase en la isla y donde se escribieron paginas de gloria en la pelota cubana.

El 1 de octubre de 1868, el Capitán General de la Isla, Francisco de Lersundi dicta un decreto que suprime la práctica del béisbol en territorio nacional, por considerarlo “un juego antiespañol y de tendencia insurreccionales, contrario al idioma y que propicia el desamor a España…” (Cuba entonces era colonia de España).

No estaba del todo desacertado el Capitán General, pues no pocos de los pioneros cubanos del béisbol conspiraron contra el poder de España, e incluso algunos de ellos murieron en los campos de batalla o en el más cruel destierro.

Sin embargo, oficialmente el nacimiento del Béisbol_en_Cuba se apunta al 27 de diciembre de 1874, fecha histórica donde se enfrentan los equipos de Habana y Matanzas en el legendario Palmar de Junco, porque fue el primer juego oficial divulgado.

En cuanto a la fundación del primer campeonato cubano de béisbol, comenzó el 29 de diciembre de 1878 con un desafío entre Habana y Almendares, los que más tarde devendrían eternos rivales de nuestra pelota profesional. El partido se efectuó en el terreno del Habana, en la calle Línea, Vedado, donde hoy está el Hospital materno América Arias.

En su patio, prisionero tras una cerca de alambres que no permite acercamiento a peatones, se halla el busto del mártir Emilio Sabourin, manager del Habana, quien muriera el 5 de julio de 1897 desterrado en el Castillo del Hacho, Ceuta, plaza enclavada en la costa septentrional de Marruecos, pero perteneciente a la provincia española de Cádiz.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × cinco =