caminar, ejercicio, salud

Caminar requiere una correcta práctica para el buen ejercicio

Caminar es un ejercicio saludable, sencillo y económico, sin embargo, practicarlo incorrectamente ocasiona dolores y malestar físico, por lo que hay que evitar los errores, según un artículo publicado en National Geographic.

Tras consultar opiniones de varios expertos, el escrito destaca cinco aspectos a tener en cuenta al dar una caminata, pues hacerlo correctamente ayuda a prevenir desde enfermedades cardíacas, diabetes e hipertensión arterial hasta el cáncer.

Aunque se trata de un ejercicio sencillo, hay que evitar las lesiones y, para ello, conviene prestar mucha atención a la hora de elegir las mejores zapatillas de andar para no dañar los pies.

Se sugiere elegir un calzado deportivo que ofrezca una suela que soporte el impacto de la marcha, sea cómodo y se ajuste correctamente.

Llevar un calzado mal ajustado puede provocar rozaduras, ampollas por fricción, llagas en los dedos y dolor general, y convertir una actividad placentera en una molestia.

Los especialistas aseguran que al andar los brazos también desempeñan un papel importante, pues actúan como contrapeso de las piernas en un movimiento natural.

Aconsejan mover cada brazo en oposición al movimiento de la pierna e intentar relajar las extremidades superiores y que se alternen con naturalidad, pues dejarlas a los lados o balancearlas fuertemente puede reducir la velocidad de la marcha.

Aseguran también que mantener una postura erguida pero suave, con los hombros sueltos, reduce la tensión en el cuello, permite relajar las caderas y afloja los músculos de la zona lumbar.

Añaden que no se debe caminar nunca con la cabeza gacha, ya que obliga al cuerpo a trabajar mucho más para mantener la alineación y puede provocar fuertes dolores en la columna cervical.

Advierten, además, que no hay necesidad de dar grandes zancadas, pues son menos estables y el caminante puede sentirse un poco desequilibrado, más bien se debe intentar mantener los pasos relativamente cerca del torso, que sean cortos y rápidos, lo que ayudará a mantener la columna recta y evitará sobrecargar la espalda o la cadera.

Por último, los especialistas aconsejan mantenerse hidratado durante la marcha, beber una pequeña cantidad de agua u otros líquidos a intervalos regulares.

En este contexto sugieren evitar las bebidas con cafeína antes del paseo, porque su consumo provoca pérdida de líquidos y da más sed.

Con información de Prensa Latina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − 13 =