Carola y James Michael, miembros del grupo Amigos de Cuba en Victoria, Canadá
Carola y James Michael se emocionan con cada visita a Holguín. Foto: Arnaldo Vargas

Carola y James, unidos por el amor y la solidaridad con Cuba

Aunque dice un viejo refrán que, “el amor entra por la cocina”, el que comparten Carola Brochocka y James Michael Crawford comenzó por Cuba, con el ingrediente especial de la solidaridad; y confesó ella que, “esa coincidencia nos ha marcado para siempre, porque también nos hemos enamorado de este país, de la sociedad que construyen los cubanos y eso aporta mucho a quienes aman la familia, la paz y la libertad”.

Explica la comunicativa hija de emigrante polaco y madre canadiense que, en medio de los preparativos de un viaje a La Habana, una amiga común puso la primera piedra. Ellos se miraron fijamente y fue suficiente para el inicio de una relación que, les ha hecho mucho bien, según su propia confesión, puesto que, demostrado está: el amor es el sol que ilumina la vida.

Ella se desempeña como maestra de inglés y francés, y como está dotada de una inteligencia privilegiada, también estudia Historia del Arte, debido a que, como ella misma comentó, mientras más capacitada esté, mejor puede ayudar a quienes tienen el interés de crecer como personas instruidas para enfrentar la vida.
¿Y su compañero, que tanto la ama y protege?

James Michael, apasionado a la horticultura y la fotografía, ratificó la dicha de compartir su vida con una mujer especial, que apoya sus ideas y proyectos.

Él ha venido seis veces a Cuba, pero sus relaciones con la isla comenzaron mucho antes, cuando vino con su padre, un ingeniero, vinculado al sindicato de pescadores, que compartía los ideales de Fidel Castro y a quien el gobierno canadiense le encomendó la misión de construir una procesadora de pescado en La Habana, a donde viajaba después, sistemáticamente, como asesor.

James considera que, aunque los cubanos tienen limitaciones económicas, debido al bloqueo estadounidense, este país es el mejor ejemplo de cómo debe funcionar el mundo en cuestiones de independencia, paz y solidaridad.

Carola coincide con James, y al referirse a sus vínculos con Cuba, considera que es una de las mejores cosas que le han pasado en la vida, por cuya razón, agradece mucho al Icap, que los recibe y atiende como hermanos, conjuntamente con otras autoridades y la población, con la que ha sostenido interesantes intercambios durante esta primera visita.

Siempre hay una primera vez

La primera vez que Carola pisó suelo cubano fue como turista, en 1994, vacacionando en La Habana y Varadero. En aquellos momentos, el país se enfrentaba a las muy difíciles condiciones del denominado Período Especial, como consecuencia del derrumbe del campo socialista en Europa, principal proveedor de alimentos, insumos y otros recursos.

Desde entonces ha vuelto en otras tres oportunidades, incluyendo esta primera visita a Holguín como integrante del grupo Amigos de Cuba en Victoria, en el cual lleva dos años. Anteriormente vivía en Vancouver, donde estaba vinculada a otros amigos de la solidaridad con Cuba.

Lea también: 

Marisol, expresión de amistad entre chilenos y cubanos

“Estos encuentros permiten intercambiar con personas de diferentes sectores de la sociedad cubana y debo reconocer, que aquí uno se siente bien atendido, como alguien allegado en el orden emocional, espiritual, pues en nuestros países las cosas no funcionan de esa manera, porque las personas son más reservadas”.

Como descendiente polaca ella encuentra que hay algunas similitudes con la cultura cubana y admira la manera en que se defiende la cultura nacional.

Confiesa además que le impresionan los detalles arquitectónicos, la historia de la nación, la gente, los colores. Y le gusta ver cómo conservan la naturaleza, el cultivo de plantas ornamentales y que, en cualquier lugar se puede ver un jardín bien atendido.

“Desde que me incorporé al grupo he sentido mucho apoyo y esa ayuda mutua es primordial, porque las personas envejecen y es necesaria la incorporación de jóvenes, que aporten nuevas ideas. En ese sentido siento que ellos están contentos con mi trabajo y las sugerencias que propongo”.

Mucho favorece su condición de educadora a la labor que realiza para incorporar jóvenes al grupo y cuando vienen a Cuba se admiran al apreciar cómo las nuevas generaciones apoyan a su revolución, reconocen lo que hace el gobierno para sostener los servicios de salud, educación y otras conquistas, a pesar de los perjuicios que ocasiona el bloqueo estadounidense.

Carola ha interiorizado muy bien el principio martiano, que asumió la revolución cubana desde que alcanzó la victoria hace 65 años: “con todos y para el bien de todos: una fórmula del amor triunfante”.

“Por esa razón nos place ver cómo los jóvenes que se suman a nuestro solidario proyecto admiran cómo los cubanos disfrutan los mismos deberes y derechos, sin importar la edad, sexo, color de la piel, procedencia social o patrimonio que poseen, porque viven en una sociedad integradora, que suma en vez de dividir y restar”.

Realidad que —aunque los enemigos tratan de desvirtuarla por todos los medios posibles, no podrán jamás convencer a quienes piensan con mente propia— , porque Cuba lo ha demostrado con creces en defensa de otros pueblos, ya que la solidaridad forma parte esencial de la cultura cubana.

Carola, James y este periodista, coincidimos en que, todo lo que se hace con y por amor perdura, como ha sucedido desde 1959 con las amistosas y amplias relaciones entre Cuba y Canadá. Países que, desde 1945 ya sostenían relaciones diplomáticas.

Razones que enaltecen la amistad y solidaridad que protagonizan los miembros del grupo Amigos de Cuba en Victoria, Canadá, del cual forman parte Carola y James, quienes, de manera concluyente afirmaron:  “Daríamos hasta nuestros corazones por Cuba”.

Integrantes brigada de solidaridad, Cuba, homenaje a Fidel
“El homenaje permanente a Fidel forma parte de nuestro amor por Cuba”, reconocieron Carola y el cubano canadiense Armando Pinero. Foto Randy Caravaggio

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

7 − 6 =