voluntarios rusos, #luna #Rusia #simularán #viaje #voluntaros
Voluntarios rusos que simularán vuelo a la Luna. Foto: Prensa Latina

Rusia: voluntarios simulan vuelo a la Luna por un año

Seis voluntarios se encerrarán desde este martes y por espacio de 365 días en una instalación preparada al efecto para simular un vuelo a la Luna, informó el Instituto de Problemas Médico-Biológicos de Moscú.

Según el comunicado de la entidad científica, durante el experimento titulado Sirius-23 se estudiará la adaptación del organismo humano a un hábitat artificial y a las condiciones extremas, lo que contribuirá a diseñar el apoyo médico y biológico para vuelos espaciales orbitales e interplanetarios ultralargos.

Asimismo, el proyecto ayudará a conocer mejor las particularidades del movimiento corporal y del ejercicio de actividades profesionales en condiciones de gravedad en la Luna.

La misión simulará los principales hitos de una expedición lunar: vuelo a la Luna, acoplamiento a una estación orbital, trabajo en la órbita lunar, cinco alunizajes y el viaje de vuelta a la Tierra.

Se trata de la cuarta fase del proyecto Sirius; en las anteriores, en el periodo de 2017 a 2022, se simularon misiones espaciales de 17 días a ocho meses de duración.

Participarán en esta misión cinco nacionales de Rusia (Yuri Chebotariov, Anzhelika Parfiónova, Ksenia Orlova, Ksenia Shishénina y Rustam Zarípov), así como Olga Mastítskaya, de Belarús.

Con información de Prensa Latina

Datos:

Efectos del viaje espacial en el cuerpo humano

Los efectos más significativos de la estancia prolongada en el espacio son la atrofia muscular y el deterioro del esqueleto humano.2​ Otros también significativos incluyen el empeoramiento de la función hepática, pues el hígado se vuelve graso e inicia un proceso de fibrosis.3​ Se deforman y alteran igualmente las funciones del aparato circulatorio (la sangre se concentra en la mitad superior del cuerpo por falta de gravedad y se produce una bajada en la creación de eritrocitos) y se debilita el sistema inmunológico. La falta de gravedad descomprime el tejido intervertebral, de forma que crece más y los astronautas que llevan mucho tiempo en el espacio vuelven inusitadamente más altos a la Tierra. Síntomas menores incluyen redistribución de fluidos (causando la apariencia de “cara de luna” en imágenes típicas de astronautas en ingravidez),45​ la pérdida de masa corporal, la congestión nasal, algunos trastornos de sueño y un exceso de flatulencias. La mayoría de estos efectos comienzan a disminuir o remiten al volver a la gravedad terrestre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 + 6 =