cáncer de mamas, día mundial, salud, mujeres, Holguín

Por un diagnóstico, atención y tratamiento oportunos del cáncer de mama

Cada vez que se pierde una vida por el cáncer de mama es una familia y amigos que quedan desolados, es una persona que perdió años de vida y la oportunidad de continuar siendo útil a la sociedad, y en sentido general, es una pérdida irreparable por alguien que no estará más físicamente.

A propósito del Día Mundial de prevención del cáncer de mama, este 19 de octubre, resulta válido conocer más acerca de esta localización oncológica que posee una alta incidencia en la provincia de Holguín y en Cuba, de ahí la necesidad de tomar en cuenta algunos elementos, en especial por las féminas para prevenir este flagelo.

Este cáncer en Cuba históricamente es uno de los más frecuentes, luego del de piel que suele ser el que más incide. Sin embargo, al cierre del año 2022 en territorio holguinero la localización de mama   De esa misma manera se comporta en nuestra provincia fue identificada como la de mayor incidencia en las féminas, seguido por tráquea, bronquios y pulmón, respectivamente.

Y es que esta es una enfermedad muy recurrente en las mujeres postmenopáusicas, por lo cual a medida que aumenta la edad se incrementa el riesgo de padecerlo, lo que no quiere decir que pacientes premenopáusicas o más jóvenes no sean blanco de la misma. De ahí la valía de la acción de los programas de pesquisa en las áreas de salud, reforzada por los oncólogos especialistas que van a los diferentes policlínicos y a los municipios.

En la Atención Primaria de Salud (APS) todos los casos valorados por los médicos de familia o por el Grupo Básico de Trabajo (GBT), según establece este programa son interconsultados con los oncólogos. Si algún caso requiriera atención secundaria se remiten a la consulta de clasificación, donde interviene un mastólogo. Allí se definen los casos, donde se retornan al área de salud o se remiten al Centro Oncológico Territorial, si es necesario hacer algún proceder diagnóstico o cirugía. Históricamente los municipios de Antilla, Gibara y la ciudad capital provincial son los que mayor número de casos aportan, con un por ciento importante de diagnósticos nuevos cada año.

cáncer de mamas, salud, mujer
Fuente: img.eropaespress.es

Si bien  alrededor de un 75 u 80 por ciento de las pacientes con este cáncer no evidencian un factor de riesgo aparente, existe un factor genético que representa alrededor de un 10 por ciento, sobretodo quienes tienen antecedentes de primera línea de este cáncer. En los factores de riesgo igualmente se incluye a mujeres que nunca parieron, pues como las mamas no sufrieron el efecto protector de la lactancia, el riesgo aumenta.  Incluso los entendido en la materia aseguran que unos de los factores de riegos más importantes son la edad y la condición de ser mujer, ya que de cada 100 mujeres diagnosticadas se detecta a un hombre que lo padece.

Igualmente resulta lamentable que se diagnostiquen casos en etapas avanzadas de la enfermedad, sobretodo porque esta etapa  es fácilmente detectable, por ser casos que presentan alteraciones y retracción a nivel de la piel, la aureola y el pezón, con edemas. Por otro lado, hay algunos casos que solo se detecta un nódulo palpable y no necesariamente evidencia todos los síntomas clínicos del cáncer de mama. Esto quiere decir que ante la presencia de una lesión palpable de la mama se debe acudir al médico porque puede tratarse de una enfermedad maligna.

Resulta importante reconocer que el diagnóstico del cáncer del cáncer de mama no necesariamente significa la muerte porque en la actualidad se cuenta con una serie de armas terapéuticas que incluyen Quimioterapia, Cirugía, Radioterapia, Tratamientos hormonales, componentes vacunales e Inmunoterapia que brindan un mejor pronóstico a las afectadas.

Siempre el control de la enfermedad o la curación estará en dependencia de la etapa clínica del caso, donde los de estadios avanzados tienden a recaer con mayor frecuencia. Existen dos periodos críticos para la enfermedad: los primeros dos años y luego los primeros cinco años, lo cual no quiere decir que haya quienes respondan adecuadamente a la quimioterapia, se logre el control sistémico y local de la enfermedad, con la cirugía y la radioterapia y se alcance un periodo de sobrevida prolongado. En las etapas iniciales diversos mastólogos valoran incluso la posibilidad de curación de los carcinomas in citu.

De ahí parte la recomendación a las féminas mayores de 20 años de edad de realizarse el autoexamen de mama, cada mes, una semana luego de la menstruación.

La diferencia entre la vida o la muerte relacionada con esta enfermedad puede estar dada por este  autoexamen. Su práctica sistemática es capaz de ponerle freno a un flagelo que cobra en territorio holguinero más de un centenar de vidas como promedio cada año.

Entre los principales logros que exhibe el programa se halla la integración en la atención a las pacientes de un equipo multidisciplinario compuesto por varios profesionales de la salud, entre los que destacan mastólogos, patólogos, imagenólogos, psicólogos, enfermeras, radioterapeutas y quimioterapeutas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 5 =