Apagones, Cuba, Economía, Electricidad, Empresa Eléctrica, Sistema Eléctrico Nacional, Termoeléctrica, Unión Eléctrica (UNE)

UNE no prevé afectaciones en generación de electricidad

La Unión Eléctrica (UNE) prevé para hoy una condición positiva en el sistema eléctrico nacional (SEN), por lo que existe la posibilidad de que por segunda jornada consecutiva no ocurran interrupciones al servicio por déficit de generación.

No obstante, el ingeniero Lázaro Guerra Hernández, director técnico de la UNE, aclaró que se trabajará con baja reserva, y cualquier cambio en las condiciones pronosticadas podría provocar una afectación durante el pico nocturno, aunque sería baja su magnitud y de corta duración.

En la actualización de la UNE, transmitida en vivo cada mañana por los medios de comunicación de Cuba, el especialista aseguró que este martes se logró cubrir las demandas de energía eléctrica en el país y no hubo apagones por déficit.

Precisó además que se encuentran dos centrales termoeléctricas en mantenimiento, y dos con averías, las cuales se deben incorporar en los próximos días al SEN.

Con información de Agencia Cubana de Noticias

Díaz-Canel en TV: Agradecer siempre a nuestro pueblo su heroísmo, su apoyo, su comprensión y su aporte (+ Video)

Arleen Rodríguez.-  Estamos ahora en medio de una situación complicada, usted lo decía al principio, una situación donde, por ejemplo, en el tema energético vuelve a complicarse la disponibilidad de divisas, ha ralentizado otra vez los procesos; se han tomado medidas que han detenido procesos importantes de producción, la ciencia se ha afectado, sectores estratégicos, la salud, la producción de medicamentos.  Si usted tuviera que definir ahora mismo, ¿cómo valora, con respecto a otros periodos, la situación que está viviendo Cuba ahora?  ¿Qué usted le diría al pueblo de Cuba en cuanto a necesidad de entender, de comprender y de aportar a la situación que tenemos?

Miguel M. Díaz-Canel.-  Primero, un enfoque del problema.  Por ejemplo, en los ejercicios que cotidianamente hacemos de análisis de la situación donde intercambiamos ideas, criterios para también comprender lo que vivimos y cómo enfrentarlo, la mayoría de las compañeras y compañeros coinciden en que el problema fundamental del país es la baja disponibilidad de divisas, por los niveles de exportación, también por las cosas que nos han cortado en remesas, en créditos –es uno de los pocos países del mundo que funciona sin créditos–, y otras personas han hecho la observación de que el problema es de producción.  Creo que los dos problemas están muy relacionados.

Es necesario producir, porque si tú no creas riquezas no tienes cómo distribuir las riquezas, y mucho menos cuando aspiramos a distribuir las riquezas en función de justicia social, en función de crecimiento, de desarrollo social, en función también de conceptos de equidad.  Pero muchos de los procesos para crear riquezas en Cuba dependen de determinadas cantidades de divisas.  Entonces, están los dos problemas: estamos viviendo precisamente en un momento donde la producción está muy deteriorada y tenemos baja disponibilidad de divisas.  Tú me puedes decir: “Es imposible, no hay quién salga de esta situación”.

Sí se puede salir.  Hay reservas, hay reservas de productividad, hay reservas de ahorro, hay cosas que se pueden hacer con un mínimo de divisas y otras se pueden hacer casi sin divisas.  Lo que pasa es que tenemos que creérnoslo, y esa es una discusión que es política, que la estamos haciendo ahora y la estamos sistematizando en encuentros de intercambio que en estos días hemos hecho con los burós provinciales del Partido en cada uno de los territorios.  Porque lo que sí no podemos es renunciar a los sueños de la prosperidad posible para nuestro país, que este pueblo lo merece como nadie.

Tenemos que aprovechar las posibilidades que tenemos como Estado socialista de planificar y distribuir recursos disponibles para priorizar las producciones que en este momento nos podrían dar más posibilidades, y también para proteger a las personas que pueden estar en una situación de desventaja social o de vulnerabilidad, preservando la mayor justicia social posible en estas condiciones.

Porque estamos en un momento donde hay una contracción de la disponibilidad de divisas, eso provoca que podamos comprar menos alimentos, menos insumos, menos materias primas.  Eso impacta entonces en sectores sociales como la salud, la educación, la producción de medicamentos, que siguen siendo una prioridad.

Hay un camino de remesas que ha ido hacia el mercado ilegal de divisas, y ese mercado ilegal, que por las insuficiencias que tiene el mercado legal que no lo puede contrarrestar, se ha convertido en un lugar donde se van a hacer cambios ilegales y donde casi te fijan las tasas de cambio y te fijan los precios de los productos.  Todo eso, indudablemente, trae desequilibrios, trae desajustes en la economía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + 11 =