Dra. holguinera, especialista Internado vertical
Yanet Pupo Estupiñán, mediante el internado vertical se convirtió en especialista de primer grado en Medicina Intensiva y Emergencias Médicas pediátricas. Foto: Juan Pablo Carreras/ACN

Internado vertical, experiencias desde Holguín

El internado vertical es una modalidad empleada desde el curso 2015-2016 por la carrera de Medicina en la provincia de Holguín, aunque las primeras experiencias en esta modalidad en el territorio  datan de los primeros años luego del triunfo revolucionario del primero de enero de 1959, en momentos en que el país se quedó con pocos médicos ante la emigración masiva de estos profesionales.

Sobre las experiencias aportadas por esta modalidad en el territorio, luego de casi una década de puesta en funcionamiento, comentó la doctora Yanet Pupo Estupiñán, que optó por ella para convertirse en especialista de primer grado en Medicina Intensiva y Emergencias Médicas pediátricas.

“Mi experiencia con el internado vertical ha sido maravillosa, pude formarme como especialista y llevo más de un año graduada, me va bien en la esfera laboral y estoy motivada a trabajar cada día en el cuidado y protección de niñas y niños. Asumo esta experiencia con muchos deseos de hacer todo cuanto esté a mi alcance por la salud de mis pacientes pediátricos. En la actualidad trabajo en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Octavio de la Concepción de la Pedraja. Opté por la especialidad porque desde el primer año de la carrera me vinculé como alumna ayudante voluntaria en el servicio de Cuidados Intermedios con mi tutora, la doctora Marlina, así fui dando mis primeros pasos y motivándome por esta especialidad al trabajar con los niños y al ver la labor que se desempeña en estas unidades.

“En el curso 2018-2019 inicio mi internado vertical, donde en el sexto año de la carrera se debe rotar por las especialidades básicas, pero al verticalizarse se va directo al servicio donde se desarrollará la especialidad y quedas exento de las otras rotaciones. Formarme en esta especialidad ha sido algo muy bonito porque lleva implícita mucha responsabilidad, entrega, consagración y aptitud. A eso sumamos que una etapa de nuestra formación aconteció en el medio de la pandemia de Covid-19. Esto no nos impidió vencer los objetivos docentes y ganar las habilidades que requiere la especialidad.

“El optar por el internado vertical es una decisión muy personal, teniendo en cuenta que si tiene bien definida la decisión de la especialidad llegas de manera directa. Con ella adelantas un tiempo a tu formación y te lleva directo a lo que disfrutas hacer, sin menospreciar que  las rotaciones por las especialidades en el sexto año de la carrera son importantes, aun cuando se vencieron durante la formación de pregrado.”

Lea también: La reacreditación, el reto de emplear una medicina distintiva 

Esta modalidad parte del proceso de especialización desde la etapa estudiantil para quienes destacan en las diferentes ramas médicas, provechosa iniciativa que contribuye a suplir las necesidades de especialidades anémicas en los territorios.

Según el doctor George Augusto Velázquez Zúñiga, decano de la Facultad de Ciencias Médicas Mariana Grajales Coello, “esta fue una estrategia empleada por primera vez por el Ministerio de Salud Pública, que no es exclusiva de Cuba, pues se ha aplicado con anterioridad a nivel mundial. En el caso particular de Holguín se retomó en el curso 2015-2016 con 10 especialidades y 30 estudiantes. Hoy ha crecido en número hasta encontrarse más de 270 estudiantes incorporados al internado vertical, en más de una treintena de especialidades”.
Decano de Ciencias Médicas, Holguín
Doctor George Augusto Velázquez Zúñiga, decano de la Facultad de Ciencias Médicas Mariana Grajales Coello. Foto: Dianisel Ballester
Ello propicia que los estudiantes con una formación destacada, en condición de alumnos ayudantes, que en su sexto año se encuentren vinculados a la formación de una especialidad puedan elegir esta opción.
Dr.José Leandro, espcialista, Internado vertical
Doctor José Leandro Pérez Guerrero, especialista en Cardiología, formado con el internado vertical. Foto: Cortesía del entrevistado

Tal fue el caso del doctor José Leandro Pérez Guerrero, actual especialista de primer grado en Cardiología que llegó a la especialidad gracias al internado vertical: “tuve el privilegio de escoger esta modalidad que busca adelantar en el tiempo la formación de especialistas. Ha sido muy buena experiencia porque se observan los frutos de todo el esfuerzo que tiene que hacer cada médico para formarse venciendo los contenidos pertinentes y las habilidades en cada año de la residencia.

“Esto necesariamente implica sacrificio, perder horas de sueño y descanso, abandonar cosas que normalmente hacemos los jóvenes. Considero que es una vía de obtener la especialidad que uno quiere y se aplica en la provincia con buenos resultados porque nos formamos con buena calidad, con el mismo claustro y en los mismos escenarios asistenciales que lo hacen quienes eligen la manera tradicional de hacerse cardiólogos, luego de cursar Medicina. Esta experiencia por sus resultados se ha generalizado a otras especialidades y como yo muchos se han formado bien”.

Entre las ventajas que posee esta modalidad de formación se encuentra que el estudiante se vincula más rápido a una especialidad y la termina en un menor tiempo, sin restar calidad a su formación.

De manera que hasta la fecha se aprecian resultados positivos con un proceso ascendente incrementándose el número de especialidades que incursionan y la cantidad de estudiantes que optan por esta oportunidad de superación. De ahí el incentivo a la formación de internos verticales en aquellas ramas donde se requiere especialistas en un menor tiempo.

Dr.Wilber Jesus, internado vertical, Holguín
Doctor Wilber Jesús Riverón Carralero, optó por el internado vertical en Medicina Interna. Foto: Maylín Betancourt Verdecia

Wilber Jesús Riverón Carralero, logró ser especialista de primer grado en Medicina Interna mediante el internado vertical.

“Actualmente trabajo en el Hospital Clínico Quirúrgico Lucía Íñiguez Landín en ese servicio. Esta opción creo que más bien refuerza los conocimientos porque apuesta por la continuación del movimiento de alumnos ayudantes Mario Muñoz Monroy, que desde el segundo año ya yo era y por eso me decidí a optar por la especialidad y lograr una formación que si bien es más acelerada, no me va a dificultar adquirir conocimientos en otras especialidades porque más bien lo que pretende el internado vertical es graduar a un especialista lo más joven, acto y capaz  posible para su desarrollo en la sociedad”.

En esta opción además de Pediatría, Cardiología y Medicina Interna se encuentran, entre otras, especialidades como Ginecobstetricia, Ortopedia, Anestesia y Terapia intensiva, las cuales necesitan fuerza joven, incrementándose el relevo profesional y generacional. La provincia de Holguín se encuentra entre los territorios del país que más cubre las plazas de internado vertical y donde mayor número de especialistas por esta vía se gradúan.

El internado vertical pese a haber sido blanco de campañas subversivas para afectar su imagen, la comunidad universitaria holguinera en opinión del doctor Velázquez Zúñiga ha respondido de manera positiva. Incluso insignes doctores del territorio, como la Dr.C Pura Avilés, se graduaron décadas atrás por esta vía.

Como parte de una etapa más avanzada de esta modalidad, a los estudiantes de Medicina desde el cuarto año se les hace una primera propuesta de especialidades, teniendo en cuenta su ayudantía desde el segundo año.

Entonces al graduarse en sexto año se convierten en Médico General Integral con una verticalización en la especialidad, la cual continúa en lo adelante, en un tiempo menor que aquel que la obtiene después de graduado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × tres =