biofabrica, plantas, producción, Holguín
Las vías biotecnológica y tradicional son empleadas en la biofábrica nororiental. Foto: Nelson Rodríguez Roque

Biofábrica aplica métodos tradicionales y biotecnológicos

A la lombricultura, método efectivo de la agroecología, se recurre en la biofábrica de la provincia de Holguín, donde sus beneficios se incorporan al sustrato requerido en el llenado de bolsas.

Ocho canteros se crearon con dicho fin, hace pocos meses, en función de ayudar en el enraizamiento y vigor de plantaciones. Derivados de esa práctica son el humus, que se mezcla junto a estiércol animal y tierra vegetal, y el exilado, recolectado y empleado en el tratamiento y fumigación de plantas.

biofabrica, producción, plantas, Holguín
La planta holguinera, rehabilitada de forma capital hace dos años, comercializa diversas producciones agrícolas. Foto:Nelson Rodríguez Roque

Agustín Almarales, especialista del centro, informa que “se trabaja ahora fundamentalmente en el cultivo de plátano, que es nuestro objeto social y vianda necesaria en el país. La comercialización se realiza en su mayoría con polos productivos, en Beola (Rafael Freyre), Mayarí y Cueto, y también en Urbano Noris y Cacocum en los últimos días. Estamos desarrollando distintos clones de burro y plátano vianda. En el caso del primero, muy productivo y fuerte, laboramos las variedades 2012, el FHIA02 y el 21. Como plátanos vianda tenemos el FHIA04 y el enano guantanamero.

“Y hemos, aparejado al quehacer biotecnológico, incursionado en viveros, por el método tradicional. Compramos cormos (semillas) a los campesinos, y los desinfectamos y sembramos, en pos de lograr ventas de plantas a los 15 días, por lo general. Esta vía se diferencia de la biotecnológica, porque su ciclo es más breve, aunque es cierto que es menos productiva. El plátano no es cíclico, su siembra se efectúa en cualquier etapa, por lo que le caracteriza la resistencia”.

Además, fomentan malangas –xanthosoma y colocasia–, adquiridas por formas productivas con abasto de agua, dada la humedad que exigen. La biofábrica nororiental puede generar, como mínimo, un millón 500 mil vitroplantas anuales, después de reinaugurada hace dos años.

Esta entidad, adscrita a la UEB (Unidad Empresarial de Base) Semillas Holguín, igualmente comercializa, a través de la Delegación Provincial de la Agricultura, plantas de fruta bomba y ñame, este último recurriendo a la alternativa tradicional, fraccionándolo, de tal forma que de un quintal del tubérculo se obtienen de dos mil 500 a tres mil plántulas. Asimismo, en correspondencia con la diversificación de sus producciones, entrega posturas de tomate y pimiento.

La planta, paralizada más de 10 años, luego de alrededor de tres décadas de explotación y un deterioro alto de su equipamiento, fue rehabilitada de manera capital, invirtiéndose dos millones 748 mil 100 pesos e importándose tecnología de países como China o España.

Con información de Nelson Rodríguez Roque/Juventud Rebelde

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres − 1 =