Yadil Mujica, Cuba, Copa del caribe, béisbol
Yadil Mujica. Foto: AP

Cuba, un oro caribeño que renueva esperanzas en béisbol

Mientras festejan el oro ganado en la Copa del Caribe, los técnicos del equipo cubano de béisbol se enfocan hoy en los ajustes necesarios para enfrentar a fines de mes los Juegos Panamericanos.

Nueve años después del último título como selección, obtenido en los Juegos Centroamericanos y del Caribe de Veracruz, México, y a ocho del espectacular triunfo de Vegueros en la Serie del Caribe, un elenco de la isla mayor de las Antillas sube a lo más alto de un podio beisbolero.

Los dirigidos por el mentor Armando Johnson consiguieron imponerse en la final de la Copa del Caribe a Curazao por 3-1, resultado que tuvo dos protagonistas: el pícher Yoanni Yera (6.0 IP, 1CL, 5H, 10K) y el ex Grandes Ligas Erisbel Arruebarrena, quien sacudió jonrón decisivo en el sexto inning con un corredor en circulación.

La victoria fue la cuarta en línea para concluir el torneo de manera invicta y de paso desquitarse de la derrota sufrida ante el mismo adversario en el choque conclusivo del torneo caribeño de 2021.

Haber visto a los cubanos alzar un trofeo después de tantos años renueva las esperanzas de cara a los Juegos Panamericanos de Santiago de Chile, a donde la selección va con el único propósito de recuperar el oro perdido desde la cita continental de Guadalajara 2011.

En una temporada internacional marcada por el cuarto lugar en el pasado Clásico Mundial y un subtítulo por reglamento en los Centrocaribes de San Salvador, debido a que la lluvia impidió celebrar el juego final, el mejor cierre posible sería alzar el cetro en Chile.

La estrategia de reconstrucción paulatina del equipo aspira a un éxito que la valide ante una afición muy exigente y conocedora del béisbol.

En la Copa del Caribe el picheo mostró su potencial con una buena rotación liderada por Yera, Carlos Juan Viera y José Ramón Rodríguez, mientras el bullpen exhibe piezas interesantes a las que debe sumarse el talentoso pinareño Frank Abel Álvarez, con experiencia en las granjas del béisbol profesional japonés.

La ofensiva resultó más oportuna que abundante en un torneo que no sobresalió por la profundidad en las nóminas rivales.

El debutante Roberto Baldoquín, con currículo en ligas menores estadounidenses y campeón nacional con Las Tunas, el también jugador de cuadro Dayán García y el cácher Andrys Pérez lideraron el bateo, donde también destacaron los más experimentados Yadil Mujica, Yurisbel Gracial y el propio Arruebarrena.

Cuba enfrentará adversarios de mayor nivel competitivo en Chile y necesita llegar allí en el mejor estado de forma posible para resolver con éxito las diversas situaciones que se puedan presentar desde el inicio.

El oro en la justa caribeña renueva la confianza en el equipo, capaz de lograr un cetro de más linaje, como el continental, con el cual despedir el año feliz y proyectar en mejores condiciones la próxima temporada de béisbol internacional.

Con información de Norland Rosendo González/Prensa Latina

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + 6 =