España, política, Sánchez, investidura
El Rey de España, Felipe VI encargó al presidente, en funciones, Pedro Sánchez a formar el Gobierno. Foto: Prensa Latina

España: rey Felipe VI pide a Sánchez intentar investidura presidencial

El Rey de España, Felipe VI, en calidad de jefe de Estado, pidió hoy al actual jefe de Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, intentar la investidura presidencial.

Acto seguido, en rueda de prensa, Sánchez, quien también es líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), afirmó que trabajará con entusiasmo, intensidad e inteligencia en las negociaciones con los distintos grupos parlamentarios.

El político socialista deberá ahora acelerar un proceso de negociaciones, que puede ser extenso, para lograr pactos que le permitan someterse a las rondas de investidura en el Congreso de Diputados antes del plazo de vencimiento, 27 de noviembre.

Sánchez necesita, para conservar su puesto en el Palacio de la Moncloa, lograr mayoría absoluta (176 escaños) o, en segunda votación, mayoría simple (síes y noes), guarismos difíciles dada la polarización con la derecha y la extrema derecha.

«No tengo que esconderlo (…) las conversaciones son y serán discretas, pero los acuerdos (esperanzado en conseguirlos), serán públicos y tendrán el aval del Congreso e incluso del Constitucional”, admitió en rueda de prensa.

Aun así, Sánchez evitó mencionar claramente una eventual ley de amnistía para las personas que cumplen condena por el “procès” de Cataluña, pero subrayó que es la hora de la generosidad, el compromiso, el liderazgo y la política para resolver el problema político de esta región autónoma.

Justificó no referirse directamente a la amnistía en razón de concluir la ronda de contactos con los grupos parlamentarios, para luego fijar posiciones en torno a las exigencias.

De modo más vertical, el jefe del Ejecutivo en su comparecencia en La Moncloa fue en su rechazo a un referendo de autodeterminación en Cataluña.

No es lo mismo como en el caso de los indultos a los condenados por el “procès” porque, a día de hoy, puede constatar que fue una decisión acertada y bien tomada en aras del interés general, puntualizó.

«No voy a una investidura postiza, va a ser de verdad (…), no es una broma (…), me lo tomo muy en serio y no voy a hacer perder el tiempo a los españoles”, sentenció en clara referencia al mes que se tomó el conservador Partido Popular (PP) en una investidura que se sabía fallida desde el comienzo.

«Apelo a la responsabilidad de todas las fuerzas políticas para traducir esa mayoría social en un gobierno de progreso y convivencia», apostilló poco después de pedir a todos los grupos a cesar las ofensas en sus declaraciones.

Tras el fracaso del titular PP, Alberto Núñez Feijóo, al no lograr los votos suficientes en dos rondas en el Congreso de Diputados, el monarca dialogó este martes con casi todos los delegados de sus respectivos partidos.

Ayer, Su Majestad recibió UPN de Navarra, la diputada de Coalición Canaria, Cristina Valido, y el portavoz del PNV del País Vasco, Aitor Esteban.

Luego lo harán Yolanda Díaz, líder del movimiento Sumar, y Santiago Abascal, del ultraderechista Vox. Este martes, lo hizo con Feijóo y Sánchez.

De no lograrse la investidura en el Congreso de Diputados antes del 27 de noviembre, será imprescindible la convocatoria a nuevas elecciones generales para el 14 de enero de 2024.

La derecha se mantiene movilizada y busca a toda costa hacer naufragar los movimientos de Sánchez. Para ello ya convocó a una manifestación el próximo domingo en Barcelona.

Con información de Prensa Latina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 − tres =