Переход, paso peatonal soterrado, Holguín
Estado actual del paso peatonal soterrado en la ciudad de Holguín. Foto: Yamila Pupo Otero

“Переход”, en espera del paso a la solución

Desde hace tiempo el paso peatonal soterrado “Переход”, o Pirijod de Manuel, en la ciudad de Holguín dejó de ser una construcción utilitaria para convertirse en espacio de suciedad y fétidas aguas estancadas sin una solución definitiva que rescate su funcionalidad estética y social.

Ubicada en la Avenida de los Libertadores en una zona de afluencia pública —cercana a la terminal intermunicipal Dagoberto Sanfiel y el estadio de béisbol Mayor General Calixto García Íñiguez— esta obra de la ingeniería civil holguinera, diseñada al estilo ruso, tuvo años atrás  —aunque efímero— un uso provechoso y ornamental; pero hoy su imagen afecta la concepción urbanística y ambiental a la que aspira esta urbe, una de las más pobladas de Cuba.

Su edificación se sustentó en un proyecto que buscaba la seguridad vial en un tramo de considerado tránsito automovilístico. Un buen propósito que hasta hoy justifica su inversión; sin embargo, descuidos en su mantenimiento y conservación e indisciplinas sociales y conductas ciudadanas inadecuadas e irresponsables han propiciado la pérdida de su uso.

En la actualidad los holguineros no utilizan este paso peatonal soterrado por encontrase en condiciones insalubres e inseguras. Ocasionalmente por situaciones epidemiológicas concretas o celebraciones festivas en áreas aledañas se aprecian algunas acciones sanitarias que mejoran, por unos días, su situación higiénica y el drenaje de sus aguas malolientes y retenidas.

Y al parecer por ahora no se avizoran soluciones definitivas porque según dictámenes técnicos de la UNAICC en la provincia y de evaluaciones de las condiciones físicas de emplazamiento de esta obra cualquier variante para restituir su uso es costosa y compleja porque las rocas típicas de la zona tienen una alta presencia de grietas y fracturas y por tanto favorecen la infiltración y transmisión de las aguas subterráneas.

En otras palabras, desde el punto de vista hidrogeológico el lugar que se escogió para este tipo de construcción está considerado desfavorable. Entonces cabe destacar que cuando se decide construir una obra pública es necesario asegurar que existan todas las condiciones para su ejecución y sobre todo que prevalezca el dictamen técnico.

Las propuestas ingenieras que hasta el momento se evalúan para solucionar este problema recomiendan inyección de lechada de cemento y reparación arquitectónica, para atenuar en gran medida la afluencia de las aguas subterráneas, sin asegurar la efectividad permanente debido al alto agrietamiento de las rocas; o valoración alternativa de la construcción de un paso peatonal aéreo.

Pero, pasan los años y todavía no hay ninguna respuesta a esta problemática. ¿Vale la pena rescatar al “Переход”?

Está claro que las dificultades económicas y financieras actuales no están a su favor, al menos por ahora. No obstante, lamentablemente, es ejemplo de que cuando falla la prevención del impacto arquitectónico, social y ambiental a largo plazo de las infraestructuras, los recursos económicos y humanos invertidos caigan en saco roto.

Paso peatonal soterrado, Holguín
Paso peatonal soterrado en desuso en la ciudad de Holguín por desfavorables condiciones higiénicas. Foto: Yamila Pupo Otero
Yamila Pupo Otero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece + diecisiete =