diabetes, niños
Niños de Holguín que viven con la condición de Diabetes. Foto: Maylín Betancourt Verdecia

La diabetes en edades pediátricas, atentos ante tendencia al incremento

Ante cierta tendencia al incremento de casos de pacientes pediátricos diagnosticados con diabetes tipo uno en la provincia de Holguín, llega la explicación oportuna de la especialista en Endocrinología y jefa de este servicio en el hospital pediátrico Octavio de la Concepción de la Pedraja, doctora Elena Rodríguez Font.

Ella ha dedicado gran parte de su vida y experiencia a la atención a niños que padecen esta enfermedad crónica en la cual el páncreas no produce suficiente insulina, lo que resulta en niveles elevados de glucosa en la sangre. En cuanto al comportamiento de esta condición en este territorio nororiental comparte algunas ideas, a tomar en cuenta por las familias que tienen en su composición un integrante en edad pediátrica.

¿Qué particularidades tiene la diabetes en la infancia?

-“Esta condición como prefiero llamarle tiene entre sus particularidades es que el páncreas, una glándula que se encuentra en el abdomen no produce insulina y al no producir esta hormona que traslada la glucosa, el alimento consumido con alta carga de glucosa no va a llegar a los tejidos donde debe llegar y por lo tanto se acumula en la sangre. Al pasar esto da la hiperglucemia, donde comienza a salir la glicemia por la orina, con una repercusión negativa sobre los órganos diana y las estructuras vasculares,  lo cual puede traer serias complicaciones a los niños.

“Esta es una entidad que dentro de sus parámetros es recomendable proporcionarle al paciente en primera instancia la insulina, que viene en un frasco inyectable que deben administrárselo cuatro veces al día y este es el primer cuidado que deben de tener. Para cumplir con su tratamiento usan un dispositivo donado por la firma Suiza Novo Nordisk que todos los niños en Cuba lo tienen y sustituye la jeringuilla. Se trata de un dispositivo en el cual la aguja es mínima, no causa dolor, no tienen que guardarlo en refrigeración, tiene una dosis regulable a través de esa pluma y es muy cómoda.

“Lo segundo a cumplir es la dieta, pues no deben consumir alimentos dulces, fritos, en la que deben velar suministrarle al organismo una caloría fija en correspondencia con la edad y actividad física que realizan. Estos son dos pilares de tratamiento fundamentales a cumplir en el cuidado de estos niños diabéticos. Siempre que un niño diabético tenga su tratamiento adecuado, libera la insulina cuando come, si la alimentación dada lleva las calorías adecuadas, con la calidad requerida, el niño puede tener una perfecta salud en relación con su enfermedad.

“Lo anterior se debe aparejar a la actividad física, el tercer pilar de tratamiento, y el cuarto radica en la educación diabetológica porque no hacemos nada con ponerle la dosis adecuada y no educar al paciente. Lo primero es el aspecto psicológico de cada paciente, en aras de educarlo para que aprenda a vivir con esta condición”.

diabetes, niños
Doctora Elena Rodríguez Font, especialista en Endocrinología y jefa de este servicio en el hospital pediátrico Octavio de la Concepción de la Pedraja. Foto: Maylín Betancourt Verdecia
¿Cuál es el tipo de diabetes más común en niños?

-“En estas edades la más frecuente es la diabetes tipo uno, y esta generalmente tiene un daño inmunológico. Aunque en los últimos años la tipo dos también se ha visto en niños, algo muy poco frecuente. La mayor diferencia entre ambas radica en que la tipo dos aparece por lo general en niños obesos, con una resistencia a la insulina donde el páncreas es capaz de producir insulina lo que la obesidad no la deja que actúe como hormona y receptor. Aunque tiene la insulina no la utiliza adecuadamente. A estos casos como tratamiento no se les pone insulina y lo que llevaría sería una dieta con Metformín, medicamento que usamos en estos casos.

“Sin embargo los niños con diabetes tipo uno sí presentan un daño inmunológico donde las células betas del páncreas no producen la insulina y hay que administrársela por vía subcutánea”.

diabetes, niños
Infografía tomada de @GrupoHLA
¿Han determinado algún rango de edades en el cual se es más propenso a debutar con diabetes o no existe un patrón definido?

-“Puede aparecer en la adolescencia, en un niño de 10 años, ya en con 18 o 19 años que todavía se considera edad pediátrica, pero en los últimos años en el mundo se está notando un incremento en este grupo de edades menores de 5 años de edad y así lo tenemos nosotros, con pacientes de dos, tres años, de 14, 15 meses y hasta tuve un caso de un bebé de dos meses que debutó con la enfermedad.

“Si bien la edad puede ser variable, incluso nosotros que tenemos alrededor de 207 niños diabéticos tipo uno en la provincia, distribuidos en los 14 municipios se ha apreciado un incremento en los últimos años en  menores de cinco años. Esta es una edad compleja, puesto que un niño que debuta a los 14 meses o a los dos años, cuando tenga 16 años todavía está en edad pediátrica con 14 años de evolución de la enfermedad.

“Pero gracias a su control, chequeo y tratamientos adecuados vemos en consulta a niños que llevan 14 años con su enfermedad sin complicaciones, que es nuestro propósito. Al contrario de lo que sucede en adultos, quienes con seis años con la enfermedad presentan complicaciones por tener hipertensión previa o un cuerpo envejecido, a lo que se le añade daño vascular y la desobediencia en los tratamientos. Sin embargo estos niños viven sin comer algo dulce, alimentos fritos y se acostumbran por lo que logran un control metabólico muy bueno y presentan menos complicaciones”.

Lea también: Aprender desde la infancia a convivir con la diabetes (+ Fotos y Audio)

Pese a que es mejor la evolución de la diabetes en edades pediátricas sin complicaciones, ¿cuáles son las más frecuentes?

-“Entre las más comunes se encuentra la afectación en los órganos diana que se pueden dañar cuando existe un mal control metabólico puede ser la vista, pueden hacer una retinopatía diabética, puede dañarse el sistema nervioso autónomo al cursar con sudoraciones sin tener hipoglucemia. También se afectan los riñones uno de los órganos vitales, por eso a los pacientes con más de 20 años de evolución le ponemos Enalapril, como medicamento renoprotector y se siguen con chequeos de microalbuminuria.

“En cuanto a las complicaciones se realizó una tesis de una residente donde se evidenció en una cantidad significativa de pacientes estudiados muy pocos tenían un daño renal incipiente. Estas complicaciones son las que queremos evitar por ello el seguimiento y control a su salud para identificar en el menor tiempo posible complicaciones.

“Estoy satisfecha con el trabajo realizado porque en la actualidad no tengo ningún niño ciego con diabetes, ni con lesiones vasculares. No se puede hablar de un daño en pacientes pediátricos, pese a tener más de una década de evolución de su enfermedad. Por eso hablamos más de control que de complicaciones, nos interesa que estén bien controlados. Siempre es mejor hablarles de buen control metabólico que de lo que les va a pasar”.

En Cuba, al igual que en otros países, los niños con diabetes reciben atención médica especializada para el manejo de su enfermedad. Existen programas educativos y de apoyo para ayudarlos a aprender sobre la diabetes y cómo manejarla adecuadamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × 3 =