Bucanero, eficiencia energética, producción, botella, lata
Los directivos chequean la eficiencia energética en la planta Bucanero de Holguín. Foto: Yanela Ruiz González

Bucanero apuesta por incrementar eficiencia energética en su producción

Considerada una de las entidades de más alto consumo de energía eléctrica en la provincia de Holguín, superada solamente por la industria del níquel, la Cervecería Bucanero S.A. (CBSA) implementa acciones para potenciar la eficiencia energética en el presente año.

Nelson Aguilar Zamora, jefe de Departamento de Medio Ambiente y Energía, significó que en el 2019 la fábrica alcanzó un índice de consumo energético favorable (10,96 kilowatts por hectolitro), etapa en la que produjeron más de un millón y medio de hectolitros de cerveza y malta, productos líderes de la entidad.

Sin embargo, el impacto de la pandemia en los años siguientes dio al traste con este logro. Las producciones se redujeron considerablemente, no así los indicadores de consumo de la electricidad, pues hubo que mantener energizada las áreas para mantener otros procesos.

En 2022, por ejemplo, la CBSA incrementó su índice de consumo energético a 18.25 kw por hectolitro. Las líneas más trabajadas fueron tonel y botella, cuya demanda de electricidad en el proceso productivo es superior a la de lata (la más eficiente), esta última afectada por la carencia de este tipo de envase en los mercados.

De ahí que una de las metas del 2023 esté encaminada a la reducción de estos índices, aspecto que ya vislumbra un avance en lo que va de año.

Aguilar Zamora subrayó que se ejecutan una serie de medidas a corto, mediano y largo plazo, con el fin de no sobrepasar lo planificado (14.42 kw/hl) y, a futuro, seguir disminuyendo esos índices, haciendo un uso más eficiente de la energía.

En este sentido, dijo, se han ejecutado acciones técnicas y de control a partir de estudios y debilidades señaladas en el banco de problemas de la fábrica, así como las inversiones.

Entre estas tareas mencionó el acomodo de cargas, pues desplazan algunas operaciones para horarios de menos demanda y dejan en funcionamiento solo los equipos necesarios para el proceso.

Igualmente, apuntó a la modernización de equipos de clima y refrigeración con el sistema Inverter, la sustitución de lámparas fluorescentes por LED de todo el alumbrado, las lecturas frecuentes de los metrocontadores y el análisis diario del comportamiento de las diferentes variables.

El directivo refirió además que, orientado por la Oficina Nacional para el Control del Uso Racional de la Energía en el territorio, Onure, se trabaja en un programa para el desarrollo, mantenimiento y sostenibilidad de las fuentes renovables y el uso eficiente de la energía, por lo que están insertados en un proyecto con Cubasolar para realizar estudios que favorezcan el cambio de la matriz energética.

“Ya tenemos la caracterización de toda la planta, e identificamos las áreas más consumidoras, como la de Envasado y la sala de máquinas, y otras donde se aprecian las oportunidades de intervención para usar la energía renovable”, enfatizó.

De este modo se favorecerán con paneles fotovoltaicos los sistemas de bombeo de agua ubicados en los pozos que abastecen a la industria, y áreas que permitan además cargar las baterías de medios eléctricos, como los montacargas.

Para una entidad que tiene como plan de energía eléctrica mensual más de 1000 megawatts resulta importante velar por la eficiencia energética, de ahí que cuente con un sistema de gestión integrado que involucra el aporte de los trabajadores.

En intercambio con algunos de ellos se aprecia la cultura energética creada en el colectivo, no solo a partir de las exigencias y medidas que inciden en su estimulación, sino también la aplicación de la ciencia y la innovación en la búsqueda de mayores oportunidades.

Miguel Rodríguez, especialista en uso racional de la energía de la entidad, mencionó la labor de la Anir en trabajos que impactan en la eficiencia energética.

“Entre los más recientes está la mejora del factor de potencia en el servicio de envasado y la modificación de la planta de recuperación de agua del pasteur (purificador del líquido), lo que permite recuperar cada mes tres mil 600 metros cúbicos del preciado líquido, equivalente a dejar de consumir alrededor de tres mil 700 kilowatts en el bombeo”, destacó.

Con información de Yanela Ruiz González/ahora.cu

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × tres =