clínica veterinaria, protección animal, Holguín
El cuidado de los animales conlleva también cumplir con el plan de chequeo y vacunación para preservar la salud de las mascotas. Foto: Carlos Rodríguez Rubio

Protección animal: hacer cumplir la ley

Parece muerto, me acerco para comprobarlo, para mí tranquilidad aún respira, aunque su cuerpo yace desnutrido, sediento y lleno de  heridas;  no responde a ningún nombre, nadie lo conoce, al parecer no tiene hogar.

¡Él es uno más! Uno de tantos perros que deambulan por las calles de la ciudad de Holguín, husmeando en la basura, esperanzados a que una persona caritativa se apiade de ellos y un pedazo de pan satisfaga por lo menos, una de sus tantas necesidades.

En Holguín esto es una escena cotidiana a pesar, de la existencia del Decreto Ley No. 31 de Bienestar Animal,  aprobado desde el 2021 con el objetivo de “regular los principios, deberes, reglas y fines respecto al cuidado, la salud y la utilización de los animales, para garantizar su bienestar”.

Este Decreto plantea, además, en su artículo 3, que  “los animales deben vivir y desarrollarse en condiciones que permitan su subsistencia como especie; ser atendidos, cuidados y protegidos por el hombre, no deben ser abandonados, ni sometidos al maltrato ni acciones degradantes”.

Aun así, la realidad está muy lejos de lo dispuesto en la Ley, pues a diario vemos  perros y gatos deambulando, caballos sometidos a un constante maltrato y sobreexplotación, personas que mantienen a sus mascotas en pésimas condiciones al no darle la atención requerida o usarlos como fuentes de ingresos (reproductores intensivos y en peleas callejeras).

Tal vez por no conocer la ley, no tener afinidad con los animales o preferir mirar hacia otro lado ante este tipo de escenas, la mayoría de las personas no realizan una denuncia oficial al Departamento de Sanidad Animal (DSA) del Ministerio de la Agricultura, institución encargada de velar por el bienestar animal.

¿Cómo hacer valer esta Ley?

Al Departamento de Sanidad Animal corresponde, según lo legislado en el Decreto-Ley, No.31, dirigir, ejecutar, implementar y controlar la política del Estado y el Gobierno sobre bienestar y sanidad animal, en conjunto con una comisión integrada por la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), los órganos locales del Poder Popular, Ministerios e instituciones, cuyas funciones varían de acuerdo con la esfera de su competencia.

Sin embargo, luego de dos años de aprobada esta Ley, dicha comisión es inexistente en la demarcación holguinera, al carecer de las condiciones para el funcionamiento adecuado de la misma, a pesar de las peticiones por parte del DSA a las autoridades competentes.

Unido a la falta de prioridad por parte de las autoridades competentes en Holguín para la creación de un  refugio u hospital veterinario, a pesar de que el artículo 40 del Decreto- Ley No.31, plantea que “los animales recolectados se trasladan y atienden en los centros de observación o de atención, acogida, rescate y rehabilitación, de conformidad con los procedimientos establecidos en el Reglamento”.

Recae sobre los hombros de animalistas, veterinarios, activistas y organizaciones como la Sociedad de Protección Animal, Bienestar Animal en Cuba y la Asociación Cubana para la Protección de Animales y Plantas, asesoradas por Sanidad Animal, la labor de rescatar, tratar y conseguir un hogar, con sus propios esfuerzos a estos seres con alto grado de vulnerabilidad.

Aunque existen personas con la disposición de cuidarlos, para luego darlos en adopción, muchas carecen de las condiciones necesarias y en ocasiones de una persona animalista para atenderlos en su hogar.

Si bien es positivo que la legislación cubana tenga una Ley de Bienestar Animal es necesario que se cumplan sus disposiciones, porque aún existen vacíos legales ante abusos como la zoofilia, las peleas clandestinas, abandono y desatención no sólo de los caninos sino también de gatos, aves, animales de cargas; se hace indispensable también la instauración de una conciencia animalista en la población, desde las instituciones competentes pues sabemos que este Decreto existe pero no se aplica como está establecido.

Con información de Leydi Cruz Amat/estudiante de Periodismo de la UhO

0 comentarios sobre «Protección animal: hacer cumplir la ley»

  1. Creo q si debería existir primero q todo una modificación en la ley de protección animal para luego ser cumplida al pie de la letra como cualquier ley y no dejar a un lado está batalla por el bienestar animal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − ocho =