Aprueba Parlamento cubano la Ley del Código Penal Militar

Ley del Código Penal Militar, Cuba
Los diputados cubanos aprueban la Ley del Código Penal Militar. Foto: Cubadebate

Los diputados cubanos aprobaron en la mañana de este jueves la Ley del Código Penal Militar, tras un amplio proceso de estudio y debate por parte de los parlamentarios.

Rubén Remigio Ferro, presidente del Tribunal Supremo Popular, al presentar la propuesta de acuerdo sobre el proyecto de Ley del Código Penal Militar destacó la pertinencia de la ley, que será complemento del Código Penal vigente.

Recordó que la Asamblea Nacional en los años 2011 y 2017, formuló varias recomendaciones al Tribunal Supremo Popular, en ocasión de su rendición de cuenta, entre ellas, realizar un estudio integral del sistema de justicia penal, lo que sustenta la necesidad de elaborar nuevas leyes.

De acuerdo con Remigio, la promulgación de la nueva Constitución de la República de Cuba reveló la necesidad de perfeccionar las normas sustantivas en el ámbito penal militar, para consolidar la seguridad jurídica, la protección de los derechos ciudadanos, la institucionalidad, la disciplina militar, social y el orden interior, de conformidad además con los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.

Destacó que la versión 38 del documento normativo que se presenta a la Asamblea “es fruto de la elaboración colectiva, plural, desde la base”.

La nueva ley es un instrumento que “responde a la necesidad de garantizar la prevención social, la preservación del orden público, la disciplina, la tranquilidad y seguridad ciudadana”, dijo.

Explicó que para la elaboración de este anteproyecto de norma jurídica, desde el mes de noviembre de 2021, se constituyó un grupo temporal de trabajo integrado por representantes del Tribunal Supremo Popular, la Fiscalía General de la República, la Fiscalía Militar Principal, los ministerios de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, el Interior y Justicia.

También integraron el grupo representantes de la Organización Nacional de Bufetes Colectivos, las universidades de La Habana y Militar de Ciencias Jurídicas.

El grupo tuvo en cuenta el resultado de un grupo de investigaciones en esta materia, una amplia bibliografía nacional e internacional, acotó.

De acuerdo con el presidente del Tribunal Supremo, la norma jurídica que se propone se estructura en 2 libros, 10 títulos, 19 capítulos, 31 secciones, 60 artículos, 3 disposiciones especiales e igual número de finales. La elaboración del anteproyecto parte de un diagnóstico, resumido en 15 deficiencias para cuya solución se formularon 13 propuestas.

El nuevo código tiene como antecedentes la vigente Ley número 22, de 15 de febrero de 1979 “Ley de los Delitos Militares”, que en su momento representó un significativo progreso respecto a la Ley Penal Militar que la precedió, al enunciar nuevas conductas delictivas y realizar importantes precisiones en cuanto a la determinación de conceptos y aplicación de medidas disciplinarias  en sustitución de sanciones penales.

Novedades de la ley

El 15 de mayo de 2022 la Asamblea Nacional, aprobó la Ley 151, nuevo “Código Penal”, cuyo texto reconoce la preeminencia del principio de lesividad social en la determinación de las acciones u omisiones que serán consideradas como delitos, reformula su concepto legal, los modos de intervención en el hecho delictivo, diseña nuevas sanciones principales y accesorias y les concede proyecciones novedosas, introduce circunstancias modificativas de la responsabilidad penal y reglas de adecuación que impactan en el ámbito penal militar.

Por otra parte, en su contenido asume delitos contra el derecho internacional humanitario y otras figuras reguladas en la actual Ley de los Delitos Militares, todo lo que exige una reforma de esta última para culminar la tarea de actualización del sistema jurídico penal del nuevo marco constitucional cubano.

Por tanto, argumentó Remigio, en la propuesta del nuevo Código Penal Militar se da solución a las problemáticas diagnosticadas.

“Se desarrollan normativamente los preceptos de la Constitución que impactan en la legislación sustantiva militar, entre los que se identifican: la defensa del orden constitucional y socioeconómico, el fortalecimiento de la defensa, la seguridad nacional y el orden interior, el cumplimiento de la disciplina militar y el principio del mando único en los ministerios de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y el Interior”.

Agregó que el proyecto de ley se atempera al contenido de los tratados internacionales en vigor para la República de Cuba, tales como la Convención de Naciones Unidas “Sobre el Derecho del Mar”, los Convenios de Ginebra y sus dos Protocolos adicionales.

Entre las novedades de la ley, Remigio destacó que suprime, reformula o despenaliza, los tipos delictivos que aparecen en la actual ley penal sustantiva militar, que fueron trasladados al nuevo Código Penal o tienen figuras equivalentes en este último o en el proyecto de legislación especial para situaciones excepcionales y de desastres o pueden recibir un adecuado tratamiento en el régimen disciplinario militar.

Además, define aquellos comportamientos que quedan regulados como delito durante las situaciones excepcionales y de desastres y establece un sistema de sanciones principales, accesorias, autónomas y mixtas, coherente con los principios de lesividad social y proporcionalidad, que favorece el descongestionamiento del sistema judicial, además de adaptarse a las exigencias del actual y perspectivo escenario político, económico y social del país.

El presidente del Tribunal Supremo dijo que la norma fortalece el papel del jefe militar para aplicar el reglamento disciplinario. De 19 figuras delictivas sobre las que podía incidir anteriormente, la ley lo amplía a 27, incluyéndose multas a delitos menos graves.

También se establece un tratamiento penal diferenciado para los mayores de 16 y menores de 18, para cumplir con los derechos de la Convención de los derechos de los niños y niñas.

De ser aprobado, luego de enriquecerse con los debates de los diputados, se contará con una ley moderna, atemperada a las condiciones del país, que responde a la Carta Magna, y de esa forma, se culminaría el perfeccionamiento del sistema jurídico nacional, comentó.

Se propone que la norma entre en vigor luego de 90 días una vez se publique en la Gaceta Oficial.

La nueva ley permite un equilibrio entre esos actos delictivos y la regulación jurídica

Al iniciar el debate, el diputado José Luis Toledo Santander, presidente de la Comisión de Asuntos Jurídicos, afirmó que el derecho penal, en un intento de salvaguardar la sociedad de los ataques a la vida y el orden público, deviene en un lugar importante en la jurisdicción de un Estado.

La nueva ley permite un equilibrio entre esos actos delictivos y la regulación jurídica, por eso su importancia, dijo. “La aprobación de este código favorece el fortalecimiento de la disciplina militar y el mando único para proteger y mantener la independencia y soberanía del Estado”.

Asimismo, subrayó que este proyecto ha sido ampliamente debatido por los miembros del Minint y las FAR y se publicó en el sitio de la Asamblea, para ver las opiniones de la población. “Resulta coherente con la Constitución y las normas jurídicas cubanas”.

Mientras, el diputado Joel Ortega Dopico se refirió al hecho de que por 20 años en Cuba no se ha aplicado la pena de muerte. “En un país asediado como el nuestro eso es algo que nos debería llenar de orgullo. Esta es una Revolución que, ante todo, preserva la vida”.

La diputada Yamila Ferrer reconoció el trabajo de la comisión para tener en cuenta todas las opiniones y afirmó que hay un consenso vinculado al lenguaje inclusivo y no sexista. “Cuando se lee el proyecto hoy se aprecia que donde fue posible se puso que en el ámbito de los militar es importante que se reconozca y visibiliza el papel de las mujeres”.

El diputado Miguel Enrique Charbonet Martell destacó el aporte significativo de cada uno de los diputados y de los profesores de la facultades de Derecho de las universidades en la construcción de la norma y comentó que, aunque parecía en un primer momento muy distante del universo de acción de los diputados, motivó al estudio profundo.

Luego de someterse a votación, la norma quedó aprobada por unanimidad y se constituyó una comisión para revisar la redacción y estilo.

Con información de Cubadebate

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − 4 =