la música, cultura, saxofón, Banes, Holguín
Carlos Alaín González Dorado, durantre una sesión demostrativa del dominio de uno de los instrumentos musicales. Foto: Alberto Santiesteban Leyva

La música en Banes tiene a Carlos, un joven talento que la cultiva

Cuando usted transita por la calle Martí que sube hacia la plaza, en la vivienda marcada con el número 23 A, justo donde comienza la avenida General Marrero, puede escuchar un variado reportorio de diferentes sonidos musicales salidos de una trompeta china, de un tambor o de un cencerro; y …en estos últimos tiempos las notas repetidas de un saxofón  en una práctica cotidiana.

Los ejercicios los realiza Carlos Alaín González Dorado, joven de 16 años de edad que estudia en el pre universitario Juan George Soto Cuesta del municipio de Banes, al norte del oriente cubano, y quien lleva dentro un talento musical extraordinario el cual se empeña en cultivar dedicándole todo su esfuerzo.

Un interés y profundo amor por la música se aprecia en ese joven cuando usted conversa con él sobre el tema. Sus ojos le brillan intensamente y casi no puede expresarse de la cantidad de ideas que fluyen a su mente al referirse a su gran pasión.

Algunos méritos avalan su interés por la profesión al ser director de la conga banense, tocar en la Banda Municipal de Conciertos, al tiempo que dirige un cuarteto de música popular y un duo, lo cual reafirma lo que acabamos de expresar sobre Carlos.

Sus padres recuerdan que a la edad de tres años manifestaba vocación por los instrumentos musicales y  le compraron un pequeño tambor con el cual se entretenía tocándolo durante largas horas con asombroso ritmo  para su corta edad.

A los ocho años ya incursiona en la Banda Municipal de Conciertos apoyado por su maestro Israel y es donde aprende a leer las primeras partituras, la teoría y el solfeo.

Los músicos banenses le recomiendan al adolescente estudiar instrumentos de viento, y decide incursionar el aprendizaje de la corneta china, instrumento clave de las congas carnavalescas, hasta que logró dominar sus sonidos. Fue así como decide crear con sus cortos años de edad una comparsa.

Estudia solfeo en la academia banense con el maestro Lescay pero tubo que desistir porque las clases coincidían con sus estudios normales. Decide incursionar en el saxofón por ser un instrumento clásico, y las clases se las impartía   Rafel Zaldívar profesor experto que le enseñó  y aprendió las diferentes posiciones del instrumento. Ahora lo toca en la banda como educando y de solista instrumental.

A Carlos se le puede observar tocar algunos de los instrumentos musicales en los desfiles banenses por el Primero de Mayo, en las festividades que se organizan en el territorio como la inauguración del hotel Almirante en Guardavaca, en las congas y en las presentaciones de la Banda Municipal de Conciertos como un profesional.

El Clarinete y el Saxofón son los instrumentos que más le gustan, pero siempre opta por último. Se siente satisfecho porque tiene cuatro profesores que guían sus aspiraciones y le permiten aprender solfeo con Israel, armonía con Alberto y saxofón y piano Rafael y Chachi respectivamente.

Durante el desarrollo de la Semana de la Cultura Banense, en los últimos años, ofrece su aporte con el instrumento preferido porque tiene un reportorio amplio de saxofón; y lo invitan a tocar en Banes, Holguín y Santiago de Cuba cuando  realizan jornadas culturales.

La conversación con este talentoso joven se desarrolló en la sala de su casa una noche fría en que amenazaba la lluvia. Se unieron al diálogo sus padres Carlos González y Mayelin Dorado y Luis, un amigo cercano de la familia, los cuales disfrutamos de varias interpretaciones que realizó Alaín con su saxo demostrando sus habilidades con el instrumento.

Ellos se sienten orgullosos y lo estimulan a que siga el camino de la música conociendo que él ha puesto todo el interés para dominar el instrumento, porque en su interior existe un talento natural que cultiva con amor e interés.

Por Alberto Santiesteban Leyva

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres − 1 =