vejez
Es posible envejecer de manera saludable, para ello es imprescindible, además del autocuidado, la atención de la familia y de los organismos de salud del país. Foto: Lili Chang Olivera (Cubahora)

Vejez plena

Garantizar una vejez plena es uno de los principales objetivos que se siguen bien de cerca en el municipio de Banes, y del cual todos somos responsables. Cuba es uno de los países más envejecidos de América Latina, y definitivamente tenemos la certeza de que para el año 2050 seremos una de las naciones que mayor número de adultos mayores tendrá en el mundo.

Pero lo acelerado del proceso no deja de sorprender también en ese territorio perteneciente a la provincia de Holguín, si tenemos en cuenta que en tan solo siete años la proporción de personas mayores se ha incrementado notablemente. Razón esta para que la tercera edad sea una etapa a la que se dedican innumerables atenciones como parte de la labor sistemática que realiza el Ministerio de Salud Pública en coordinación con otros organismos.

El protagonismo es de la familia

Pero a opinión de esta periodista, la familia en general es la verdadera protagonista en el cuidado de nuestros adultos mayores. Bien se pudiera comenzar por darle su espacio y respetar sus opiniones, que en la mayoría de los casos vienen acompañadas de una experiencia de largos años de vida, que ellos no sólo sean quienes hacen los mandados o cuidan los nietos por el mero hecho de que son los que mayor tiempo disponible tienen.

Si bien las Casas de Abuelos son una excelente oportunidad para que nuestros ancianos socialicen y un poco se sientan en un entorno seguro, estas no resuelven todas las necesidades de amor y cariño que sólo el núcleo familiar aporta. Y así pudiéramos enumerar una lista inmensa de las cosas que pueden mejorar su calidad de vida.

Llegar a convertirse en abuelos es un privilegio al que todos aspiramos y en parte se cumple por la esperanza de vida que supera los 70 años, pero que sea una vejez placentera ya es una responsabilidad de todos los que convivimos e interactuamos en el hogar o en la calle con estas personas que demandan casi la misma atención que un niño.

Ante todo, es muy importante que la persona de la tercera edad se considere a sí misma con capacidad para asumir los retos, pues la vejez no está exenta de satisfacciones y oportunidades para vivir dignamente y ser cada día mejores seres humanos.

Por: Lilian Ferias Pérez (Radio Banes)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × uno =