enfermería, Cuba
Enfermera chequea a paciente embarazada. Foto: Cubahora

Enfermería, una profesión de amor

Este 12 de mayo el personal de enfermería de todo el mundo está de plácemes. En el plano personal sobradas razones me asisten para reconocer su labor, la primera vacuna al nacer y las demás del esquema de vacunación de mis hijas y mía nos las pusieron enfermeras; hasta el más mínimo cuidado y atención en cada ingreso hospitalario corrió a cargo de enfermeras y así un sinfín de acciones que realiza este personal a diario en los centros asistenciales de salud que harían interminables los ejemplos.

Es admirable cómo pese a la labor asistencial que realizan llevan siempre su uniforme blanquísimo y la cofia que las caracteriza. A golpe de saberse útiles son imprescindibles en los diferentes niveles de atención ya sea en la conducción del programa de pesquisa para la detección del cáncer cérvico uterino y en el de vacunación de todos los grupos de edades. Cualquier hospital, policlínico o consultorio no podría cumplir con su objeto social si no fuera por esa especie de hadas madrinas que realizan a diario el más estrecho seguimiento a sus pacientes. Cual brazos derechos de los médicos, al decir en buen cubano, demuestran su valía en cada escenario donde interviene su quehacer.

La jornada de celebración en saludo a esta fecha en la Ciudad cubana de los Parques inició en los primeros días de mayo y comprende hasta el próximo tres de junio, cuando se celebra el Día de la Enfermería cubana en recordación a la enfermera Victoria Brú Sánchez, quien murió como consecuencia del trabajo realizado en la atención de pacientes cienfuegueros durante la pandemia de influenza en 1918.

Desde fechas anteriores en las instituciones de salud se han dedicado jornadas de reconocimiento a los trabajadores de este sector con mayor experiencia, se realizaron eventos científicos y encuentros intergeneracionales, útiles experiencias que contribuyen a perfeccionar el quehacer asistencial y a brindar un mejor servicio.

Cada 12 de mayo el objetivo de la celebración es no dejar pasar por alto la fecha que rinde homenaje al nacimiento de Florence Nightingale, madre de la enfermería moderna, quien fundara la primera escuela de enfermería del mundo.

Quien elige esta profesión, lo hace en gran medida por amor, por la satisfacción de ayudar a restablecer la salud de los necesitados. Entonces llegue el reconocimiento a enfermeras y enfermeros, en su día, por desempeñar a diario tan humana labor en la promoción de salud, prevención de enfermedades y en la atención a enfermos, discapacitados y personas que demandan sus servicios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres + 18 =