art, cultura, salud mental
El arte y la cultura, aliadas de la buena salud y el bienestar. Foto: Archivo

El arte y la cultura, aliadas de la buena salud mental y el bienestar

Múltiples investigaciones han dado cuenta de la repercusión positiva del arte en la salud y el bienestar de los seres humanos. En el siglo XXI se está produciendo un renacimiento de las humanidades en el currículum médico. En paralelo, también se ha estudiado el valor potencial del arte dentro del proceso curativo de la enfermedad. Hoy comentaremos sobre algunas aristas de este asunto.

En noviembre de 2019, la Oficina Regional de la Organización Mundial de la Salud para Europa publicó un primer informe en el que se examina la evidencia existente del efecto de las actividades artísticas en la salud. En este informe se incluyen los resultados de una revisión de más de tres mil estudios.

El informe de la OMS proporciona una revisión exhaustiva de los beneficios para la salud de la participación, activa o pasiva, en cinco amplias categorías: artes escénicas (actividades relacionadas con la música, danza, teatro, canto o cine); artes visuales, diseño y artesanía (manualidades, diseño, pintura, fotografía o escultura), literatura (escribir, leer o participar en encuentros literarios), cultura (ir a museos, galerías, exposiciones de arte, conciertos, teatro o festivales culturales) y arte en línea, en formatos digitales y electrónicos (animaciones, realización de películas y diseños por ordenador).

arte, salud mental, pintura
El proceso creativo en la pintura ayuda a la buena salud mental. Foto: Archivo

Dentro del manejo y el tratamiento de la enfermedad el arte puede ayudar a las personas que padecen enfermedades mentales, apoyar en la atención a personas con afecciones agudas, ayudar a las personas con trastornos neurológicos, en el tratamiento de enfermedades no transmisibles, y contribuir al cuidado al final de la vida.

En las actividades artísticas se combinan varios componentes que promueven la salud, pueden comportar un compromiso estético, con participación de la imaginación, activación sensorial, evocación de la emoción y estimulación cognitiva.

Dependiendo de su naturaleza, una actividad artística también puede implicar interacción social, agilidad física, compromiso con temas de salud y establecimiento de una relación con entornos saludables. Por otro lado sus diversos elementos pueden desencadenar respuestas psicológicas, fisiológicas, sociales y de comportamiento que están vinculadas con la buena salud.

visita, museos, salud mental
La visita a los museos se recomienda para librar a las personas del estrés de la vida moderna. Foto: Archivo

En las actividades artísticas están presentes mecanismos estéticos y emocionales que pueden favorecer la expresión y la regulación de las emociones y también la reducción del estrés. Las emociones están íntimamente ligadas a la forma en que manejamos nuestra salud mental y el estrés es un factor de riesgo reconocido para el inicio o progresión de distintas enfermedades, como las cardiovasculares.

Debe tenerse en cuenta que cuando se participa en ellas se produce una estimulación cognitiva que favorece el aprendizaje y el desarrollo de habilidades, lo que se asocia con un menor riesgo de desarrollar demencias. En muchas se produce interacción social, esto contribuye a reducir la soledad y favorece la presencia de apoyo social. La soledad y la falta de relaciones interpersonales están vinculadas con respuestas fisiológicas adversas, deterioro cognitivo, funcional y motor, enfermedades mentales y mortalidad prematura.

danza, arte, salud mental
Asistir al teatro para disfrutar de la danza tiene una influencia positiva en la salud y el bienestar de los seres humanos. Foto: Archivo

Otro aspecto a considerar es la actividad física que se realiza en determinadas dinámicas relacionadas con el arte, estas pueden favorecer la reducción de comportamientos sedentarios, que están asociados con diversas afecciones.

La revisión de la OMS concluye que, aunque hay una gran variedad de enfoques y metodologías, el arte juega un importante papel en la promoción de la salud, ayuda a prevenir la aparición de enfermedades mentales y deterioro físico asociado a la edad, apoya el tratamiento de trastornos mentales, enfermedades no transmisibles y trastornos neurológicos, y es útil en la asistencia tanto de enfermedades agudas como al final de la vida.

Un editorial de la revista The Lancet, en relación con esta revisión, destaca el papel de las artes en la promoción de la salud y en la prevención de enfermedades. Explica que las representaciones positivas de enfermedades mentales en películas, series de televisión o en obras de teatro pueden reducir el estigma y las actitudes negativas frente a estos enfermos, al tiempo que aumentan la comprensión de la enfermedad.

música, salud mental
Escuchar música puede reducir la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la ansiedad y el dolor. Foto: Archivo

Se ha visto, por ejemplo, que la música puede reducir la frecuencia cardíaca y la presión arterial antes de una intervención quirúrgica, así como disminuir la ansiedad, el dolor y el uso de analgésicos después de la operación. El canto puede ayudar a pacientes con enfermedades respiratorias, la música y el baile pueden ayudar a la rehabilitación motora después de un accidente cerebrovascular, el baile puede mejorar los trastornos motores de las personas con enfermedad de Parkinson y la música puede ayudar a los pacientes con demencia a participar en actividades de la vida diaria. Además de los beneficios se señala que el riesgo de resultados negativos es muy bajo.

Hay razones más que suficientes para dedicar algún tiempo de nuestras vidas al arte y la cultura, ellas son aliadas de la buena salud y el bienestar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × dos =