Depresión
Foto: medislove.com

Depresión: sufrimiento e invalidez en el mundo de hoy

Según fuentes científicas confiables la depresión, con frecuencia derivada del estrés de la vida actual, promete afectar en un futuro cercano a más del 20 por ciento de la población mundial, pronóstico que puede ser ya una realidad. La depresión es, de hecho, una de las enfermedades más importantes del mundo de hoy que produce sufrimiento e invalidez.

Con frecuencia los deprimidos no son bien comprendidos ni reciben el suficiente apoyo de quienes le rodean, la mayoría de las veces por desconocimiento y porque no se reconoce a este trastorno como una enfermedad. Para muchos es un problema de actitud o voluntad. ¿Es realmente así?

El término depresión se ha hecho tan cotidiano y coloquial, que a veces pierde su significado como enfermedad de gran repercusión. Popularmente la gente utiliza el término “depre”, pero sin conciencia real de lo que esto representa. Una parte importante de los que sufren depresión (entre el 40 y 60 por ciento), nunca llegan a recibir el tratamiento adecuado y la mayoría de las veces no se diagnostica de manera eficaz para intervenir a tiempo y evitar complicaciones. Es bueno que sepas que la depresión es una enfermedad tratable; gracias a muchos años de investigación hoy existen medicamentos y modalidades de psicoterapias que resultan muy efectivos. Debes tener claro que si tú, o un ser querido, sufre de depresión no están condenados al sufrimiento y la infelicidad, para ello es necesario buscar ayuda médica especializada.

La crisis, los permanentes conflictos, la incertidumbre económica, laboral, social y en definitiva emocional en la que se vive actualmente, contribuyen a la aparición de sensaciones de inestabilidad, miedo, desesperanza y angustia que, con el tiempo, pueden desembocar en el desarrollo de cuadros depresivos. No obstante, la posibilidad o no de que este trastorno tenga lugar depende también de las características propias de cada individuo.

¿Cuáles son las principales características que definen a las personas que padecen depresión?

En entrevista que aparece publicada en IntraMed, un sitio especializado en temas de salud, el Dr. Luis Hornstein, médico psicoanalista, especialista en depresión y autor del libro “Las Depresiones”, publicado por la editorial Paidós en el año 2006, ofrece una respuesta certera a esta pregunta.

“Los principales enigmas del paciente actual están caracterizados por las oscilaciones intensas de la autoestima, la desesperanza, las alternancias en el estado de ánimo, la apatía, la hipocondría, los trastornos del sueño y del apetito, la ausencia de proyectos, la crisis de ideales y valores, las disfunciones sexuales, las adicciones y los trastornos corporales”. Ha declarado este especialista en el tema, y añade:

“Todo esto tiene que ver con el hecho de que las personas que padecen depresión presentan una visión pesimista de sí mismos y del mundo, así como también suelen estar acompañados por un marcado sentimiento de impotencia y fracaso. Por eso, por lo general sus días transcurren como una sucesión de rutinas y pesares, sin presencia ni indicios de los pequeños estallidos de alegría que puede tener una persona que no sufre este cuadro, y casi sin motivos de deleite. Así, progresivamente van mermando la energía y el interés y van creciendo los sentimientos de culpa, las dificultades de concentración, la pérdida de apetito y los pensamientos de muerte o suicidio. Todos estos cambios van acompañados además de alteraciones en las funciones cognitivas, el lenguaje y las funciones vegetativas (como el sueño, el apetito y la actividad sexual), situación que a su vez suele afectar el desempeño social, laboral e interpersonal”.

Depresión
Foto: medislove.com
¿Qué es la depresión?

La depresión es un trastorno del estado de ánimo con sentimientos severos y prolongados de tristeza o síntomas relacionados que dificultan la eficiencia. Es una enfermedad seria. A diferencia de las experiencias emocionales normales de tristeza, pérdida, o estados pasajeros de “mal ánimo” o “malhumor”, la depresión es constante y puede interferir significativamente con las habilidades y la capacidad de funcionar en el medio psicosocial de una persona.

Un trastorno como la depresión afecta el ánimo de manera radical y no como arranques emocionales que resultan de problemas particulares, los cuales generalmente, son de un tiempo mucho más corto. Se trata de un desorden mental que afecta a las personas integralmente. Afecta sus sentimientos, pensamientos y acciones. Sus causas son complejas. La mayoría de los médicos aceptan que la depresión es causada por una combinación de factores biológicos (incluyendo genéticos), sociales y psicológicos.

Es necesario tener en cuenta que no todos los estados depresivos son iguales, ellos tienen muchos matices, pues pueden ir desde una simple variación del estado de ánimo, un trastorno adaptativo, un episodio depresivo o una depresión mayor.

Factores que influyen en la depresión

· Alteraciones en las sustancias cerebrales llamadas neurotransmisores: serotonina (regula el estado de ánimo) y dopamina (satisfacción y placer), pues se ha comprobado que en pacientes depresivos los niveles de estos elementos se encuentran disminuidos.

· Antecedentes familiares (Factores genéticos).

· Estructura psicológica, ya que ésta tiene importante papel en la resistencia o fragilidad que se pueda tener. Por ejemplo, quienes tienen baja autoestima tienden a abatirse fácilmente ante los problemas.

· Individuos con personalidad compulsiva, rígida y perfeccionista.

· Problemas de pareja, familiares, laborales, escolares, legales, de vivienda, económicos, sociales y estrés.

· Maltrato infantil y/o abuso sexual.

· Problemas de salud, propios o de familiares y amigos.

· Pérdida de seres queridos.

· Consumo de bebidas alcohólicas y otras drogas.

· Enfermedades graves, como cáncer, diabetes, sida o daño en la glándula tiroides.

· Consumo de algunos medicamentos.

· Posparto.

La depresión es una enfermedad, no una debilidad ni algo que puede superarse “poniendo de tu parte”. Cuando tú o un ser querido tengan una verdadera depresión clínica es importante no tener falsas expectativas. No pienses que la depresión desaparecerá de la noche a la mañana o solo con el “esfuerzo propio”. Recuerda siempre que nos enfrentamos a un gran “enemigo”, pero no pierdas las expectativas positivas, pues cada vez podemos usar “armas” más efectivas para combatirlo a partir de los avances que se han producido en la psiquiatría biológica, la psicofarmacología, la psicoterapia y otros tratamientos llamados alternativos.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ocho + 9 =