Holguín, Educación especial, discapacidad sensorial, sociedad
Niños ciegos holguineros se benefician de la educación especial de la escuela La Edad de Oro, única en la provincia para la atención de alumnos con discapacidad sensorial. Foto: Kevin Manuel Noya

Holguín por una educación especial inclusiva e integral

En cualquier escuela de la Educación Especial en Holguín percibes cuan loable y humana es la labor docente inclusiva e integral que beneficia a escolares con alguna discapacidad físico-motora o intelectual, y cuanta prioridad, esfuerzos y recursos hay detrás de esta enseñanza, con más de 60 años de experiencia pedagógica en Cuba.

Tiene la familia holguinera la oportunidad de contar con 28 escuelas en toda la provincia que atienden a niños, adolescentes y jóvenes con discapacidades sensoriales —sordos, hipoacúsicos, ciegos, baja visión, estrábicos, ambliopes y sordo-ciegos—, retraso mental, retardo en el desarrollo psíquico, limitaciones físico-motoras y autistas. Hoy más de tres mil alumnos se benefician de estos programas educativos que los prepara para enfrentar con diversos niveles de independencia su inclusión a la vida cotidiana.

Holguín, Educación especial, discapacidad visual
Las estrategias pedagógicas van dirigidas al desarrollo de las potencialidades cognitivas de los alumnos con discapacidad visual. Foto: Kevin Manuel Noya

Lea: Educación especial en Holguín favorecida por III perfeccionamiento de la educación

Todas las escuelas de este nivel educativo cuentan con los recursos materiales y humanos, medios de enseñanzas y tecnología especializada para potenciar las habilidades de sus estudiantes y aplican el currículo básico de la educación general.

Amplia cobertura de atención a escolares con necesidades educativas especiales

Desde el 2015 Holguín abrió un centro especializado —de los nueve existentes en el país—para la atención a estudiantes con diagnóstico de Trastornos del Espectro Autista; en el actual periodo lectivo más de 20 educandos reciben atención individual por un equipo multidisciplinario con el reto de estimular sus capacidades lingüísticas, comunicativas y de interacción social; así como de regular su conducta y lograr su tránsito a escuelas regulares de las diferentes enseñanzas.

Holguín, educación especial, autismo, sociedad
Escolares autistas educados y cuidados con esmero en la escuela especial Haydée Santamaría de Holguín. Foto: Juan del Toro

Las instituciones de la educación especial aportan herramientas que permiten preparar al niño, adolescente o joven para su incorporación a la enseñanza regular y a la sociedad como individuos plenos. En la última década más de 30 alumnos con discapacidad visual, auditiva o físico-motora han ingresado a la universidad.

Pero, su alcance pedagógico va más allá del ámbito de las escuelas. Maestros ambulantes asumen la formación de los estudiantes que no pueden asistir actualmente a las aulas por limitaciones físico-motoras o enfermedades crónico-degenerativas.

Otros docentes apoyan tareas que no están relacionadas con la atención a discapacidades, se ocupan, por ejemplo, de los niños y adolescentes acogidos en los hogares para menores sin amparo filial, de los que por alteraciones o trastornos en la conducta se encuentran en centros de reeducación y de la continuidad de estudio de la población escolar hospitalizada por largos periodos de tiempo.

En la provincia existen 17 centros de diagnósticos y orientación para la identificación y evaluación de las necesidades educativas especiales asociadas o no a la discapacidad desde un enfoque psicopedagógico.

Holguín, Educación especial, autismo, sociedad
Escolarización de niños autistas en Holguín. Foto: Juan del Toro
Yamila Pupo Otero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 1 =