Virus del Papiloma Humano
El Virus del Papiloma Humano provoca la infección de transmisión sexual más común y muchas personas contagiadas se mantienen asintomáticas. Foto: Granma

El Virus del Papiloma Humano, en el límite de lo inofensivo y lo perjudicial

Si bien el Virus del Papiloma Humano (VPH) no es nuevo en el contexto sanitario internacional, lo rodea un alto grado de desconocimiento por parte de la población al cursar muchas veces asintomático.

Así incontables personas pueden estar enfermas en este instante y lo ignoran por completo, consecuencias que a largo plazo ajustan cuentas e inciden desfavorablemente en la salud. De ahí que sea muy estrecho el margen entre lo inofensivo y lo perjudicial de este virus.

¿Qué es el Virus del Papiloma Humano?

Estamos ante una enfermedad de transmisión sexual, considerada por expertos la más común en el orbe y que cada vez alcanza mayor incidencia, causada por más de 150 tipos de virus, de acuerdo con fuentes consultadas. Se contrae por la práctica de relaciones sexuales orales, vaginales o anales con una persona contagiada y puede transmitirse aún cuando el infectado no presente signos, ni síntomas.

El Virus del Papiloma Humano, en el límite de lo inofensivo y lo perjudicial 0
Incidencia del Virus del Papiloma Humano en el mundo

En la mayoría de los casos el VPH desaparece por sí solo y no causa grandes problemas de salud. Pero cuando no sucede así, puede causar verrugas genitales y a largo plazo tiene un poder carcinogénico.

Los especialistas refieren que los hombres lo expulsan con mayor facilidad, pero en las mujeres puede traer aparejadas lesiones cérvico uterinas. Por ejemplo, si una mujer en su primera relación sexual incorpora el VPH está predispuesta a desarrollar en un futuro una lesión de cuello uterino y cáncer.

Si bien en algunos países se emplean vacunas para prevenir esta infección, no se habla de un tratamiento específico porque es el sistema inmunológico el encargado de eliminarla, sí son tratables los problemas de salud que puede causar, como las verrugas genitales, los cambios en el cuello uterino y el cáncer cervical.

Entendidos en el tema afirman que la mayoría de las personas lo tendrán en algún momento de su vida y en muchos casos la infección desaparecerá por sí sola. No obstante, se debe tomar en cuenta  que como en las féminas puede desencadenar lesiones en el cervix y en el cuello del útero es importante la realización periódica de la prueba citológica. Este examen es el único medio para observar si una mujer ha estado contagiada con el VPH, posibilitando así la detección de este tipo de patología en etapas tempranas y por ende, una intervención y tratamiento efectivos.

¿Cómo reducir el riesgo de padecer el VPH?

Varias acciones pueden reducir el riesgo de padecerlo, entre ellas una alimentación rica en fibra y vitaminas, pues contribuye a las defensas ante posibles ataques de virus y enfermedades. Numerosos estudios demuestran que el tabaco perjudica las células epiteliales, por ello las que se encuentran en la zona del cuello del útero son más sensibles a una posible infección por VPH. Al producirse la transmisión a través de las relaciones sexuales se recomienda el empleo de métodos anticonceptivos de barrera, donde el preservativo sería el idóneo.

Tales pautas conseguirán una mayor conciencia y prevención, ganándole la batalla a este virus que puede parecer inofensivo en apariencia pero que ha demostrado ser capaz de comprometer seriamente la salud.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − 6 =